Lun20112017

Ultima Actualizacion09:11:56 AM

noticias-diarionicaPolicia crea tensión en San Pedro de Lóvago Día de tensión en San Pedro de Lóvago por marcha y...
perspectivas-universitariasDuelo en UNACAD   •    Falleció el joven Guillermo de Jesús Vallecillo Alegría,...
cultura-nicaraguenseSergio Ramírez, premio Cervantes 2017   El escritor es el primer nicaragüense en obtener el...
munidal-rusia-2018Perú a Rusia 2018 •    Perú hizo historia, venció a Nueva Zelanda y volverá a un Mundial...
noticias-bancariasCARRO NUEVO ESTA NAVIDAD CON BANCO LAFISE BANCENTRO   Banco LAFISE BANCENTRO a través de...

EL CÓRDOBA SE DEBILITA

"Estamos en el infierno", dice economista

Emisión de billetes de 1000 córdobas provoca temores

BILLETES DE 100 DICIEMBRE DE 2016El córdoba pierde poder adquisitivo

Los billetes de 500 ya no compran nada. La vida se está volviendo más cara en Nicaragua

La gente recuerda cuando el gobierno sandinista tenía que resellar billetes

Los nicaragüenses ganan en córdobas devaluados, pero pagan con dólares caros

Al economista Lic. Juan José Medina no le preocupan los billetes de alta denominación, pero si las excesivas devaluaciones

Redacción Central

El Lic. Juan José Medina, Director de la publicación especializada "VISTAZO ECONÓMICO" examina el momento que está viviendo la economía nacional:

El consultor Luis González publicó en Facebook el siguiente análisis sobre la devaluación del córdoba:

En 2006 un dólar valía 18 córdobas. El día de hoy un dólar vale 35 córdobas. Antes en 2006 comprabas más productos con tu salario. Hoy con ese salario logras comprar la mitad de productos. Ese llama inflación. Si antes el dólar valía 18 córdobas. Y ahora el dólar vale 35 córdobas, el salario se redujo a la mitad. La paridad del córdoba ante el dólar es la mejor forma de medir la inflación. La inflación en Nicaragua anda cerca del 50%. Es probable que en pocos días el Banco Central saque al mercado billetes de mayor denominación.

Cristiana Rodríguez agrega:

Pero unos cuantos brutos siguen ahí pregonando que están bien, viven bonito y en paz, progreso y no se cuanto desarrollo más! Los tienen vendados como caballos cocheros caminan! No tienen criterio propio o que les pasa??? Están dormidos! DESPIERTEN!

Guatemala mantiene invariable su paridad

 

En contraste con Nicaragua, Guatemala demuestra una disciplina admirable en el manejo de su macroeconomía, lo que le permite mantener invariable su paridad frente al dólar a lo largo de los años.

 

Wikipedia explica que “el quetzal es la actual unidad monetaria de uso legal en Guatemala, fue creada durante el gobierno del presidente José María Orellana en 1925, año en que sustituyó al peso guatemalteco. El quetzal se divide en 100 centavos. Cabe destacar que desde su nacimiento la moneda Quetzal, estuvo 10 centavos arriba del valor del Dólar estadounidense, ya a mediados de los años ochentas, bajó y se posicionó a la par del Dólar y, en esa misma década sufrió otros cambios, llegando hasta principios de la década 2000, Qtz. 7 y 8.30 por un Dólar, pero se recuperó en pocos meses quedando estable desde ya hace más de 15 años Qtz.7.50 por un Dólar estadounidense, convirtiéndola en una de las primeras 30 unidades monetarias de Iberoamérica y, del Mundo más estables, por la cual la convierte en una moneda estable y confiable para poder invertir con esta unidad monetaria”.

 

 

*******************************************************************************************************************************************************************

2015-10-29 07:55:20

Hacen falta contrapoderes en Nicaragua

Para salvar la democracia y el capitalismo hacen falta contrapoderes políticos y económicos, afirma el economista, Dr. José Luis Medal

JOSE LUIS MEDAL 

Diario La Prensa

Salvando al capitalismo y la democracia

Robert Reich, exsecretario del trabajo de los Estados Unidos (EE.UU.), acaba de publicar el libro: Salvando al Capitalismo. Reich pertenece a una influyente corriente de pensadores —dentro de los que se encuentran Thomas Piketty y los premios nobel de Economía— Joseph Stiglitz y Paul Krugman.

