Mar12122017

Ultima Actualizacion02:14:20 AM

terror-en-estados-unidosFalla atentado terrorista en el Metro de Nueva York El terrorista era inmigrante legal El País de...
perspectivas-universitariasEl Rector Alegría exhorta a graduados a ser los mejores El Rector Alegría exhorta a graduados a ser los...
trumpNovelas de hace más de 100 años anticipan el final de Donald Trump La primera novela relata las...
jasminaJasmina teme ser asesinada La joven campesina de Nueva Guinea, Jasmina Moreno, que procreó un hijo con...
diplomados-de-periodismoSeñor, por qué tardas...? Qué esperas para tender tu mano de luz sobre las...

ELECCIONES EN CHILE

Chile gira a la izquierda...?

Chile-Piñera 

•    Candidato conservador Sebastián Piñera gana primera vuelta de las presidenciales en Chile
•    A pesar de su triunfo, el expresidente tendrá que ir a segunda vuelta el 17 de diciembre con Alejandro Guillier, el candidato de la coalición de Bachelet
•    Piñera gana la primera vuelta en Chile pero con un margen muy escaso
•    Guillier, de centro izquierda, entra por poco para disputar una ajustada segunda vuelta

El País de España

Sebastián Piñera, el expresidente de centro derecha, es el vencedor de la primera vuelta de las elecciones chilenas. Pero ha logrado mucho menos margen del previsto, lo que abre paso a una segunda vuelta muy ajustada el 17 de diciembre. La noticia se producía en la izquierda, donde el candidato oficialista, Alejandro Guillier, veía con sorpresa como un gran resultado del grupo de izquierda Frente Amplio, Beatriz Sánchez, amenazaba su liderazgo. Finalmente logró pasar a la segunda vuelta por la mínima, menos de dos puntos. Pero incluso así, el resultado le permite soñar con una victoria si logra unir todos los votos del centro izquierda.

Piñera, que esperaba alcanzar el 45% de los votos, se quedó en un escaso 36%, con poco más de dos millones de votos, lo que le perjudica mucho para la segunda vuelta. El golpe venía sobre todo por el buen resultado del derechista José Antonio Kast, un ultraconservador que defiende el legado de Pinochet, y se colocaba casi en el 8%. Pero la suma de ambos se queda muy lejos de ese 50% más uno que Piñera necesita para ser presidente, así que tendrá que arañar votos en otros sectores. La diferencia entre Piñera y Guiller, que las encuestas auguraban por encima de 20 puntos, se quedaba en 14 (36% a 22%). Piñera no se arredró y compareció sonriente: "Hemos ganado en todas las regiones de Chile. También en casi todas las comunas de clase media y en las más pobres y vulnerables. Vamos a trabajar con humildad. Saludo a José Antonio Kast", dijo ya pensando en esos votos conservadores y remató: "Vamos a defender los valores de la familia y del humanismo cristiano". Parece evidente que se verá forzado a un giro a la derecha.

Los sondeos de las últimas semanas situaban a Guillier muy por debajo de Piñera, casi en la mitad de los votos, pero claramente por encima de la candidata de la izquierda, por lo que el éxito del Frente Amplio era una auténtica sorpresa. El resultado supone una debacle para la política tradicional chilena y en particular para uno de los partidos con más historia, la Democracia Cristiana, que decidió por primera vez acudir en solitario con su candidata, Carolina Goic, y obtuvo una pésima votación, por debajo del 6%, disputando por muy poco el quinto puesto con el izquerdista Marco Enríquez Ominami. Es difícil que Piñera logre acaparar esos votos de la Democracia Cristiana que siempre han estado alejados de la derecha.

“Es un mal resultado”, admitió Goic, que mostró indirectamente su apoyo a Guillier y aplaudió a Sánchez, en una especie de intento inicial de unir todo el voto contra Piñera. La candidata del Frente Amplio se quejó de los sondeos, que le daban un 8% frente al 20% que obtuvo, desalentando así a posibles votantes. "Si las encuestas hubiesen dicho la verdad, a lo mejor sí estaríamos en segunda vuelta", protestó.

A esa unidad que se empezó a fraguar por la noche se sumó el expresidente Ricardo Lagos, que mostró a través de las redes sociales su respaldo a Guillier, pese a que se había retirado de la campaña tras perder frente a él la batalla para ser elegido candidato del centro izquierda.  "Hoy ha quedado claro que en el progresismo chileno somos más, y por tanto ganaremos en diciembre", dijo Guillier. "Quiero saludar a Carolina Goic y a Beatriz Sánchez, que me ha llamado para felicitarme. Esos llamados confirman que somos más los que estamos por el cambio", clamó.

