Jue29062017

Ultima Actualizacion10:35:43 AM

fdlSueño cumplido FDL apoya educación en Somotillo   •    FDL financia construcción...
venezuela-americalatinaAmbiente de guerra en Caracas   •    Venezuela amanece conmovida•  ...
viralesPaliza salvaje a adolescentes al ser encontrados en la cama   Una tremenda golpiza recibió una...
noticiero-el-despertar36 años informando a Nicaragua Los tres fundadores y directores originales de Noticiero El Despertar:...
estadosunidosEstados Unidos dona alimentos a niños del Corredor Seco de Nicaragua El Corredor Seco atraviesa gran...

RUBÉN DARÍO SALGADO

Nieto de Rubén Darío exhorta a amar la poesía

RUBÉN DARÍO EL GENIORUBÉN DARÍO SALGADO FOTOLa mala lectura echa a perder el gozo de la poesía, expresa Rubén Darío Salgado

El nieto del genio nos recibe con el jovial saludo de los hijos de León:

"Vos leonés y yo leonés, conmigo te jodés..."

La familia de Rubén crece y se multiplica: los tataranietos juegan alegres en la piscina mientras entrevistamos a Rubén Darío Salgado

Por: Freddy Rostrán A.

Rubén Darío tuvo tres grandes amores: Rosario Emelina que lo marcó para toda la vida, Rafaelita que dulcificó su existencia por un tiempo demasiado breve y Francisca que le dio la paz que necesitaba en sus últimos 16 años de vida.

Rosario Emelina lo flechó certeramente en plena adolescencia y lo embrujó con sus bellos ojos que no se apartarían nunca de la mente de Rubén. En la clasificación que hace Paul C. Jagot en su famoso libro la Sicología del Amor, Emelina representaría el amor-pasión, fuego en el corazón. Rafaelita era un ser dulce y tierno, verdaderamente angelical, comparable con los lirios. Francisca Sánchez trajo al poeta la paz que necesitaba en su prematuro final.

Emelina hizo sentir al poeta el fuego del amor, pero también fue la que le provocó el dolor más grande que una mujer puede causar a un hombre enamorado.

De esos amores viene una hermosa descendencia que ahora hace bulla a nivel de nietos, bisnietos y tataranietos.

El primer hijo del genio fue Rubén Darío Contreras que perdió a su madre en su más tierna infancia, y creció en el hogar la tía materna, creyendo que esa era su mamá y que el marido de ella era su padre. Durante toda su juventud, Rubén Darío Contreras pensó que el gran poeta era solo su tío.

Tremendo abrazo el que dieron el padre y el hijo cuando éste le confesó que ya sabía toda la verdad.

- Rubén Darío Trigueros, le dijo el poeta.

- No, Rubén Darío Darío...

Rubén y Emelina

Rubén tuvo un hijo con Rosa Emelina con quien al fin se casó, o lo casaron, a la fuerza, con pistola en mano.

El bebecito Darío Murillo murió casi inmediatamente después de nacer porque, según las versiones más reiteradas, la suegra cortó el cordón umbilical con una tijera no esterilizada.

Rubén y Paca

El sino trágico también estuvo presente en la pareja que formaron Rubén y Francisca Sánchez. Perdieron sus primeros dos hijos, una niña y un niño. Pero sobrevivió el tercero, Rubén Darío Sánchez, a quien su padre llamaba Güicho y que ocupó sus últimos pensamientos en su lecho de muerte en León.

Rubén Darío Sánchez se casó con una mujer leonesa y tuvieron tres hijos. Uno de ellos es el abogado, Dr. Rubén Darío Salgado, hombre de un poco más de 70 años que denota gran inteligencia, amor por la buena literatura y la felicidad de verse rodeado de hijos y nietos.

El Dr. Rubén Darío Sánchez es nuestro entrevistado de hoy: