Sáb19082017

Ultima Actualizacion12:21:14 PM

jasminaJasmina asumirá la defensa de las mujeres abandonadas con niños Jasmina transmite en vivo y le hace un...
san-cristobalChinandeganos permanecen en estado de alerta El Volcán San Cristóbal ha estado expulsando cenizas...
empresa-privadaRemesas Xpress te acerca a los tuyos   Las señoras Sheyka Shakira Miranda López de Bluefields;...
bluefields Gran incendio en este momento en Blufields El incendio resulta incontrolable hasta este instante...
partido-social-cristianoEl FSLN co-gobernará con la oposición Nicaragua necesita una reingeniería política, afirma el...

URGENTE

Estados Unidos ataca a Siria

Bombardeo Trump 

TRUMP ORDENA ATAQUE CONTRA EL RÉGIMEN DE BACHAR EL ASAD

Estados Unidos ataca con misiles al régimen sirio

Donald Trump ordena lanzar 59 misiles de crucero contra un campo aéreo sirio como represalia por el ataque químico. Es la primera intervención directa de Washington contra el régimen de Bachar el Asad

Estados Unidos lanzó la noche del jueves un ataque por sorpresa contra el régimen sirio. 59 misiles Tomahawk alcanzaron la base aérea de Shayrat (Homs) en represalia por el bombardeo con armas químicas que el martes acabó con 86 muertos, 30 de ellos niños. La decisión de abrir fuego contra las tropas de Bachar el Asad, una opción rechazada hasta hace pocos días por el presidente Donald Trump, supone un giro radical en la política de Washington en Siria y abre una posible vía de conflicto con Moscú, principal valedor del régimen. Pero también lanza una advertencia a Irán y Corea del Norte: Estados Unidos, con Trump a la cabeza, está dispuesta a disparar unilateralmente contra quien cruce sus líneas rojas.

Trump ha hecho de la imprevisibilidad un arma. Durante años rechazó cualquier ataque a El Asad. “¡No ganamos nada y solo nos ocurrirán cosas malas!”, llegó a tuitear en 2013 cuando Barack Obama sopesaba una acción militar en Siria tras el ataque químico que sesgó la vida a 1.400 civiles. Fue una posición que mantuvo en campaña. Y esta misma semana, su Administración insistía en evitar el choque con el régimen. “Uno escoge sus batallas; nuestra prioridad ya no radica en sentarnos y expulsar a El Asad”, dijo la embajadora ante la ONU, Nikki Haley.

Estados Unidos ataca con misiles al régimen sirio

Monolítica y reiterada, nada parecía poder cambiar esta estrategia hasta que el pasado martes el horror llamó a las puertas de la Casa Blanca. El bestial ataque lanzado por aviones sirios contra población civil en Jan Sheijun golpeó al propio presidente. Las imágenes de los niños fulminados por el gas tóxico le llevaron, confesó Trump, a cambiar su actitud con El Asad. “Es horrible. Ha cruzado muchas líneas rojas”, proclamó.

Hillary Clinton vuelve a dejarse ver en público cinco meses después de que Donald Trump se impusiera en las presidenciales. Admite que la derrota fue dura de asimilar. Y aunque asegura que personalmente está bien, como americana, reconoce, "hay muchas cosas que me preocupan”. Una de ellas es el conflicto en Siria.

La exsecretaria de Estado con Barack Obama admitió que deberían haber sido más “agresivos” con el régimen de Bachar el Asad. Citó en concreto que se debería haber establecido una zona restringida de vuelos y haber tomado medidas de represalia contra las bases aéreas sirias que usaron armas químicas en el norte del país. “Son la causa de la mayor parte de muertes de civiles”.

“Lo hemos visto durante años y de nuevo hace unos días”, lamentó Clinton, que sigue pensando que la intervención militar es necesaria “para prevenir que sean capaces de usar estas bases aéreas para bombardear a gente inocente y con agentes químicos”. “Esta masacre no puede continuar”, concluyó.