La posibilidad de que no fuera Guillier sino Sánchez la que pasara a la segunda vuelta frente a Piñera, que se apuntó al principio del recuento, habría supuesto una auténtica debacle para el centro izquierda que ha dominado la política chilena desde la llegada de la democracia y que llegó al Gobierno con Michelle Bachelet hace cuatro años con un apoyo masivo del 62%. Sánchez le ganó a Guillier en la mesa de Santiago en la que votó la propia Bachelet, todo un símbolo. Sin embargo, este voto a la izquierda reivindica de alguna manera las reformas promovidas por Bachelet, a quien habían criticado desde el centro.

En la segunda vuelta, Guillier se verá obligado a hacer un discurso más de izquierda para atraer esos votos del Frente Amplio, y por tanto a prometer reformas progresistas incluso más fuertes que las de Bachelet. Pero a la vez tendrá que intentar evitar una fuga de votos por el centro hacia Piñera. En cualquier caso el Frente Amplio se convierte en un referente clave de la política chilena a partir de esta votación.

Uno de los grandes protagonistas de la jornada electoral fue la abstención. En las presidenciales de 2013 votó el 51%, una cifra que deja a Chile entre los países donde más ha caído la participación. Pero esta vez bajó aún más, y se quedó en el 47%. La participación está bajando en Chile desde 1993, poco después de la recuperación de la democracia, pero fue en 2012 cuando se dispararon las cifras de abstención, cuando el voto pasó de obligatorio a voluntario. En las municipales de 2016 apenas participó el 36% de los habilitados.

Bachelet, a la que aún le quedan unos meses de presidencia, se mostró confiada en que con el tiempo se reivindicará su obra. “Será el Parlamento y los ciudadanos los que van a defender ese legado. Los ciudadanos me agradecen cada día por las reformas que hemos hecho en educación, en salud, en derechos civiles”, se reivindicó. El resultado electoral que apuntaban los primeros datos no era ni mucho menos bueno para su formación, pero suponía de manera indirecta un aval a su giro a la izquierda en la última etapa.

 

____________________________________________________

TERREMOTO EN CHILE

Jueves, 18 de Septiembre de 2017

ALERTA DE TSUNAMI


Asciende a 12 el número de fallecidos por terremoto

Se han sentido al menos diez réplicas, algunas de 6 grados.

Presencia de olas en vías principales.Presencia de olas en vías principales.
Vídeo externo: Fuerte sismo remece la capital de Chile

Terremoto Chile Calles

12 muertos y un millón de evacuados tras un terremoto de magnitud 8,4 en Chile

Doce muertos, cinco desparecidos, 610 damnificados y un millón de evacuados es el balance provisional del fuerte terremoto que ayer sacudió la zona central y norte de Chile con una intensidad de 8,4 , según el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile. El temblor, registrado a las 19.54 de ayer, hora local, tuvo su epicentro 36 kilómetros al oeste de Canela Baja, en la región de Coquimbo, 170 kilómetros al noroeste de la ciudad de Valparaíso. Las autoridades activaron una alerta de tsunami que fue cancelada cinco horas después. La presidenta Michelle Bachelet ha viajado este jueves a la zona más afectada, la región de Coquimbo, en la costa del Pacífico.

El puerto de la ciudad de Coquimbo ha quedado completamente destrozado por el ingreso del mar. El tren de olas registrado tras el temblor se ha llevado por delante más de cien locales de pescado y artesanías. La terminal de autobuses también ha sufrido severos destrozos, según el Ayuntamiento de la ciudad. Otras localidades, como Tongoy, Concón o Illapel, han resultado también muy perjudicadas por el ingreso del mar. Otras ciudades, como Illapel y Salamanca, se encuentran sin servicio de agua potable. La falta de energía eléctrica afecta a más de 90.000 personas, según las autoridades.

El Gobierno chileno ha declarado el estado de excepción constitucional de catástrofe en la región de Coquimbo, tras la visita de Bachelet a la región más afectada por el temblor. La zona está más dañada de lo que el Gobierno creía en principio. "Una vez más, nos ha tocado enfrentar un duro golpe de la naturaleza", ha declarado la líder chilena. "Nuestro foco principal son las personas y vamos a seguir monitoreando la situación y evaluando los daños. La evacuación se ha hecho de forma rápida. Es duro para las personas pero es la mejor manera de preservar sus vidas", ha subrayado Bachelet.

e incrementan a 8 los muertos tras el terremoto

 Desde la ONEMI el ministro del Interior, Jorge Burgos, entregó un informe sobre la situación ocurrida en Chile tras el terremoto de este miércoles, el titular de Estado indicó que debido a la catástrofe "el puerto de Coquimbo se encuentra inhabilitado" para sus actividades marítimas.

