Jue22022018

Ultima Actualizacion04:21:17 AM

juan-lanzasPrimera empresaria en romper el silencio Pinita Gurdián Mántica se pronuncia ante las barbaries...
bellezas-naturales-de-nicaraguaConociendo la otra Nicaragua Por: Freddy Rostrán A.  En la finca ecoturística Kilimanjaro,...
terror-en-estados-unidosMasacres escolares, la pesadilla americana Dolor e impotencia en vigilia por las víctimas de...
fdlFDL NÚMERO UNO EN MICROCRÉDITO EN LA REGIÓN CENTROAMERICANA Y EL CARIBE Bajo el lema “Promoviendo...
amoresCarl y Elena, un amor que traspasó la muerte El caso de un hombre que tuvo relaciones sexuales con el...

NICAS EN COSTA RICA

Nica bebió la sangre de una niña

PEÓN

Portada del Diario La Nación de Costa Rica

El Diario La Nación de San José, Costa Rica relata que en la lectura de la acusación, la fiscala Karen Mora Umaña hizo una detallada descripción de los hechos, en los cuales involucró a Díaz Aragón.

Entre otros aspectos relevantes, la funcionaria detalló que "una vez que el acusado le dio muerte a la niña, como una especie de ritual, procedió a tomar sangre de la menor, lo que hizo en frente de su compañera (sentimental) y de las otras víctimas".

Sin embargo, no fue la primera vez que Díaz realizó tal acción, pues la misma fiscala relató que en octubre del 2003, en Chinandega; Nicaragua, después de presuntamente matar a su madrastra y a una nieta de ella de 8 años, “Jairo Díaz tomó parte de la sangre, tanto de su madre, como de la niña, como si realizara un ritual”, agregó la fiscala.

Jairo Díaz, quien permanece en máxima seguridad de La Reforma, estuvo esposado con las manos hacia adelante en la sala de juicio, pues se le califica como un sujeto muy peligroso.

Además, de masacrar a la familia de Dota, a este hombre que le investiga por esos dos crímenes en Nicaragua, que no fueron juzgados porque huyó hacia Costa Rica.

Aquí, en el 2010, también le atribuyeron el abuso sexual de dos menores en Cajón de Pérez Zeledón. Familiares de las víctimas quitaron la denuncia hace unos años, pero luego de la captura de Díaz (por los crímenes en Dota), la volvieron a interponer.

Luego de que fuera aprehendido, también se le vinculó con el homicidio de una niña de 10 años, cuyo cuerpo apareció el 16 de julio del 2011 en un cañal, también en Cajón. La menor presentaba heridas con arma blanca.

Además, fue señalado como el autor material del homicidio del nicaragüense Edwin Cascante Navarro, de 45 años, asesinado con arma blanca el 16 de febrero del 2014, en un bar en Santa María de Dota.

Por último, se le investiga por la muerte de Benny de los Ángeles Muñoz Picado, cuyos restos óseos fueron localizados en el 2013, en un sector montañoso de la Trinidad de Santa María de Dota.

Todos estos expedientes están abiertos y en investigación.

El asesinato de la familia fue perpetrado el 29 de mayo del 2015, en un rancho en el que habitaban las víctimas en una finca cafetalera en Copey de Dota, San José.

Ese mismo día fue localizado el cuerpo de la niña. Ella estaba amarrada de pies y manos y acostada en la cama. Tenía una profunda herida con arma blanca desde la garganta a la vagina, lo que dejó expuestas las vísceras.

Fue hasta el día siguiente, sábado 30 de mayo, que aparecieron los otros cuerpos: el niño, a unos 150 metros de la casa, y los padres cerca de un río, a 50 metros del rancho. Todas las víctimas presentaban heridas con machete.

Según la acusación fiscal, el día de los hechos Jairo Díaz le dijo a su compañera sentimental, una mujer de apellidos Muñoz Picado, de 43 años, que tenía que ir a la casa de Ramón Suárez, porque supuestamente "tenía que darle muerte a él y a su familia y si ella decía algo, la mataría también".

Esa mujer, al parecer, presenció los homicidios y se convirtió en la principal informante de la policía para esclarecer el hecho.

Juanita Ponce Paniagua, jefa de la oficina del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Tarrazú, que se encargó de las pesquisas, dijo durante el juicio que esa mujer la localizaron el 4 de junio del 2015, el mismo día en que detuvieron a Jairo Díaz.

"Lo primero que nos dijo fue que estaba dispuesta a ayudar, que (Jairo) era una persona violenta, que la agredía", recordó la oficial.

Asimismo, dijo que, posteriormente, la testigo rindió testimonio en la Fiscalía.

Cuando "declaró se puso a llorar, que ella sabía de varios crímenes, que había sido testigo y que se le diera protección. Se le salían las lágrimas. Fue muy impactante verla a ella", agregó Ponce.