Hillary Clinton hizo estas declaraciones tras conocerse que el Pentágono contempla una respuesta militar, tras el último ataque químico en la provincia de Idlib. Pero cualquier acción en este sentido se ve complicada por la presencia de Rusia, que defiende al régimen sirio. Clinton dice que hay que evitar la confrontación.

Desde aquel momento, la posibilidad de una respuesta militar empezó a ganar puntos. El secretario de Estado, Rex Tillerson, endureció su discurso, y el Pentágono admitió que estudiaba una intervención, pero nadie pensó que el ataque fuese a precipitarse tan vertiginosamente. Washington empleó a fondo este elemento sorpresa.

Trump tenía el jueves una reunión trascendental con el presidente chino en su masión de Mar-a-Lago (Florida). Una hora después de la cena con el mandatario oriental y sin aviso al Congreso dio comienzo el ataque. Eran las 20.40. Desde los destructores USS Porter y el USS Ross, en aguas del Mediterráneo oriental, los misiles Tomahawk salieron rumbo a la base de Shayrat. Los proyectiles impactaron en hangares, almacenes de combustible y armas, sistemas de defensa aéreos y radares. La destrucción fue casi completa. Al menos seis soldados sirios murieron.

El objetivo había sido elegido por ser la pista de donde partieron los aviones que causaron la matanza de Jan Sheijun. El Pentágono aseguró que se “habían adoptado medidas extraordinarias para evitar bajas civiles” y “rebajar al mínimo los riesgos del personal del campo aéreo”. En este afán, Rusia fue alertada antes de la intervención.

Al finalizar la operación, ante un país sobrecogido por la catarata de informaciones, el presidente de Estados Unidos dirigió un mensaje a la nación. Responsabilizó directamente al “dictador” sirio y en un tono emotivo dijo: “Usando gas mortal, Asad segó la vida de indefensos hombres, mujeres y niños. Fue una muerte lenta y brutal. Incluso hubo bebés asesinados cruelmente en este ataque bárbaro. Ningún hijo de Dios debe sufrir tal horror”.

En su alocución, Trump marcó las directrices de su futura política en Siria. Tras cargarse de un manotazo la titubeante línea seguida por Obama, estableció que no consentirá el empleo de armas químicas y afirmó: “Años de intentos para cambiar la conducta de El Asad han fallado de forma drástica. En consecuencia, la crisis de los refugiados se ha ahondado y la región sigue desestabilizada y amenazando a Estados Unidos y sus aliados”. Para concluir, hizo un llamamiento a las “naciones civilizadas” para acabar con el terrorismo y con la "carnicería en Siria".

Esta invocación fue entendida por algunos analistas como un paso previo a una coalición internacional para intervenir en el país. Después de seis años de guerra, 320.000 muertos y 10 millones de desplazados, una acción conjunta representa un anhelo tan compartido como temido. Siria es un polvorín donde cualquier paso en falso puede acarrear consecuencias imprevisibles.

Las implicaciones del operativo se conocerán en los próximos días. En una primera lectura, los misiles marcan un camino de no retorno con el régimen sirio. El Asad ya no es asumido como un mal necesario por la Administración Trump. Ahora ha pasado a ser un dictador y asesino. Y por primera vez en seis años de conflicto, Estados Unidos le ha atacado.

Más compleja es la relación con Moscú. El gran padrino de El Asad en la zona ha negado contra toda evidencia la implicación del régimen en el ataque químico. Y después del ataque los portavoces del Kremlin lo han comparado con la invasión de Irak de 2003 y han señalado que dañará la cooperación bilateral.  Washington, sin embargo, fue muy cautelosa a la hora de tratar la cuestión rusa. Cualquier movimiento en terreno sirio ha de contar con su presencia. Estados Unidos lo sabe y el aviso a Moscú para evitar bajas en sus tropas muestra que la comunicación sigue abierta y es fluida.

En esta línea, el golpe al régimen puede reducirse a una operación quirúrgica destinada a evitar nuevos horrores químicos o puede ser el preludio de mayores hostilidades. El Pentágono se apresuró a señalar que se trataba de un “golpe único”, pero la incógnita está en el aire. Y la respuesta vendrá no sólo de Siria, donde Washington mantiene 900 soldados en misiones antiterroristas, sino también de Estados Unidos.

