Mar12122017

Ultima Actualizacion02:14:20 AM

terror-en-estados-unidosFalla atentado terrorista en el Metro de Nueva York El terrorista era inmigrante legal El País de...
perspectivas-universitariasEl Rector Alegría exhorta a graduados a ser los mejores El Rector Alegría exhorta a graduados a ser los...
trumpNovelas de hace más de 100 años anticipan el final de Donald Trump La primera novela relata las...
jasminaJasmina teme ser asesinada La joven campesina de Nueva Guinea, Jasmina Moreno, que procreó un hijo con...
diplomados-de-periodismoSeñor, por qué tardas...? Qué esperas para tender tu mano de luz sobre las...

INFORME DE CNN

La conciencia sigue viva después de la muerte

LA CONCIENCIA
La vida "en el más allá" es "aun más real que la realidad", según científicos

(CNN) — Estar cerca de ir al "cielo", y vivir para contarlo, es una historia que puede convertirse en un tema de investigación científica.

Es el día perfecto: soleado y con viento fresco. Paseas placenteramente distraído y vas a cruzar la calle. Justo entonces, un camión te golpea. Te sientes completamente entumecido y te desvaneces rápidamente. Es el fin y lo sabes. Tu vida pasa ante tus ojos como si fuera una película épica. Fin.

 


Abandonas tu cuerpo y lo miras desde arriba. La gente se inclina sobre él. Una luz cegadora se abre paso desde el cielo hacia ti. Te llama suavemente. La sigues por un túnel hacia un lugar mucho más que real y espectacular. Estás seguro de haber llegado al más allá.

 

Semanas más tarde, despiertas entre constantes pitidos del monitor cardiaco que está junto a tu cama de hospital.

El viaje científico inicia

Si tu hospital está en Bélgica, Steven Laureys podría visitarte para preguntarte qué recuerdas de tu experiencia cercana a la muerte (ECM).

Él te diría que muchas personas han recorrido este camino antes que tú y que puedes confiarle tu experiencia.

“Los pacientes en cuidados intensivos tienen miedo de contar sus historias”, dijo Laureys. Temen que la gente no los tome en serio, especialmente los médicos y científicos.

Laureys lidera el Grupo de Ciencia del Coma del hospital universitario de la ciudad de Lieja. Con sus colegas, publicó un estudio científico acerca de las ECM el mes pasado en la revista PLOS ONE.

Muchas de las personas que se embarcan en estos viajes fantásticos parecen volver más felices y ya no temen a la muerte. La experiencia se convierte en la piedra angular de su vida.

Las ECM se sienten “incluso más reales que la realidad”, dice Laureys. Su equipo investiga la claridad y el intenso colorido de la experiencia que muchas personas tienen cuando pierden la consciencia.

“Nuestro objetivo principal es la investigación de la consciencia en pacientes comatosos”, dijo. Su equipo espera mejorar su comodidad y la calidad de los cuidados a estos pacientes.

Su hipótesis es que las experiencias cercanas a la muerte se originan en la fisiología humana y “el cerebro disfuncional produce estos fenómenos”. El equipo estudia la forma en la que el cerebro crea la mente y la percepción de la realidad.

La misma historia una y otra vez

A lo largo de los años, muchos pacientes han despertado de comas y le han contado a Laureys acerca de sus viajes al más allá.

Todas sus historias tienen elementos iguales o muy parecidos: “Una experiencia extracorpórea, haber visto una luz brillante o haber sido conducido por un túnel; todos son elementos conocidos de la famosa Experiencia Cercana a la Muerte”, según el estudio de Laureys y su equipo de seis científicos.

Raymond y Nadine, de Bélgica, tuvieron infartos. Cuando su cerebro se quedó sin oxígeno, tuvieron sensaciones extracorpóreas, dijo Laureys.

“En un punto sentí como si me arrancaran de mi cuerpo (...) Estaba pasando por un túnel completamente oscuro, muy, muy rápido, a una velocidad que no se puede expresar porque nunca la has vivido”, dijo Raymond.

Al final del túnel de Raymond apareció una luz. Al principio tenía miedo y se resistió. La luz era femenina y se “comunicó” con él. Él se rindió ante ella: “Me di cuenta de que no debía resistirme y me dejé ir. En ese momento tuve la experiencia”.

Nadine podía verse desde afuera de su cuerpo. “Es como si estuvieras en una nube, aunque en realidad no sea así”, dijo. Todo estaba fuera de su control y eso la asustó. Entró en un agujero negro. “Te preguntas si regresarás a tu cuerpo”.

Prueba psicológica

Las investigaciones científicas acerca de las personas que tienen una ECM son difíciles, porque sería cruel realizar estudios del cerebro en una persona que posiblemente morirá en breve.

Por eso, Laureys y su equipo estudiaron los recuerdos de los sobrevivientes sobre las experiencias cercanas a la muerte con la ayuda del Cuestionario de Características de Memoria.

Compararon las ECM con otros recuerdos reales intensos como matrimonios y alumbramientos, pero también con sueños y pensamientos; cosas que no ocurrieron en la realidad física.