Estos autores aunque difieren en algunos aspectos, tienen en común una crítica fundamentada al funcionamiento de la economía de mercado, en el sentido de que tiende a producir una creciente desigualdad del ingreso.

El 1 por ciento de los más ricos concentra en muchos países la mayor parte de la riqueza nacional. Las clases medias y los sindicatos en las últimas tres décadas han perdido terreno e influencia tanto en los EE.UU. como en Europa. La riqueza se concentra en una pequeña élite y como el poder económico también conlleva poder político, la democracia representativa se distorsiona. Ya lo dijo Sanders, precandidato a la presidencia de los EE.UU.: “No es el gobierno el que controla Wall Street, es Wall Street quien controla al gobierno”.

Si el problema de la desigualdad del ingreso y de la influencia de los grupos de presión es muy serio en países como los EE.UU., ese problema es aún más grave en los países latinoamericanos. En los EE.UU. y Europa, existen poderes judiciales honestos e independientes, un sistema policial en general no corrupto y separación de los poderes del Estado. Todo lo contrario a lo que ocurre en países como Nicaragua.

Ni Reich, ni Stigliz, ni Kruman, ni Piketty pretenden reemplazar al capitalismo: su objetivo es reformarlo, hacerlo más eficiente, para que trabaje en función de los intereses de las grandes mayorías y no de pequeñas élites. No intentamos reseñar aquí las múltiples propuestas de esos autores.

Nos limitamos a destacar una idea central del planteamiento de Reich: para salvar al capitalismo de sus excesos se requiere de un efectivo contrapoder en el proceso de formulación e implementación de las normas y regulaciones del mercado. En el aspecto político, en las democracias avanzadas, la independencia efectiva de los poderes del Estado, evita la concentración del poder político.

Pero en el campo económico, para Reich no existen esos contrapoderes, y como resultado de ello las normas que regulan el mercado están sesgadas a favor de los grandes capitales y de los grandes intereses. Se requiere de crear contrapoderes efectivos que representen a los diversos sectores que tienen poca representación, poder e influencia en el proceso de formulación e implementación de las políticas públicas. Solo con contrapoderes efectivos —políticos y económicos— se podrán corregir los excesos del capitalismo y salvar la democracia.

El caso de Nicaragua es más grave. A nivel político no existe el sistema de pesos y contrapesos esencial en una democracia. A nivel económico no tienen mayor fuerza ni influencia o independencia, las organizaciones de trabajadores, de la sociedad civil, de pequeñas y medianas empresas, de consumidores, o de los sectores medios, que puedan hacer contrapeso a la alianza entre el gran capital y el gobierno.

La alianza gran capital-gobierno es la que define “las reglas del juego del mercado”. Y esas reglas no son las de los mercados libres competitivos, como lo evidencian entre otros casos; los precios monopólicos u oligopólicos de: los combustibles, la energía eléctrica, la telefonía celular, la televisión por cable, o las tasas de interés de los bancos. Por su parte, el deslizamiento y el sistema de doble moneda, obliga a cambiar córdobas por dólares y dólares por córdobas generando fuertes ganancias a los bancos, afectando a asalariados y consumidores.

El sistema tributario por su parte, es altamente regresivo, plagado de exenciones como resultado de la influencia de grupos de presión. Los perdedores: las clases medias y los sectores de menores ingresos, los ganadores: el gran capital y sus aliados políticos.

Solo el poder detiene al poder. En Nicaragua para salvar tanto a la democracia como al capitalismo es indispensable crear contrapoderes políticos y económicos: organizaciones que influyan de manera efectiva — a favor de un desarrollo incluyente—, en las decisiones políticas, económicas y sociales que definirán el futuro de la nación. Se requiere pasar de un “capitalismo de amigotes” a una economía social de mercado.

 

 

________________________________________________________

La dolarización puede producir desempleo

Domingo, 06 de Octubre de 2013

A Nicaragua le conviene el córdoba

REN 5

 

Comentario del economista René Blandón en Noticiero El Despertar:

Yo creo que al país le conviene mantener el córdoba. A países como el nuestro le conviene el córdoba. Es que la economía es un todo. No solo son los trabajadores. Tampoco son solo los empresarios. Es un sistema. Todos estamos metidos en esto.