Trump lleva solo 78 días en el cargo y su valoración es la más baja de un presidente a estas alturas de mandato. Con el operativo, ha hecho una jugada de alto riesgo político. Imprevisible, dura y contradictoria con su doctrina oficial. Pero el resultado parece haber ido a su favor. En un principio, tanto republicanos como demócratas, cuestiones formales aparte, validaron el uso de la fuerza y la consideraron proporcional. Incluso senadores tan críticos como  el republicano John McCain, le ofrecieron su apoyo para futuras operaciones. Y en el exterior, Francia, Reino Unido, Arabia Saudí, Turquía, Polonia e Israel salieron a aplaudir la acción. Este puede ser el primer gran golpe de Trump. Faltan por ver las consecuencias.

 

_____________________________________________________

TOMA DE ALEPO

Jueves, 15 de Diciembre de 2016

Tropas sirias retoman Alepo

Alepo-Siria

 

Agencias

Comienza en Alepo la evacuación de los primeros autobuses con heridos

Una hilera de 20 autobuses verdes con heridos y civiles acaba de dejar el Alepo controlado por el gobierno hacia la ruta Ramusa-Ameriya, en un nuevo intento de evacuación tras el fracaso de esta mañana. Al mismo tiempo, las fuerzas gubernamentales sirias han entrado con excavadoras en los distritos asediados para quitar sacos de arena y despejar el área.

Según las agencias turcas, la evacuación de civiles y milicianos rebeldes se canceló después de horas de negociaciones entre alzados y las tropas del régimen de Damasco. La agencia Anadolu aseguró esta mañana que el convoy había sido atacado por milicias iraníes presentes en la ciudad en un ambiente de gran confusión. Según algunas fuentes en la zona rebelde, la operación no se produciría "hasta que se garantice la seguridad de los evacuados".

Paralelamente, la Media Luna Roja y Cruz Roja confirman que ya está en marcha el convoy de vehículos con 200 heridos críticos hacia zonas controladas por rebeldes en las afueras de Alepo. Se cree que hay unos 4.000 civiles que podrían abandonar los dos distritos sitiados en las próximas horas si las condiciones lo permiten.

Desde la frontera de Cilvegozu, en Turquía, han partido varios camiones de ayuda humanitaria para las zonas más castigadas de la ciudad.

Después de una noche de bombardeos aéreos y artilleros sobre los dos distritos que aún ocupan los rebeldes, se sucede un nuevo intento en Alepo para evacuar a los milicianos y civiles que permanecen en el este de la ciudad después de que las tropas del presidente Bashar Asad dieran por recuperado este enclave estratégico del país.

Tras la jornada del miércoles, en la que la evacuación de casi 50.000 civiles y combatientes rebeldes se vino abajo y se retomaron los bombardeos, ambas partes lograron otro acuerdo este jueves para activar el alto el fuego e iniciar la salida ordenada de los opositores.

La tregua ha entrado en vigor a primera hora de la madrugada siria, hacia las 02.30 hora local (00.30 GMT), según ha confirmado un oficial de las tropas rebeldes y la Cruz Roja a Reuters. La primera consecuencia es que se han retomado los trabajos para evacuar a los rebeldes y ya han partido las primeras ambulancias con civiles a bordo, de acuerdo con la versión de los opositores. De vez en cuando vuelven a escucharse tiroteos en la ciudad.

"Las evacuaciones se harán por el barrio de Ramusa", en la periferia sur de la ciudad, indicó a la agencia Afp Al Faruk Abu Bakr, un responsable del poderoso grupo islamista Ahrar al Sham, a cargo de las negociaciones por parte de los rebeldes. "El primer contingente concierne a los heridos y los civiles", subrayó. Los rebeldes saldrán "después", tras "el primer o el segundo contingente".

Las autoridades rusas también han confirmado el inicio de las labores para la salida de los rebeldes. Las tropas rusas están al frente de los trabajos obedeciendo órdenes del presidente Vladimir Putin, según han publicado medios rusos citando al ministerio de Defensa moscovita.