Los recuerdos de los eventos reales importantes en general son más intensos que los sueños y los pensamientos, dijo Laureys. “Si el recuerdo es real, es más rico; si el recuerdo es reciente, es más rico”, dijo.

“Para nuestra sorpresa, los recuerdos de las ECM eran mucho más ricas que cualquier evento imaginado o real para estos sobrevivientes del coma”, reportó Laureys.

Los recuerdos de estas experiencias superan por mucho a todos los demás recuerdos en cuanto a la intensidad de la sensación de realidad. “La diferencia era muy grande”, dijo con asombro.

Incluso cuando el paciente había tenido la experiencia hace mucho tiempo, su recuerdo era rico “como si hubiera sido ayer”, dijo Laureys.

Auténticos creyentes

En el cuestionario se pregunta a la gente acerca del nivel de certeza de que una experiencia que recuerdan fue real y no imaginada o soñada. “Ellos (los pacientes) están muy convencidos de que es real”, dijo Laureys.

En una sencilla búsqueda en internet se revelan cientos de relatos de ECM. Algunas son reales, otras tal vez son inventadas, pero muchas personas están absolutamente convencidas de que el más allá existe fuera del reino de lo físico.

Existen reportes de que a veces aparecen imágenes religiosas en las ECM, pero no se limitan a una sola religión, y no siempre se presentan. A veces aparecen Buda, Jesús o Mahoma, pero usualmente no lo hacen, dijo Laureys.

Sin embargo, una ECM puede convertir a un escéptico en creyente. Es el caso del neurólogo Eben Alexander, un científico agnóstico que se convenció de la existencia de lo espiritual y describió su experiencia en los mismos términos que los investigadores belgas: “hiperrealista”; “demasiado real para ser real”.

El origen está en el cerebro

“No hay pruebas de que pueda haber una experiencia consciente sin actividad cerebral”, dijo Laureys.

Tú puedes volverte un creyente, pero según los médicos tu cerebro nunca murió. Estuviste en coma. Tal vez tu corazón se detuvo por un instante, tal vez no. Pero ni siquiera eso es necesario para tener una experiencia extracorpórea.

“Muchos individuos que han tenido ECM no estaban físicamente en peligro de muerte, lo que indica que la percepción del riesgo de muerte en sí misma es importante para provocar las ECM”, señaló el estudio.

Es suficiente que pienses que estás muriendo para que tengas una.

La Asociación de Psicología de Estados Unidos está de acuerdo. Define las ECM como “eventos psicológicos profundos que tienen elementos trascendentales y místicos y que ocurren típicamente a los individuos que están cerca de la muerte o en situaciones de peligro físico o emocional intenso”.

En el caso de los pacientes de coma, el cerebro que produce las ECM puede estar funcionando al mínimo, pero sigue vivo, según la hipótesis de Laureys. Y en teoría se trata de una alucinación intensa. “La actividad normal del cerebro produjo sus percepciones extraordinarias”, indica el estudio.

Se necesitan más investigaciones

El equipo belga de investigación sólo ha estudiado a unos cuantos pacientes hasta ahora y no ha podido obtener imágenes cerebrales de los pacientes que tienen ECM para obtener datos sólidos que respalden la hipótesis de la naturaleza fisiológica de la experiencia.

Como médico, Laureys siente que se debe investigar más, ya que muchas personas temen que su consciencia permanezca mucho tiempo después de su muerte, y de atestiguar lo que ocurra con su cuerpo. “Históricamente, las personas tienen miedo de que las entierren vivas (...) La gente teme donar sus órganos”, dijo Laureys.

Hay bastantes modelos espirituales que explican las ECM, dijo, además de los supersticiosos. “Hay muchas explicaciones locas por allí”. Es momento de aplicar más ciencia dura, agregó.

Laureys no quiere especular acerca de la existencia del cielo o el infierno, pero dice que sólo una mínima parte de las experiencias cercanas a la muerte son aterradoras. La mayoría son placenteras y edificantes.

Con base en sus relatos, parece que más personas van al “cielo” que al “infierno”.

***************************************

2012-06-05 00:49:31
Pregunta la Revista TIME:¿Existe la muerte?

 

* Sorprendente teoría científica de un notable biocentrista: la muerte no es el fin de la persona

* La energía de 20 vatios que mantiene vivo el cerebro no desaparece con la muerte

 * Experimentos científicos podrían cambiar cosas que ocurrieron en el pasado

(PRIMERA ENTREGA EN DIARIONICA)

LA MUERTE

Por: Robert Lanza, MD - biocentrismo
DIRECTOR CIENTÍFICO DE ADVANCED CELL TECHNOLOGY


Muchos de nosotros tememos a la muerte. Creemos en la muerte, porque se nos ha dicho que vamos a morir. Asociamos nuestro ser con el cuerpo, y sabemos todo lo que concierne a la muerte del cuerpo. Pero una nueva teoría científica sugiere que la muerte no es el evento terminal que pensamos.

Aunque los organismos individuales están destinados a la autodestrucción, el "yo" sensación es sólo una fuente de energía de operación en el cerebro. Pero esta energía no desaparece con la muerte.

