Mar21112017

Ultima Actualizacion06:43:37 AM

empresa-privadaEl Banpro presentó a Rock Pack   Los vocalistas de cuatro reconocidas bandas de rock...
educacion-en-nicaraguaLa mitad de los jóvenes de Nicaragua no va a clase ¿Qué espera a un país donde la mitad de sus jóvenes...
chileChile gira a la izquierda...?   •    Candidato conservador Sebastián Piñera gana...
noticias-diarionicaPolicia crea tensión en San Pedro de Lóvago Día de tensión en San Pedro de Lóvago por marcha y...
perspectivas-universitariasDuelo en UNACAD   •    Falleció el joven Guillermo de Jesús Vallecillo Alegría,...

COMERCIO EN CRISIS

El comercio marítimo mundial navega a un ritmo insostenible

Barco de Cosco China

El País, España

Las grandes navieras han aumentado sus flotas en plena caída de la demanda, lo que las aboca a un futuro incierto

Demasiados barcos nuevos para una carga cada vez más escasa. Las empresas navieras operan con buques más grandes para ahorrar sin que se genere carga suficiente para llenarlos. Este desequilibrio, que se agranda año tras año, ha provocado el desplome de los precios y está llevando al límite la rentabilidad de las operaciones del sector y de las navieras. Las empresas que ahorraron durante la época de vacas gordas intentan salir a flote con fusiones en un mercado ya de por sí en muy pocas manos. Las que no, se han visto abocadas a la quiebra por la fuerte crisis que vive el sector en el comercio mundial.

La industria no se ha ajustado a la nueva realidad del sector. Si bien por primera vez en la historia el volumen del comercio marítimo mundial superó los 10.000 millones de toneladas, los envíos se expandieron en 2015 un 2,1%, la tasa más baja desde el estallido de la crisis financiera internacional. Por el contrario, la capacidad de la flota mundial creció un 3,5% en el mismo periodo. En el segmento de los contenedores la diferencia es aún más abrupta: mientras la carga crece a un ritmo del 2%, el tonelaje que los buques pueden transportar un 8% más.

En el aumento de la oferta está el empecinamiento de las navieras en encargar buques más grandes ahorrar. Las grandes compañías apostaron por esta estrategia a mediados de la década pasada, con el precio del combustible en máximos y una rápida expansión del comercio internacional como telón de fondo. El objetivo era aprovechar las economías de escala, es decir, lograr reducir los costes de transportar cada contenedor al aumentar la cantidad en cada trayecto.

En el auge y posterior declive de la demanda está, fundamentalmente, China. En menos de quince años, el gigante asiático multiplicó sus importaciones casi por siete, y las navieras ampliaron sus recursos para saciar este apetito. “La concentración del crecimiento en China aumentó la vulnerabilidad del comercio marítimo a las fluctuaciones que afectan a la demanda y el desempeño económico del país”, asegura la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD, en sus siglas en inglés), en su último informe del sector.

Giro considerable

Esto se ha notado cuando el sostén sobre el que se apoyaba la industria ha dado un giro considerable: el gigante asiático ha pasado de crecer de casi un 10% anual en 2011 al 6,7% actual y su cambio de modelo económico ha hundido el transporte mundial de materias primas. Especialmente significativo es el descenso del transporte de carbón (-6,9% en 2015, la primera caída en tres décadas) o el frenazo del de hierro (1,9% en 2015 frente al 12,5% de 2014).

Pero a pesar de la crisis financiera en 2009 y la ralentización china, las grandes navieras decidieron seguir con su estrategia de aumentar capacidad —el tamaño medio de los nuevos barcos ha crecido un 132% en los últimos siete años— y decidieron entrar en una guerra de precios para arrebatar clientes a los competidores y llenar los buques.

Según datos de la UNCTAD, las tarifas por transportar un contenedor estandarizado de seis metros desde Extremo Oriente hasta Sudamérica, el Mediterráneo y el Norte de Europa han caído en los últimos cinco años un 80%, 65% y 58%, respectivamente.

Con los precios actuales, las navieras apenas pueden cubrir costes. “El sector cree que barcos más grandes hacen sus compañías más competitivas porque reducen el coste unitario, pero las tarifas bajas hacen la competencia aún más intensa y alimentan un círculo vicioso del que es difícil de salir”, asegura Zhang Shouguo, vicepresidente de la Asociación de Armadores de China. Los nuevos barcos pendientes de entrega en los próximos años serán aún más grandes que los actuales.