Las mismas fuentes han trasladado que la seguridad de los evacuados está garantizada y que todos serán dirigidos a Idlib, una de las últimas grandes urbes sirias controladas por las fuerzas opositoras. Rusia ha dispuesto 20 autobuses y 10 ambulancias para los traslados hasta el corredor humanitario y ha asegurado que está monitorizando estos primeros movimientos mediante el empleo de drones.

La cuenta de Twitter de los conocidos como Cascos Blancos, rescatadores del Alepo rebelde, asegura que varias ambulancias han recibido disparos de soldados del régimen durante la evacuación. Las agencias turcas hablan de un civil muerto y cuatro heridos en ese tiroteo contra los vehículos de evacuación.

A pesar de haberse previsto que el traslado de los asediados se realizara el miércoles, nuevos choques armados y acusaciones mutuas de falta de compromiso con el pacto imposibilitaron la tarea. El presidente sirio, Bashar Asad, advirtió a los alzados en una entrevista que su intención es ejecutar operaciones armadas hasta que se rindan. La advertencia era clara: rendición o muerte.

Sin embargo, en una nueva vuelta de tuerca en la ofensiva, el Gobierno sirio y las fuerzas de oposición han alcanzado un nuevo pacto de alto el fuego que ha convertido en papel mojado el ultimátum de Asad.

"No habrá un alto al fuego", había enfatizado Asad, que subrayó que las acciones militares cesarán solo cuando haya "acuerdos claros" y "donde los terroristas declaren su intención de rendirse o marcharse". El mensaje transmitido sigue la lógica empleada en otros asedios pasados como el de Moadamiya, al norte de Damasco, o en el casco viejo de la ciudad de Homs, donde se acusó de bombardear y privar de ayuda a los asediados para doblegar a los combatientes. Ambos se resolvieron con evacuaciones.

Hablando a la cadena Rossiya 24, el dirigente sirio arrojó otro titular llamativo al considerar al presidente electo de EEUU, Donald Trump, un "aliado natural" si "empieza a actuar de verdad contra el terrorismo". Asad llama "terroristas" a todos los grupos armados que combaten en su contra. De ellos, remachó, no puede fiarse, y por eso ayer consideró necesario seguir atacando Alepo este pese a que los alzados se habían comprometido con la tregua para su evacuación, que falló estrepitosamente.

"Afortunadamente hubo un alto al fuego y podremos salir de aquí, aunque desafortunadamente estamos siendo expulsados de nuestras casas", había suspirado ayer a primera hora Abu Leila, un maestro alepino, en un nuevo mensaje a este periódico. "Tras tantos meses pasando hambre no sé cómo podré lidiar con el festín que me daré fuera", había tuiteado pronto, ilusionado, el activista Zouhir Shimale desde el uno por ciento de urbe que les quedaba a los alzados.

Pero a media mañana las bombas destruyeron la esperanza de ambos y de decenas de miles más, que esperaban en las calles de los barrios de Saladino y Saif al Daula la llegada de los autobuses urbanos verdes que debían sacarlos de allí. Los buses no llegaron, y sí lo hicieron más proyectiles y bombardeos aéreos, que los combatientes alzados respondieron con su arsenal. Testimonios denunciaron ataques aéreos con munición de racimo; una brigada opositora lanzó dos coches bomba.

El enfrentamiento llevó a ambas partes a acusar al otro de romper el alto al fuego forjado por rusos y turcos. Pero es que, además, fuerzas opositoras denunciaron que ciertas milicias leales al Gobierno sirio bloquearon el paso al convoy de evacuación. El delegado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Hussein aseguró que "el acuerdo estaba ahí, los buses estaban en su sitio, el primer convoy había justo salido cuando, según se ha relatado, fue bloqueado por una milicia pro gobierno. Es inexcusable".

Quienes seguían confinados en Alepo responsabilizaron de su suerte al presidente sirio, Bashar Asad, y a Irán, que patrocina un cúmulo de milicias chiítas iraquíes y afganas. Dado que quien pactó era Rusia, otro respaldo de Damasco, este episodio muestra la atomización de las fuerzas pro Asad. Varios analistas destacan que, como ocurre en el frente opositor, la existencia de múltiples brigadas oficialistas, cada una con un patrocinador con intereses propios, genera contradicciones estratégicas.