Por otra parte Burgos añadió que se incrementó el número de personas fallecidas, ya que se llegó a 8 muertos efecto del terremoto. Además el ministro indicó que se levantó la alarma de Tsunami en todas las localidades del país y que se mantienen suspendidas las clases desde la región de Tarapacá y Los Lagos.

De acuerdo con el diario 'El Mercurio' de Chile, el sismo afectó siete regiones del país.De acuerdo con el diario 'El Mercurio' de Chile, el sismo afectó siete regiones del país.

Un grupo de personas se concentra en el mirador Barón en la ciudad costera de Valparaiso.Un grupo de personas se concentra en el mirador Barón en la ciudad costera de Valparaiso.

Presencia de olas en vías principales.Presencia de olas en vías principales.

Un terremoto de 8.4 grados de magnitud golpeó este miércoles el centro y norte de Chile, causando cinco  muertos, una decena de heridos y activando un alerta de tsunami para la costa del Pacífico, informó el gobierno de Chile.

Estas primeras víctimas corresponden a dos mujeres y un hombre, este último un octogenario fallecido de un infarto, indicó la presidenta en una rueda de prensa en la que ofreció un balance preliminar.

Las clases fueron suspendidas en las poblaciones costeras de la región centro-norte, la más afectada. Una decena de heridos y varias casas derrumbadas se reportaban en Illapel, un pueblo de 31 mil habitantes, ubicado a unos 230 km al norte de Santiago y muy cerca del epicentro del sismo.

El terremoto activó una alerta de tsunami en las costas del Pacífico. Las primeras olas, de menor intensidad, habían llegado ya a algunas playas de las costas chilenas.

"El terremoto hace indispensable una evacuación preventiva en todo el borde costero de nuestro país", había indicado Jorge Burgos, ministro del Interior y Seguridad, a los pocos minutos después de ocurrido el evento sísmico.

En primera instancia, el Centro Sismológico Nacional (CSN) de Chile había anunciado que el terremoto tuvo una magnitud de 7.2 grados de magnitud, pero más tarde corrigió su estimación a 8.4 grados.

El Servicio Sismológico de Estados Unidos (Usgs) lo situó en 8,3 grados de magnitud de momento. El movimiento telúrico se sintió también en Argentina, especialmente en la zona fronteriza con Chile, pero también en Buenos Aires, donde la población evacuó edificios.

Perú declaró un alerta de tsunami, pero la levantó una hora después. Ecuador descartó emitir alerta de tsunami. En California, Estados Unidos, se declaró una advertencia de tsunami.

En Santiago, el sismo generó escenas de pánico y la evacuación de miles de personas desde edificios, pero no provocó cortes de luz ni mayores daños.

"Veníamos saliendo de nuestro edificio y comenzó a moverse todo muy fuerte. Fue tremendo el piso se movió con mucha fuerza", relató Pablo Cifuentes, un habitante de Santiago.

Chile es uno de los países más sísmicos del mundo y se caracteriza por estar bien preparado para enfrentar los terremotos.

En 2014, un sismo de 8.2 grados en la zona norte, en Iquique, dejó seis personas fallecidas.Tras la alerta de tsunami, la población comenzó a evacuar en todas las ciudades costeras del país sin mayores alteraciones.

"La gente corría para todas partes, no sabíamos hacia donde correr", dijo Gloria Navarro, una habitante de la ciudad de La Serena, en el norte chileno, cuya costa fue evacuada.La evacuación también se realizó en Isla de Pascua (unos 3.750 km del continente) y el Archipiélago de Juan Fernández (unos 670 km del continente).

En la región de Coquimbo, donde se registró el sismo, el oleaje del mar alcanzó la avenida costera, al igual que en la región de Valparaíso, a 120 km al oeste de Santiago, según imágenes de la televisión chilena.

Las autoridades indicaron que se esperaban más marejadas en el transcurso de la madrugada.  

En la ciudad de La Serena, ubicada en esta región, se registraron daños de consideración en el centro comercial más importante de esa localidad, donde decenas de personas que se encontraban en su interior lograron escapar.

Los servicios básicos funcionaron en Santiago al igual que el internet y la red de datos de los teléfonos celulares, mientras que el aeropuerto fue evacuado por orden de las autoridades.

En tanto, la telefonía colapsó y el metro de la capital chilena interrumpió por una hora sus servicios ante las fuertes réplicas que siguieron al terremoto.