Las consecuencias de este escenario empiezan a ser visibles. De las diez mayores navieras del mundo, siete han visto reducidos sus ingresos y solamente dos aumentaron beneficios en 2015. El sector está inmerso en una oleada de fusiones y adquisiciones para tratar de reducir costes, pero la situación no ha mejorado. “Varias compañías están al borde de la bancarrota, por lo que su coste de adquisición es barato. Pero sin más autodisciplina, no creo que las fusiones puedan resolver todos los problemas”, apunta Zhang.

Esta concentración del sector abre una brecha entre los operadores de gran tamaño y los medianos y dirige la industria en la práctica hacia un oligopolio. Según datos del grupo BRS, las cinco navieras más grandes controlarán a finales de 2016 más del 50% del mercado, comparado con el 23% que dominaban en 1996.

Muchos de los gigantes navieros tienen a sus espaldas el gobierno de su país, bien sea directamente en su accionariado o mediante la concesión de ayudas públicas o líneas de crédito preferente de entidades financieras públicas. El Ejecutivo taiwanés, por ejemplo, acaba de aprobar un paquete de rescate valorado en casi 1.800 millones de euros para evitar el colapso de sus gigantes navieros. Los operadores más pequeños, que carecen de esta protección, muy probablemente se enfrentan o bien a una absorción por parte de alguno de los grandes o a la "expulsión" del mercado, es decir, la bancarrota, avisa la UNCTAD.

LA QUIEBRA DE LA NAVIERA SURCOREANA HANJIN, UN ALDABONAZO PARA EL SECTOR

No todos los gigantes navieros han tenido la suerte de contar con una sólida posición financiera o la ayuda estatal en esta particular travesía en el desierto. La naviera surcoreana Hanjin, la octava del mundo por cuota de mercado, se declaró en suspensión de pagos el pasado septiembre después de que su principal acreedor le negara una nueva línea de crédito y se quedara sin liquidez hasta tal punto que no tenía capacidad para hacer frente a sus gastos corrientes.

El caso dejó de un día para otro decenas de barcos fondeados en los mares del mundo, bien porque los operadores portuarios no quisieron atenderlos o por el temor de la empresa a que los acreedores los incautaran como garantía de pago.

Dos meses después, la compañía ha logrado reunir los fondos suficientes para desbloquear la situación de sus barcos, pero está tratando de vender varios de sus activos para sobrevivir. Con una deuda que a finales de junio alcanzaba los 4.780 millones de euros, un tribunal de Seúl decidirá en febrero la suerte de la compañía: si sigue adelante -aunque a mucha menor escala-, o si se procede a liquidarla.

 

_____________________________________________________________

RAMÓN VÉLEZ

Lunes, 29 de Agosto de 2016

El Mercado Común Europeo después del BREXIT

Moncho

 

Por: Ramón Vélez
Exalumno del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Paris.

Allá a finales de los años 50, en 1957 exactamente, nace el Tratado de Roma, lo que comúnmente se llamó después, el Mercado Común Europeo fruto de un entendimiento de los principales países de Europa occidental, entre los que se contaba Francia, Alemania e Italia y en menor escala los países del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo). Todavía no habían aparecido en el horizonte cotidiano actores políticos como el General De Gaulle y Konrad Adenauer, pero fue la época de lo que luego los estudiosos de la historia, denominaron “el nuevo renacimiento de Europa” después de sangrientas y fratricidas guerras que en el Siglo XX, desgastaron pueblos cultos, que por las noches escuchaban al dormirse a Mozart o leían a Fausto de Goethe y por las mañanas desayunaban con los comentarios de la última obra de Moliere en el Palacio Real de París. Simplemente, por fin los europeos se convencían que era mejor hacer el amor que la guerra. Muchos fueron los esfuerzos, entre ellos, el de Robert Schumann (1886-1963), ese gigante de la construcción de pueblos, para que desaparecieran las fronteras que unían artificialmente países con lenguas o idiomas diferentes y a veces culturalmente muy lejanos.

¿Quién iba a pensar en ese entonces que lo más fácil era sentarse en la misma mesa de negociación, belgas con italianos, o franceses con alemanes, que hasta hacía poco se odiaban en las trincheras del legendario Verdun?

Poco a poco los antagonismos surgieron y para el recuerdo de la historia, cuando la Gran Bretaña quiso formar parte de ese club exclusivo, el General Charles De Gaulle le dijo a los ingleses: “yo no veo ninguna mala voluntad para oponerme a que Gran Bretaña ingrese al Mercado Común, pero eso sí, lo que si impone la Francia Eterna, es que los ingleses ingresen desnudos, es decir que ellos se despojen de sus preferencias imperiales que el Commonwealth les dotaba”. Y así fue, luego de múltiples negociaciones, esa erótica frase, desmentida por el mismo De Gaulle con la ironía que le caracterizaba, en una famosa rueda de prensa, en los inicios de su primer mandato a comienzos de los años 60, se cumplió. Y así fue como Inglaterra se convirtió en un nuevo socio del Mercado Común (1973).