"Para permitir que los convoyes circulen has de convencer al grupo que controla cada uno de los puestos de control que los buses deben cruzar", ejemplifica Sarah Karkour, delegada de la opositora Coalición Nacional Siria. La organización trabajó ayer a destajo para preparar la acogida de quienes, se espera, huyan del este alepino. Según explicó Karkour a EL MUNDO, y confirmó Ankara, el Gobierno turco se ha dispuesto a acoger a entre 60.000 y 70.000 refugiados sirios procedentes de Alepo.

En medio de una nueva sangría, que se cebó especialmente con los civiles atrapados en el Alepo oriental, los esfuerzos diplomáticos se intensificaron. Los ministros de Exteriores de Siria e Irán se llamaron por teléfono, informó la agencia semioficial iraní Fars. El sirio reiteró su intención de permitir paso seguro para los civiles y ayudar a los afectados en todos los distritos alepinos. Su contraparte incidió en la necesidad de que los vecinos puedan dejar la ciudad con protección rumbo a un lugar seguro.

 

_____________________________________________________________

RUSIA ATACA

Miércoles, 17 de Agosto de 2016

Rusia ataca a Siria

Bombarderos 

Reporta: Pedro David González

Rusia ha reforzado su presencia militar en Oriente Próximo al utilizar el territorio de Irán para el despegue de sus bombarderos en misión contra posiciones del Estado Islámico y del Frente Al Nusra en Siria. El ministerio de Defensa ruso ha confirmado que sus aeronaves utilizaron el aeródromo de Hamedan, al este de Irán, para efectuar una operación militar en Siria. Según el canal estatal de televisión Rusia-24, es la primera operación de este tipo. Rusia ahonda su implicación en una guerra en la que entró hace casi un año en apoyo de Bachar el Asad.

Bombarderos estratégicos Tupolev-22M3 y bombarderos Sukhoi-34 despegaron de Hamedan y “atacaron objetivos terroristas en Siria", es decir posiciones del Estado Islámico y del Frente Al Nusra, mediante una autorización dada previamente por Teherán en una fecha no especificada. Los aviones actuaron en las provincias de Alepo, Deir Ez Zor e Idlib y a resultas del ataque fueron destruidos cinco importantes arsenales, campos de entrenamiento en cuatro poblaciones, incluida Alepo (escenario de una batalla feroz), tres puestos de mando y una gran cantidad de guerrilleros, aseguró el martes el Ministerio de Defensa ruso. Según estas fuentes, toda la infraestructura destruida era utilizada por los guerrilleros en sus combates en Alepo. Los bombarderos, señaló Defensa, iban escoltados por cazas con base en el aeródromo sirio de Jmeimim, que regresaron todos ellos a su base tras “haber cumplido con éxito su misión de combate”.

La pista del aeródromo de Jmeimim, apta para los cazas, es demasiado pequeña para los bombarderos estratégicos y la ruta desde Irán permite un gran ahorro en combustible, señaló el experto militar Konstantin Sokolov en el canal Rusia-24. Además, la ruta desde Irán, que implica sobrevolar también Irak, tiene la ventaja de ahorrar tiempo. Fuentes militares rusas habían manifestado que el Ministerio de Defensa ruso solicitó permiso a Irak para sobrevolar su territorio, pero el primer ministro iraquí, Haider al Abadi anunció, según la agencia TASS, que los bombarderos rusos pueden cruzar el espacio aéreo iraquí si se cumplen determinadas condiciones. El dirigente iraquí no dijo cuáles eran esas condiciones y negó que su país hubiera recibido una petición oficial de sobrevuelo.