Un aspecto bien conocido de la física cuántica es que ciertas observaciones no se pueden predecir absolutamente. En cambio, hay un rango de observaciones posibles, cada uno con una probabilidad diferente. Una corriente principal de explicación, el de "muchos mundos", establece que cada una de estas posibles observaciones corresponde a un universo diferente (el "multiverso"). Una nueva teoría científica - llamado biocentrismo - refina estas ideas. Hay un número infinito de universos, y todo lo que podría suceder ocurre en un universo. La muerte no existe en ningún sentido real en estos escenarios. Todos los universos posibles existen simultáneamente, independientemente de lo que ocurre en cualquiera de ellos. Aunque los organismos individuales están destinados a la autodestrucción, la sensación de vida - el "¿Quién soy yo?" - Es sólo una fuente de 20-watt de energía en el funcionamiento del cerebro. Pero esta energía no desaparece con la muerte. Uno de las más seguros  axiomas de la ciencia es que la energía nunca muere, que ni se crea ni se destruye. Pero, ¿esta energía trasciende de un mundo a otro?

Considere la posibilidad de un experimento que fue publicado recientemente en la revista Ciencia que muestra que los científicos con carácter retroactivo podrían cambiar algo que había ocurrido en el pasado. Las partículas tenían que decidir cómo comportarse cuando llegan a un divisor de haz.  Más tarde, el experimentador puede apagar o encender un segundo interruptor. Resulta que lo que el observador decidió en ese punto, determina lo que la partícula hizo en el pasado. Independientemente de la opción que usted, el observador, que, son ustedes los que experimentarán los resultados que se vayan a derivar. Los vínculos entre estas diversas historias y universos trascienden de nuestras ideas corrientes clásicas de espacio y tiempo. Piense en los 20 vatios de energía simplemente como holo-proyección de uno u otro resultado en una pantalla. Si se gira el segundo divisor de haz encendido o apagado, sigue siendo la misma batería el agente responsable de la proyección.

De acuerdo con el Biocentrismo, el espacio y el tiempo no son los entes inflexibles que creemos. Mueve la mano en el aire - si usted toma todo lo que fuera, ¿qué queda? Nada. Lo mismo se aplica al tiempo. Usted no puede ver nada a través del hueso que rodea el cerebro. Todo lo que vemos y experimentamos en este momento es un torbellino de información que se producen en su mente. Espacio y tiempo son sólo las herramientas para poner todo junto.

La muerte no existe en un mundo sin tiempo ni espacio. Al final, incluso Einstein admitió: "Ahora Besso" (un viejo amigo) " ha partido de este mundo un poco antes que yo. Eso no significa nada. La gente como nosotros ... sabemos que la distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión obstinadamente persistente ". La inmortalidad no significa una existencia perpetua en el tiempo sin fin, sino que reside fuera del tiempo completo.

Esto quedó claro con la muerte de mi hermana Cristina. Después de ver su cuerpo en el hospital, fui a hablar con los miembros de la familia. El esposo de Christine - Ed - empezó a llorar desconsolado. Por unos momentos me sentí como si estuviera trascendiendo el provincianismo del tiempo. Pensé en los 20-watts de energía, y sobre los experimentos que muestran que una sola partícula puede pasar a través de dos agujeros a la vez. No podía  descartar la siguiente conclusión: Christine estaba a la vez, viva y muerta, fuera del tiempo.

Christine había tenido una vida dura. Había encontrado por fin un hombre que ella amaba mucho. Mi hermana menor no pudo llegar a su boda porque tenía un juego de cartas que se había programado durante varias semanas. Mi madre tampoco pudo concurrir a la boda debido a un importante compromiso que tenía en el Elks Club. La boda fue uno de los días más importantes en la vida de Christine. Puesto que nadie más de la familia apareció, Christine me pidió que la llevara al altar para entregarla al novio.

Poco después de la boda, Christine y Ed se dirigían a la casa de sus sueños que acababa de comprar cuando su auto chocó contra un trozo de hielo negro. Fue expulsada del auto y cayó en un banco de nieve.

"Ed", dijo ella "no puedo sentir mi pierna".

Ella nunca supo que su hígado había sido arrancado por la mitad y la sangre corría en su peritoneo.

Después de su muerte de su hijo, Emerson escribió: "Nuestra vida no está tan amenazada como nuestra percepción. Me apena que el dolor no  me puede enseñar nada, ni me lleva un paso más a la naturaleza real".

Ya sea que trate de presionar el interruptor para el experimento de Ciencia, o gire la rueda motriz muy ligeramente a un lado del hielo negro, son los 20 vatios de energía los que determinarán el resultado. En algunos casos, el coche va a desviarse de la carretera, pero en otros casos el coche seguirá en su camino a casa de los sueños de mi hermana.

Christine recientemente había perdido 100 libras, y Ed le había comprado un par de aretes de diamantes sorpresa. Va a ser difícil esperar, pero sé que Cristina va a lucir fabulosa con ellos la próxima vez que la vea.