Hoy el tema vuelve a estar de moda con esa expresión en inglés del Brexit, (British exit) que en un lenguaje sencillo quiere decir la renuncia de Gran Bretaña al Mercado Común, luego de casi 43 años en Europa y eso a raíz de un referéndum, que dio la victoria a los opositores para no compartir las reglas que todo mercado impone. No es pues nada fácil entender cosas tan sencillas en temas de gran importancia, que ahora se plantean en las relaciones internacionales, en un Siglo XXI donde la globalización maneja los asuntos con la rapidez del rayo. Los británicos, que en eso de la “rapidez del rayo”, no son los más rápidos, cayeron en la trampa demagógica y se dejaron convencer por la mayoría de electores del Gran Londres, e imponer al resto de países que forman la Gran Bretaña (Escocia, Galles, etc.), a una situación que en nada favorecerá a los lacayos del imperio americano, como suelen llamar despectivamente a los ingleses en sus relaciones con Estados Unidos.

Brexit

¿Confirmado el hecho de los resultados del referéndum del Brexit, cómo pueden los europeos contemplar el futuro?

En primer término, según los análisis preliminares después de estas primeras semanas del Brexit, el gran perdedor es la Gran Bretaña. Todos los observadores opinan, que la postura que tienen los ingleses de creerse superiores o diferentes de los demás países, se va a acentuar. No hay duda que aislarse de un continente no favorecerá las relaciones financieras y comerciales, aun admitiendo que la importancia de la plaza de Londres no desaparecerá, pero si habrá competidores como París (y tal vez algunas otras ciudades alemanas) que le quitarán mercados o negocios a los ingleses. Ya se habla de mudanzas físicas y dumping fiscales, para atraer a importantes empresas multinacionales al continente, lo cual es sin duda, no deseable por los malestares y consecuencias impredecibles que eso implica.

Luego y también esta es una observación importante y es que el Mercado Común, como consecuencia de su expansión en el número de sus componentes, dejara pensar que Europa había perdido un poco la eficacia y que las crisis de finales del siglo XX y comienzos del XXI harían flotar desavenencias en posiciones comunes y que, como ha sido el caso más reciente, la absorción de las nuevas corrientes migratorias, pondría en evidencia las dificultades para que algunos países financiarán los costes de los problemas que ese fenómeno socioeconómico plantea, e hiciera retroceder a países, como Inglaterra, para enfrentar esa deuda histórica que tienen muchos “países colonialistas” con pueblos que viven en la miseria y que de forma inmisericorde se observa como niños, adolescentes, mujeres, hombres y ancianos perecen y mueren por buscar en Europa, un nuevo chance en un mundo de abundancia. Vergüenza que apenas disimulan los países del primer mundo y en eso, no escapa los Estados Unidos como nación.

¿El Brexit, es un nuevo reto para la futura cohesión del Mercado Común Europeo?

Nosotros si lo creemos, porque esa experiencia de la unión de países, en lograr la abolición aduanera y muchas otras decisiones difíciles de diversas índoles, como resultado del Tratado de Roma, ha sido exitosa, y el balance de su vivencia comunal es positivo, con márgenes a mejorar las deficiencias que pudieran haber pesado en la decisión de los ingleses, para salirse del Mercado Común y contemplar solos, desde afuera, la evolución de sus vecinos que no están tan distantes, como entre Panamá y Guatemala. Viajar desde París hasta Londres en ferrocarril, utilizando el túnel del Canal de la Mancha y leyendo con tiempo limitado la prensa del día, es más fácil y cómodo que desplazarse entre Managua y Chinandega (124 kilómetros) para recordar mis añejos trayectos de mi Nicaragua querida. En casi dos horas que dura el trayecto, (en Nicaragua) hay que evitar, sobre todo por la noches, tropezar con ganado u otros animales (y humanos) venidos de las famosas y bellas laderas de los volcanes que adornan las b
ellísimas y fértiles tierras del Pacifico nicaragüense en donde destaca la figura fotogénica del volcán Momotombo cantado por Víctor Hugo, y que se reflejan en las agua del Xolotlan, el lago que bordea la ciudad de Managua y parte de León en donde murió Rubén Darío, genio universal de las letras castellanas.

