Mié23082017

Ultima Actualizacion06:22:28 PM

medicosDestacada dermatóloga lamenta estado de los hospitales públicos Los médicos del Hospital Dermatológico...
base-ballMurió el gran Felo Ramírez   El Nuevo Herald de Miami Se apaga para siempre la voz de Felo...
amorLas cartas de María a Efraín María: “De tu María solo queda una sombra, pero esa sombra necesita...
jovenesSurge nuevo movimiento de jóvenesEl nuevo movimiento se llama "JÓVENES CON IDEAS DE PAÍS"...Proponen...
astronomiaEl eclipse del siglo •    En Estados Unidos hay eclipsomanía •    En...

CHINANDEGA MAL OLIENTE

La basura en Chinandega. Darío y los Zopilotes

Chinandega Sucia

 

Foto de ilistración tomada del Periodico Hoy 

Por Hugo J. Velez Astacio

Recientemente al visitar mi querida ciudad natal, a fines de presentar en el auditorio Pablo VI, mi última obra: “Historias de nuestra historia”, no pude resistirme, con algo de pena, pero sí con mucho de verdad, hacer alusión al hecho de encontrar sus calles: “más cochinas, desagradables y mal olientes”. ¡Qué barbaridad!

Agudizando la observación, todo hace indicar una evidente irresponsabilidad de las autoridades municipales. No hay ornato. Les vale un pepino el orden y la higiene.

El destaque de lo sucio, el desorden y el desaseo que impera ante un “mercado que se traga la ciudad”, no es nada nuevo. Lo sorprendente es el yoquipierdismo ante el avance del mal. Tal pareciera que la inmundicia mal oliente que se observa a todo lo extenso de la ciudad, la ciudadanía ya está resignada y lo encuentra como un asunto normal y hasta benéfico a la economía de la población de ser parte de una campaña de atracción turística bajo el lema de: “Encuentre aquí lo que no existe en su país”. De ahí que no sorprende ver a algunos “Cheles” y otros “Blancos” de origen europeo en poses de tomarse fotos junto a montones de desperdicios y moscas. ¡Qué horror!

El Parque “Velez” ante la falta de interés en mantenerlo como un lugar apacible, limpio y de esparcimiento sano, los desperdicios como lugar de comercio sin control de la salud pública es algo tan notorio, que ciertos lugares parecieran, ser depósito de basura legalizado.  Ni el parque de “Las Rosas” se salva del desorden, olvido y descuido de las autoridades municipales. El parque lugar donde están los restos de la madre de nuestro gran Rubén Darío, siempre está cerrado. Rosas, no hay ni una. La falta de atención y cuido, es evidente.

¡Chinandega no se merece tal situación! Rubén además de poeta, fue visionario. De ahí que su inconformidad y protesta a cien años de su partida, está presente. Al recordar su obra encontramos, con esa fineza que le era afín, y por igual, su denuncia y aborrecimiento como la que ahora hacemos. Nosotros anhelamos una ciudad natal limpia, higiénica, con ornato y bella. Igual y acorde al espíritu de la escultura al trabajo que con belleza y arte nos encontramos en la rotonda a la entrada de la ciudad. ¡Oh Señor, porque tardas!

Estamos en el periodo en que celebramos el aniversario de la muerte y nacimiento de Rubén Darío. Nada mejor que retomar el mensaje de aborrecimiento a la suciedad, y a la indolencia de las autoridades municipales, que con fineza e ironía nos dejó en el poema de enero de 1886, titulado: “Los Zopilotes”. Leámoslo:
 
Los Zopilotes

Vinieron Sopes de Guatemala,
De Costa Rica y el Salvador;
Y a un Zopilote de Nicaragua
Le preguntaron:
“Hola Señor,
¿Qué tal de vida? Venimos flacos;
En nuestra tierra no hay que comer;
No hay perros muertos,
No hay inmundicias y hay polizontes,
¡que se ha de hacer!”

Y el zopilote de Nicaragua,
A sus compinches les contestó:
--“¡Quédense, amigos, en este suelo, que
otro más bueno nunca se vio!
Aquí tenemos en todas partes
Marranos muertos y perros mil,
Que nadie cuida de levantarlos y que en
Las calles se pudren”
“¿Si?, dijeron todos los zopilotes:
Pues nos quedamos mi buen señor.
Y vendrán otros de Guatemala,
De Costa Rica y El Salvador”  

 

_____________________________________________________________

Chinandega afectada por la violencia

Martes, 03 de Marzo de 2009

Más de cincuenta heridos en Chinandega

* El diputado Callejas acusará formalmente

* A cienes les impidieron llegar a Managua

* Grupos cívicos opositores variaron ruta de la marcha en Managua

* Alcalde de Jinotega golpea a periodista

* Daniel Ortega dijo que el pueblo no le quiso dar el voto a Montealegre

Amplios sectores ciudadanos condenaron los actos de violencia del sábado. El Arzobispo Monseñor Leopoldo Brenes lamentó que Nicaragua sea conducida por la senda de la violencia.

El diputado opositor Luis Callejas ha sido declarado ya fuera de peligro ante el temor de una hemorragia cerebral por el golpe que turbas sandinistas le propinaron en la cabeza el sábado, cuando participaba en Chinandega en la marcha contra el fraude electoral del pasado 9 de noviembre.

chinandega-mapa2.jpg
El parlamentario chinandegano anunció que va a interponer formal denuncia contra sus atacantes.

Callejas dijo que fue víctima de un linchamiento. En el hecho resultaron heridas más de cincuenta personas, y aunque había un gran número de policías, no hicieron nada para impedir los actos vandálicos. Entre sus agresores se encuentran a Luis Lindo, director del Silais y Fernando Loáisiga, dirigente del FNT.

Las turbas se enseñaron con Silvia Padilla, que es una persona inválida. Ella resultó con serias heridas en la cabeza.

Otro que fue golpeado fue Luis Rafael Gasteazoro, que era uno de los dirigentes de la protesta. Su hijo Luis Rafael Gasteazoro Campos también fue víctima de varias pedradas lanzadas  por las turbas. Hombres encapuchados, vistiendo camisas camufladas y armados con morteros, obstaculizaron el ingreso a la ciudad a tres buses provenientes de Chichigalpa y otros cinco que venían de El Realejo y Corinto. Otros se dedicaron a golpear a los manifestantes.

 

Con ataques violentos, los sandinistas trataron de impedir que los nicaragüenses que piensan que los resultados electorales de noviembre pasado deben ser revisados, se manifestaran en diversas ciudades del país. 

Y aunque la campaña del miedo lanzada por el oficialismo tuvo un innegable efecto en amplios sectores antisandinistas, los seguidores del Presidente Ortega no pudieron frenar el ímpetu de las muchedumbres que preguntan:¿ DONDE ESTÁ MI VOTO?

Hubo deplorables hechos sangrientos en diversos puntos del país, pero no se produjeron los mortales enfrentamientos de grandes dimensiones, de masas contra masas, que se habían previsto.