************************************************************************************************************

2015-03-03 08:37:44

Las infidelidades de Salvador Allende

Tuvo un gran amor con su secretaria privada

Salvador Allende

El País de España

El tabú de Salvador Allende

Una nieta del expresidente chileno vence el recelo de la familia a hablar de su vida privada en un documental sobre el mandatario

La nieta del expresidente chileno Salvador Allende, la bióloga Marcia Tambutti (Santiago de Chile, 1971), relata con su acento mexicano que todo comenzó hace más de diez años, cuando estudiaba un postgrado en Biología en Londres y le regalaron La piel del tambor, de Arturo Pérez-Reverte. Después la leer la novela, no pudo sacarse de la cabeza la historia de Macarena Bruner, la aristócrata sevillana que intenta evitar que se derrumbe la iglesia donde estaba enterrada su familia y que conocía al dedillo la historia de sus antepasados. Criada en el DF mexicano, donde llegó exiliada después del Golpe de Estado cuando aún no cumplía los dos años, Tambutti descubrió con ese libro que sabía poco de su abuelo. Paradójicamente, aunque los Allende se dedicaron a difundir por el mundo el legado del socialista muerto en La Moneda en 1973, en la intimidad no hablaban de él.

“Ni siquiera había leído una biografía suya. Cuando tu familia calla un tema y se convierte en tabú, no sólo se da una especie de censura hacia el otro, sino también hacia uno mismo”, señala Tambutti, hija de la presidenta del Senado chileno, Isabel Allende, que en 2008 tomó la decisión de cerrar su casa en Ciudad de México para retornar a Santiago de Chile y buscar testigos que le ayudaran a confeccionar un retrato íntimo del Presidente. Después de siete años de trabajo, ha finalizado el documental Allende, mi abuelo Allende, un ensayo personal sobre el mandatario socialista y la dinámica familiar que todavía se genera en torno a su figura.

En un relato conmovedor y honesto, es la primera investigación sobre Allende realizada desde el círculo íntimo del mandatario y está hecha sobre la base de 32 entrevistas a personas que lo conocieron de cerca. Son todos testimonios inéditos, como el de Tencha Bussi de Allende, la viuda del Presidente fallecida en junio 2009, cuando el filme estaba en plena confección. La realizadora también logra hacer hablar a su tía Carmen Paz Allende Bussi, la primogénita del mandatario, que vive en Santiago y que por décadas ha cultivado un bajo perfil, alejado de la prensa. Sentada en el patio de la casa de calle Guardia Vieja de la capital chilena, la vivienda familiar desde 1953 decorada como si el tiempo no hubiese pasado, Tambutti explica que el hecho de que ella estuviera preparada para desempolvar recuerdos, no significaba que su familia también. “Me faltó abuelo, quería saber más de él. Lejos del exhibicionismo y desde el cariño más profundo, a través de este documental me propuse entender las razones de este silencio, que se explica en una inmensa parte por la existencia de episodios dolorosos”.

Después de la muerte del patriarca durante la invasión de los militares, la familia comenzó una etapa compleja. Tencha Bussi alguna vez describió cómo desde ese día les cambió la vida: “Recordar ese 11 de septiembre de 1973, para mí es una pesadilla. Hasta ese día yo tenía marido, tres hijas, y después de ese día, yo perdí a mi marido, perdí a una hija, mis nietos están dispersos en diversas partes del mundo”.

“Me propuse entender las razones del silencio, que se explica por la existencia de episodios dolorosos”

Beatriz Tati Allende Bussi, la hija revolucionaria del Presidente, se exilió en Cuba y murió en 1977, sólo cuatro años después del golpe. Su hija Maya Fernández, actual diputada socialista, tenía seis años. Su hijo pequeño, Alejandro, apenas cuatro. Médico como su padre y colaboradora suya en el Gobierno, Tati le era incondicional y no pudo quedarse junto a él durante el bombardeo de La Moneda como deseaba, porque estaba embarazada. En La Habana sufrió de una fuerte depresión clínica. En el documental, su sobrina habla por primera vez de esta pérdida con la familia, un tema que hasta Allende, mi abuelo Allende prefería no tocarse. “En Cuba era una figura pública, pero yo creo que estaba sumamente sola”, señala su hijo Alejando Fernández Allende, radicado actualmente en Nueva Zelandia. “Había mucho prejuicio en la época con las enfermedades mentales, sobre todo en Cuba. Un revolucionario no se deprime, era lo primero que te decían”, indica el hijo de Tati.