Bueno será pues no seguir el ejemplo inglés y que más bien él sirva para invitar a países como Colombia y Venezuela a explotar en común sus riquezas que son muchas y eliminar sus diferencias que son pocas. Bueno es aplaudir como en el Continente centro- americano de Francisco Morazán (Honduras 1792-1842), se hayan hecho esfuerzos unionistas que tuvieron vigencia en un istmo centro americano integrado por naciones tan iguales como diferentes en su forma de gobernar.

Por ahora, dejemos el Brexit a los ingleses y la oportunidad a los europeos para enfrentar y consolidar los nuevos retos que tendrán por delante y confirmar la potencia económica que su unión significa ante, otros nuevos competidores surgidos, asiáticos por ejemplo, después de la Segunda Guerra mundial y la firma del Tratado de Roma hace ya casi 60 años.*

Datos complementarios incluyendo Gran Bretaña
- Nombre de países adheridos al Mercado Común europeo: 28
- Población global de los países que lo componen: aprox. 507 millones de personas
- Producto Interno Bruto: 25% del PIB de la Unión Europea pasará a ser de Alemania que hasta ahora aporta el 20%. El de Francia aumentará del 15% al 18%
- Sistemas principales de gobierno en funciones: Monarquías parlamentarias: (Gran Bretaña; Dinamarca, España, Holanda Bélgica, Suecia etc.). Presidenciales: (Francia, y algunos otros Estados de la ex Europa soviética, Italia, etc.). El Comercio Mundial de la CEE representa el 18,2%. Con el Reino Unido era del 22%.

 

___________________________________________________

TERREMOTO FINANCIERO

Martes, 2 de Junio de 2016

El colazo del terremoto financiero de Europa pega en Nicaragua

RENÉ BLANDÓNBajan los precios internacionales del café

Bajó el precio del azúcar, pero se recuperó

Sube el precio del oro

Compradores de productos nicaragüenses pueden verse afectados por el terremoto financiero de Europa


Por: Freddy Rostrán A.

Los británicos empiezan a sentir las consecuencias del 'brexit'. En plena temporada de verano, las vacaciones se han vuelto más caras para los británicos desde el brexit votado el pasado jueves, y los precios de los supermercados también subirán, reportó la Agencia Francesa de Prensa desde Londres.

El economista nicaragüense René Blandón Noguera analiza las causas, dimensiones y alcances del terremoto financiero de Europa, surgido a raíz de la decisión de Gran Bretaña de salirse de la Unión Europea.
El economista Blandón fue entrevistado por Noticiero El Despertar y por el Portal DIARIONICA.

¿Hasta dónde llegará está cataclismo económico? Estas son sus explicaciones:

.be

LOS MÁS AFECTADOS POR EL TERREMOTO FINANCIERO DE EUROPA

El resultado del referéndum del Reino Unido, cuyos ciudadanos se han decidido finalmente por abandonar la Unión Europea (el llamado Brexit), es, desde muchos puntos de vista y, desde luego, los más relevantes, una regresión institucional grave. Desde una perspectiva estrictamente política, confirma que, en contra de lo que propagan los políticos nacionalistas (el nacionalismo redentor, como el catalán), las consultas directas a la población constituyen un grave error cuando los votantes se ven obligados a elegir entre situaciones que producen consecuencias complejas. La cadena de efectos políticos del Brexitpuede ser muy dañina para la idea de la integración europea (viabilidad política y económica), como demuestra la inmediata reacción de los fundamentalismos nacionalistas europeos pidiendo consultas a tontas y a locas; al fin y el cabo, el sí a la separación de los británicos justifica que la separación pueda tener éxito en otros países. De las consecuencias, de los costes para los ciudadanos (menos crecimiento potencial, menos renta, menos empleo, menos seguridad institucional para todos), nadie se preocupa hoy; y cuando inevitablemente haya que pagar los costes, se cargarán impunemente sobre los contribuyentes, a cambio de retórica de mercadillo, señala hoy el diario El Pais de España.

Blandón Noguera accedió a responder las preguntas de Noticiero El Despertar y el Portal DIARIONICA sobre los sectores más afectados por el terremoto financiero de Europa, y esta es su respuesta:

EL COLAZO DEL TERREMOTO FINANCIERO DE EUROPA EN LA ECONOMÍA DE NICARAGUA

Los precios del café han bajado a raiz del brexit. El precio del azúcar bajó en el mercado internacional, pero se recuperó. Países que compran a Nicaragua pueden verse afectados a consecuencia del terremoto financiero de Europa, y en consecuencia podrían verse en el caso de disminuir sus importaciones.