Antes de que se produjera la confirmación de Rusia, el portal árabe Al-Masdar news había informado del uso del aeropuerto iraní por los bombarderos rusos, que habitualmente actúan en Siria a partir de aeródromos militares en el norte del Cáucaso. Irán, al igual que Rusia, apoya al presidente sirio Bachar el Asad contra la oposición yihadista. Para mejorar la eficacia de su actuación contra el Estado Islámico en Siria, los tres países, junto con Irak, formaron el pasado otoño un centro de coordinación informativa en Bagdad. Hasta ahora, los esfuerzos rusos por coordinar sus actividades con EEUU, en el marco de la coalición liderada por este país, han dado un resultado limitado en parte debido a los problemas para deslindar a los "terroristas" de otros grupos de oposición.

Maniobras desde el Caspio

La semana pasada Moscú había pedido a Irán e Irak que permitieran el uso de su espacio aéreo para el paso de un misil de crucero ruso "Kalibr", según informó la agencia Interfax citando fuentes del ministerio de Defensa ruso. Rusia planea lanzar tal misil desde buques que actualmente efectúan unas maniobras navales en el mar Caspio y en el Mediterráneo. En las maniobras del Caspio participan dos docenas de buques rusos, ente ellos varios con misiles a bordo.

La operación militar rusa en Siria comenzó el 30 de septiembre de 2015. En el otoño, Rusia utilizó sus buques en el Caspio para lanzar misiles Kalibr contra objetivos en Siria y el 7 de octubre de 2015, el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, informó al presidente Vladímir Putin que se habían lanzado 26 misiles "Kalibr" sobre 11 objetivos y que los lanzamientos habían confirmado la eficacia de estas armas a una distancia de casi 1500 kilómetros de sus objetivos. Según la agencia azerbaijana Turán, el lanzamiento de misiles rusos desde el Caspio habría tenido lugar desde el sector iraní de ese mar.

Shoigú ha estado esta semana en Bakú, donde se ha entrevitado con su colega Zakir Gasánov. Rusia quiere corregir e intensificar el programa de colaboración militar con Azerbaiyán y debatir separadamente sobre la colaboración en el Caspio. "Esperamos un impulso positivo suplementario de la intensificación del diálogo para crear un sistema de seguridad y medidas de confianza en el Caspio y también de la sesión (...) de cooperación militar y técnica prevista para otoño de este año en Moscú", según dijo el viceministro de Defensa, Anatoli Antónov, en Bakú.

El pasado 8 de agosto, en Bakú, el presidente Putin se entrevistó con su homólogo iraní, Hassan Ruhaní. "Nunca olvidaremos el papel positivo que Rusia desempeñó en el logro del acuerdo nuclear y nunca olvidaremos el papel de usted en la ejecución de ese acuerdo", dijo Ruhaní a Putin. Desde el diario Kommersant, Alexéi Arbátov, académico y respetado especialista en temas militares, afirmaba el martes que los arsenales nucleares amenazan con aumentar en caso de desintegración del sistema de control sobre el arma nuclear y advertía que "incluso en Irán la cuestión no está resuelta, sino pospuesta a 10 o 15 años solamente, pero Teherán ya ha dicho que después de este plazo renovará su programa nuclear". Los problemas del terrorismo, el Estado islámico, la guerra en Siria e Irak, los refugiados , "no tendrán quien los resuelva" si no se consigue evitar la "guerra nuclear", pero los círculos políticos no quieren ni pensar ni hablar del tema, mientras "se desintegra todo el sistema de control de las armas nucleares (…) que se construyó durante el anterior medio siglo" con gran esfuerzo.

Una advertencia a Arabia Saudí

Ángeles Espinosa, Dubái

Irán ha confirmado este martes que aviones de combate rusos han utilizado su territorio para bombardear objetivos antigubernamentales dentro de Siria.

“La cooperación bilateral en la lucha contra el terrorismo en Siria es de carácter estratégico, compartimos nuestro potencial e instalaciones “, ha admitido el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Ali Shamkhani, en una entrevista con la agencia de noticias estatal IRNA.

Shamkhani, que fue ministro de Defensa durante los gobiernos de Jatamí, ha calificado esa cooperación de “advertencia a los países que patrocinan el terrorismo”, en aparente referencia a Arabia Saudí, a quien Teherán acusa de respaldar al Estado Islámico y otros grupos yihadistas que luchan contra el régimen de Bachar el Asad.