Cuando empieza el documental, Tambutti se encuentra con una inicial resistencia familiar a hablar sobre estos asuntos. “¿Cuándo vas a dar término a tu larga entrevista?”, le dice su abuela Tencha, de noventa y tantos años, cuando su nieta le pregunta si cuando se casó con su abuelo, imaginó lo que sería su vida. Porque otro de los temas complejos que trata en Allende, mi abuelo Allende son las relaciones extramaritales que tuvo Presidente a lo largo de su vida. Se detiene especialmente en Miria Contreras, la Payita, su leal secretaria en La Moneda. En un diálogo conmovedor, Tambutti le pregunta a Tencha si su esposo era muy coqueto. La viuda aborda profundamente el asunto con su nieta, por primera vez públicamente, y arranca con la siguiente frase: “Uf, le encantaba flirtear”.

En un proceso que queda bien registrado en el trabajo, la realizadora poco a poco logra hacer hablar a su familia frente a la cámara. Como cuando interroga a su madre, la senadora Allende, sobre la relación matrimonial de sus padres y la interpela por las razones que tuvo para ir a La Moneda el día del Golpe de Estado, en medio del ataque militar, sabiendo que en casa la esperaban tenía dos hijos pequeños.

Para remover la memoria de su gente, Tambutti se embarcó en la tarea de recopilar en Chile las fotografías familiares perdidas, que en su mayoría se encuentran todavía extraviadas desde que el 11 de septiembre de 1973 los militares lanzaron bombas y saquearon la casa del Presidente de calle Tomás Moro. Tencha nunca superó esa pérdida y alguna vez hizo llamamientos públicos para que las devolviesen. Con las instantáneas que rescató de distintos armarios, Tambutti se instaló, provocadora, frente a sus parientes: “Como mi familia no estaba acostumbrada a hablar, busqué que surgieran emociones relacionadas con los recuerdos que esas imágenes podría evocar”.

“Uf, le encantaba flirtear”, afirma la viuda cuando su nieta le pregunta por su vida como matrimonio

Encontró fotografías desconocidas, como Allende en medio de niños en un cumpleaños infantil, en la playa luciendo un cuerpo todavía esbelto, navegando en una vela en el balneario de Algarrobo. Halló un archivo fílmico de 1943 junto a sus amigos, completamente inédito. Hasta grabó imágenes, mientras una retroexcavadora la derrumbaba, de la casa de la ciudad de Viña del Mar donde el Presidente vivió en la juventud. El Chicho, como lo siguen llamando en la intimidad, nunca le mostró esa vivienda ni a su esposa ni a sus hijas.

Allende, mi abuelo Allende retrata el poder de seducción que el médico socialista ejercía en la esfera pública y privada, describe los sacrificios de su familia y de sus amigos para sacar adelante su proyecto político, las consecuencias de las sucesivas campañas y derrotas para su círculo íntimo, y hasta analiza los gestos físicos que acostumbraba a realizar el Presidente.

En medio del rodaje, sin embargo, hubo algunos hechos que hicieron que Tambutti retrasara su trabajo documental: el fallecimiento de su abuela Tencha a los 94 años y la orden de la Justicia chilena de exhumar los restos del Presidente para determinar por primera vez científicamente las circunstancias de su muerte. El procedimiento realizado en mayo de 2011 no sólo les permitió corroborar que en 1973 la viuda había enterrado el verdadero cuerpo del mandatario y que efectivamente se había quitado la vida en medio del bombardeo en La Moneda, sino que también tenerlo en un espacio de intimidad: la familia se reunió alrededor de sus restos en el Servicio Médico Legal y, por primera vez en casi cuatro décadas, lo acarició.

Tambutti señala que su plan inicial era regresar a México una vez que terminara el documental, al que se ha abocado casi una década. Las circunstancias, sin embargo, torcieron nuevamente el destino de esta familia de izquierda, la más relevante del último siglo en Chile, que ha sido sucesivamente golpeada por la tragedia de la historia y de la muerte. También durante el rodaje, su hermano Gonzalo Meza Allende, hijo de la senadora y nieto mayor del Presidente, se quitó la vida a causa de una depresión. Por cuarta vez, la familia sufrió una pérdida dramática: primero el propio Allende, luego Tati y después Laura Allende, hermana del Presidente, que se quitó la vida en 1981 un gesto político contra la dictadura, aquejada de un cáncer terminal. Con 45 años al momento de su fallecimiento, el hermano de Tambutti aparece entrevistado en varias ocasiones en el filme, dedicado a su memoria y a la de Tencha.

“Somos una familia que ha aprendido a respetar ese tipo de decisiones, que son tan difíciles, sin juzgarlas”, señala la nieta de Allende, que decidió finalmente radicarse en Chile, donde halló las explicaciones de su propia historia.