El economista René Blandón analiza esta situación:

 

 

***************************************************************************************************************************************************

2016-06-27 07:56:01

La libra esterlina en caída libre

Libra esterlina 

El economista

•    La libra esterlina vuelve a los descensos: la moneda británica cae otro 3% por los efectos del Brexit

La libra esterlina cae más del 3% y se intercambiaba por un mínimo de 1,3197 dólares por el impacto que está teniendo en los mercados el resultado del referéndum en Reino Unido del pasado jueves, en el que los británicos optaron por abandonar la Unión Europea.

Tras desplomarse el viernes a primera hora hasta mínimos de 1985, la divisa británica logró recuperar algunas posiciones a lo largo de la jornada, cerrando en el nivel de 1,36 dólares. No obstante, con este nuevo descenso vuelve a colocarse en mínimos de los últimos 31 años.

El viernes, la contención de la depreciación de la libra se produjo después de que los principales bancos centrales -Reserva Federal de EEUU (Fed), Banco Central Europeo (BCE) y Banco de Inglaterra (BoE)- aseguraran que estaban preparados para inyectar más liquidez en los mercados si fuese necesario tras el Brexit. Ahora, las fuerzas del mercado vuelven a actuar y la libra se deprecia más de un 3% frente al dólar.

 

_______________________________________________________

Viernes, 24 de Junio de 2016

TERREMOTO FINANCIERO MUNDIAL

TERREMOTO FINANCIEROSalida de Gran Bretaña provoca terremoto financiero mundial

Wall Street abre a la baja mientras continúa el desplome en Europa

Cameron dimitirá como primer ministro en octubre

Trump: “Es grandioso que los británicos hayan recuperado el control”

El Ibex sufre su mayor caída por el efecto del ‘Brexit’

El BCE y el Banco de Inglaterra salen al rescate del sistema financiero

EL PAIS DE ESPAÑA

El terremoto financiero tras el Brexit habla por sí solo. Brutal desplome en bonos y renta variable. El pánico no es mayor porque sólo ha mediado un día entre el desastre y el fin de semana. Se trata de una insólita epidemia financiera: un pésimo ejemplo en un mundo globalizado, un vergonzoso precedente y un detonador progresivo de otras tensiones, donde las jóvenes generaciones y Escocia e Irlanda del Norte tienen mucho que protestar. El shock a corto plazo en los mercados no es lo peor. Lo más preocupante son las fases de incertidumbre que se van a abrir. Esta epidemia no tiene precedentes ni hay unas reglas escritas para ordenar y calibrar las consecuencias.

En muchos mercados de activos a caballo entre Londres y la Europa continental, a día de hoy, no hay precio. Los precios se forman con contrapartes de oferta y demanda bajo unas reglas conocidas. Pero, ¿cuáles son las reglas válidas hoy? Es cierto que la legislación y acuerdos existentes siguen vigentes -porque una salida de la UE no se produce de la noche a la mañana- pero los mercados, los inversores y cualquier persona sensata, trabajan sobre escenarios futuros previsibles. En el divisable, Reino Unido está fuera de la UE pero ese supuesto no estaba contemplado en contrato alguno. Para empezar, hay un embrollo legal descomunal por delante.

 

En España puede tardar aún en notarse el efecto del leave en la balanza comercial y de servicios pero las inversiones cruzadas y las participaciones empresariales ya se están resintiendo

 

Lo mejor que podrían hacer los dirigentes políticos es afianzar lo que sigue vigente y establecer períodos urgentes y creíbles de negociación. Dar confianza de forma urgente para hacer la transición menos dañina. Pero si establecer un interlocutor válido en la UE es complicado, en Reino Unido, en medio de una crisis política y con la dimisión de Cameron, aún más.

 

En España, puede tardar aún en notarse el efecto del leave en la balanza comercial y de servicios pero las inversiones cruzadas y las participaciones empresariales ya se están resintiendo. Muchos ciudadanos quieren conocer qué va a suceder también con sus garantías laborales, sanitarias y de residencia. España por muchas razones debe ser parte esencial de la interlocución internacional. No es el mejor momento pero parece conveniente establecer un consenso en nuestro país en ese sentido.

 

Turno, de nuevo, para el BCE y el Banco de Inglaterra pero con efectos limitados. Europa se ha amputado un brazo y eso en Fráncfort no lo pueden pegar. Lo que toca es tender puentes de forma rápida y eficaz y eso atañe a las autoridades europeas y gobiernos nacionales. Si la crisis de deuda soberana se inició por el temor a que la zona euro se resquebrajase, se divisa una nueva crisis de la que el resto de la UE sólo puede salir, o fortalecida, o definitivamente desintegrada.