Nicaragua es una economía bastante abierta. En Nicaragua la economía es más abierta que en Estados Unidos. ¿Por qué más abierta? Porque depende más de las exportaciones que Estados Unidos. Estados Unidos depende más de su mercado interno. Nosotros necesitamos que las exportaciones sean rentables.

Si Nicaragua dolarizara su economía, los salarios quedarían estables en moneda dura, y si por ejemplo pasa como está pasando ahora con el café, bajan todos los precios en los productos de exportación, entonces no tendríamos dinero para pagar las importaciones, y nuestros productos no serían rentable por el costo de los salarios.

Entonces la moneda no podría devaluarse porque sería el dólar. Entonces ¿Que hacen las empresas? Recortan trabajadores. Como no pueden bajar salarios, reducen el número de trabajadores, y la gente queda en el desempleo. Eso es lo que está pasando en España. Su economía se basa en el Euro, pero el Euro no es una moneda de España es de Europa, que es sostenida por Alemania, y entonces como Alemania esta sólida el Euro no se puede devaluar. Por eso, lo que hicieron las empresas en España fue despedir trabajadores para mantener su rentabilidad. El mismo gobierno despidió trabajadores. España tiene una tasa de desempleo del 25%, y en la juventud la tasa de desempleo es del 50%. Los españoles ahora están yéndose a todo el mundo en busca de trabajo.

 

¿Son beneficiados los trabajadores? No son beneficiados. Ellos pueden obtener un buen salario pero de qué sirve si no tiene trabajo...? España hubiera querido tener la peseta para devaluarla, el trabajador conservaría su salario en peseta pero en términos de poder adquisitivos se disminuye, porque la moneda se devalúa al ser una moneda débil. Eso le permite a la economía poder cabalgar con el auxilio de los mercados.

En un país como Nicaragua, en el caso que haya un auge económico los salarios tienden a subir y la moneda se mantendría estable. Cuando hay una crisis económica, la moneda tiende a devaluarse.

La devaluación de la moneda mantiene los salarios en córdoba con poder adquisitivo para los productos nacionales pero disminuye su poder adquisitivo para los productos importado. Eso fortalece la economía frente la economía exterior y permite que las empresas exportadoras tengan un auge que hace que el desempleo sea menor y que permite una recuperación más rápida. De hecho tenemos el ejemplo de Argentina, Argentina quiso mantener su moneda pegada al dólar. Y lo hizo durante un tiempo. Se acumularon sus problemas económicos, se quedó sin dólares y después tuvo que hacer una devaluación violenta. Devaluaron la moneda al 50% de su valor, pero a partir de ese momento aumentó el empleo en Argentina y mejoro su economía.

A nuestros países le conviene la moneda nacional porque la devaluación si bien es cierto, afecta el salario de los trabajadores, normalmente el salario de los trabajadores también se reajusta igual o más que la devaluación. De hecho, en Nicaragua el salario de los últimos cinco años de los trabajadores ha aumentado más del doble de lo que ha aumentado la devaluación.

En términos de dólares los trabajadores ganan hoy más que hace cinco años y entonces no es un problema la devaluación porque mantienen su poder adquisitivo. Pero es importante que existan esos mecanismos para que la economía nacional se pueda ajustar a los cambios de la economía mundial y que pueda aguantar de una mejor manera los tiempos difíciles y aprovechar también los tiempos buenos, o sea, la flexibilidad que le damos a la moneda es muy importante para defender a los trabajadores, para defender a la cantidad de trabajadores que están laborando, porque los movimientos de los salarios como los movimientos de los precios no son buenos todas las veces. Algunas veces pueden no ser no tan beneficiosos. De nada sirve que aumente el salario si la cantidad de personas trabajando disminuye.

Lo bueno es que aumente el salario y que aumente el empleo pero eso tiene que ser de acuerdo a la mejoría de la economía por razones reales no por decretos del gobierno o por decreto de las centrales sindicales, es decir, el salario tiene que mejorar porque aumenta la productividad. Los aumentos artificiales conducen a distorsiones que afectan a los trabajadores y afecta más a los pobres que a los ricos, porque los ricos tienen normalmente recursos con los que pueden jugar.