Sus palabras se difundían poco después de que el Ministerio de Defensa ruso anunciara que había desplegado Tupolev-22 en una base cercana a Hamedán, a unos 300 kilómetros al suroreste de Teherán. Los medios iraníes han identificado el lugar como la base aérea de Shahrokhi. Es la primera vez desde la revolución de 1979 que Irán autoriza a un país extranjero a utilizar su territorio para operaciones militares.

 

_______________________________________________________

SIRIA

Martes, 31 de Mayo de 2016

Rusos bombardean hospital

Víctimas: mujeres y niños

Bombardeo Hospital Siria 

Agencias

•    Más de 20 muertos en un bombardeo de aviones rusos cerca de un hospital en el norte de Siria
•    Moscú se lava las manos y recuerda que el ejército sirio utiliza naves y armas de fabricación rusa

Al menos 23 personas, entre ellas cinco menores y dos mujeres, fallecieron en Idlib, en el norte de Siria, en un bombardeo llevado a cabo por aviones militares rusos, informó este martes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. El ataque aéreo tuvo lugar este lunes y el número de víctimas alcanzó las 23 víctimas debido a que varias personas quedaron atrapadas bajo los escombros de los edificios bombardeados.

“Al menos 10 ataques aéreos rusos atacaron el área del hospital nacional en Idlib” y otras áreas de la ciudad, que está en manos de una coalición de facciones islamistas, en su mayoría de línea dura, incluyendo combatientes de Al Qaeda. Rusia sin embargo negó haber llevado a cabo ataques recientes en el área y criticó informaciones de medios al respecto. Además, hace cinco días Moscú anunció la suspensión de sus ataques contra milicianos sirios.

El Ejército sirio dispone de aviones de guerra y armas de fabricación rusa. “Aconsejamos a todos adoptar una actitud más crítica con cualquier historia de horror que venga del tándem británico del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (basado en Londres) y la agencia de noticias Reuters”, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general Igor Konashekov, en comentarios a la agencia de noticias TASS.

El Ministerio de Defensa había anunciado previamente que por el momento se abstendría de llevar a cabo ataques aéreos para dar una oportunidad a los grupos que firmaron un cese de hostilidades de cortar sus vínculos con el Frente al Nusra, la poderosa filial siria de Al Qaeda.

Los rebeldes han acusado a Rusia en reiteradas ocasiones de atacar a grupos más moderados, mientras Estados Unidos ha alertado de que las alianzas en el campo de batalla entre Al Nusra y otros grupos rebeldes han complicado la implementación de la tregua, especialmente en los alrededores de la ciudad norteña de Alepo.

Diez ataques en Idlib golpearon áreas en torno al Hospital Nacional y otras partes del centro de la ciudad, incluido el parque Al Yalá y los barrios de Al Mutanabbi, Al Baitará y Al Kastina, según Rami Abdul Rahman, líder del Observatorio.

Un voluntario del grupo de defensa civil Cascos Blancos confirmó que los ataques fueron llevados a cabo por la aviación rusa. Los equipos de rescate están buscando supervivientes bajo los escombros, dijo a dpa un voluntario identificado como Majed. Además de las víctimas, el bombardeo causó graves daños materiales en la zona, según el Observatorio.

Por su parte, Turquía, en tensión constante con Rusia desde que bombardeó uno de sus cazas hace unos meses, denunció que un bombardeo ruso contra un hospital de Idlib causó la muerte de 60 civiles y heridas a unos 200. "Según las primeras informaciones, un bombardeo del hospital público de Idlib, la mezquita de Abrar y otros objetivos civiles, efectuado por aviones de la Federación Rusa, ha causado la muerte de 60 civiles. Se estima que el número de heridos se acerca a 200", según un comunicado del ministerio de Exteriores turco.

Idlib se encuentra a unos 25 kilómetros de la frontera turca y está bajo control de varios grupos rebeldes islamistas, entre ellos el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

Al menos 6.340 personas han muerto en los últimos ocho meses por los bombardeos de la aviación de Rusia en Siria, según el último recuento del Observatorio.