Cuando compareció este miércoles ante el Tribunal de Juicio de Cartago, Jairo Díaz declaró haber nacido en Masaya, Nicaragua, en una fecha que no recuerda. Acto seguido, le preguntó a los jueces que cuál nombre querían que él dijera: si el ficticio o el verdadero.

Aseguró que el nombre suyo es Delvis Sevilla Bonilla y que el ficticio es Jairo Díaz Aragón. Empero, para las autoridades judiciales el verdadero es el segundo.

Este hombre, quien dijo que no iba a referirse a los hechos por recomendación de su defensora, Viviana Navarro, manifestó que sabe escribir y leer, y que fue a una escuela en la cual "no tenían nada de eso de primero, segundo, tercero", por lo que no podía decir si terminó la educación primaria.

Agregó que debido a un accidente permaneció en un centro hospitalario en coma durante muchos días y a eso atribuyó una cicatriz que tiene en la cabeza.

En este juicio esta prevista la comparencia de nueve testigos.

Los jueces que dirigen el debate lo integran Edwin Reyes, Alexánder Salazar y Xinia Duarte.

***************************************************************************************

2012-07-01 07:48:52

Parque de vigorón y sexo

 

LA MERCED SAN JOSE

La Nación de Costa Rica

Este lugar, ubicado en plena capital, se convierte los fines de semana en un verdadero mercado nica, donde los pinoleros, aparte de disfrutar de sus comidas, encuentran desde la pomada canaria nica hasta sexo a “muy buen precio”.

Lo más característico, sin duda, son los gritos de las vendedoras de vigorón, negocio que sostiene a 12 familias. Una de ellas es María García, madre de cuatro hijos y 17 años de vivir aquí.

“En la semana, a veces gano entre ¢50.000 o ¢80.000 con la venta del vigorón. Los más buenos son los fines de semana porque vienen muchos paisanos”, dijo García.

Ella comparte el espacio del parque con vendedoras de cosa de horno, nacatamal, ropa, zapatos y medicamentos. Además, hay dos comerciantes de medicamentos originarios de Nicaragua.

 Es el caso de Yunnieth Aguirre, una joven de 15 años.

“Vendo desodorantes nicaraguenses, cremas, talcos, pomadas para hongos, espinillas y barros. Un sábado o domingo hago cerca de ¢40.000 ”, comentó.

Con las ganancias de estos negocios también se benefician los familiares que se quedaron en el vecino país del norte.

Es así como al menos cinco empresas dedicadas al envío de dinero facilitan este trámite en los alrededores de La Merced. Estas compañías cobran entre $3 y $7 de comisión por cada transferencia.

De acuerdo con el estudio Remesas Sur-Sur: Importancia del Corredor Costa Rica-Nicaragua, publicado en febrero del 2010 por la Academia de Centroamérica, un 40% de los hogares nicaraguenses reciben remesas y uno de cada tres receptores capta el dinero desde suelo costarricense.

Ivannia Pérez es una cliente frecuente de los centros remeseros. Ella tiene tres años de vivir aquí.

“Vine a trabajar para ayudar a mi familia. Envío quincenalmente entre $90 y $100”, expresó Pérez.

Negocios. Las tertulias entre los “paisanos” se desarrollan entre sermones de pastores evangélicos, música cristiana, los gritos de los vendedores de tarjetas telefónicas de Movistar y Claro; y las ventas de diarios nicaraguenses como Voz Ciudadana y El Nuevo Diario.

Con sus ropas de domingo, refrescos y meriendas, las familias hacen picnic cada fin de semana.

“Esto más se parece al parque de León en Nicaragua, de donde yo soy” , señaló María Teresa Barrera, quien vende lotería.

El parque, además, funciona como un punto de encuentro para buscar peones de construcción y empleadas domésticas.

“A veces vienen personas a contratar trabajadores. Es muy arriesgado porque hay patrones que no le pagan a uno y lo pasan amenazando con llamar a Migración”, dijo Jairo Parrales, quien tiene 20 años de vivir en el país.


A pesar de las dificultades, Parrales se siente “muy feliz de vivir en esta tierra”.

Placer. Sin embargo, la gama de trabajos que se contratan en La Merced es aún más amplia, pues la Fuerza Pública tiene contabilizadas a 12 mujeres que llegan a ofrecer servicios sexuales al lugar.

Según Olman Gómez, subjefe de la Delegación del distrito Hospital, esa cifra puede llegar incluso a 30 los fines de semana.

“Venden sus servicios por entre ¢ 3.000 y ¢4.000. La Merced es el gancho en donde las mujeres hacen el contacto con sus clientes y los llevan a las cuarterías que se encuentran aledañas al parque”, precisó el oficial.

En los alrededores hay identificados al menos 15 establecimientos para esos menesteres.

Para Carlos Sandoval, experto en estudios culturales por la Universidad de Birmingham, Inglaterra, hay un múltiple intercambio de información entre los nicaraguenses que usan el parque como un punto de encuentro y de distracción.

“Lo que vemos en el parque La Merced es una tendencia mucho más amplia, que es la dificultad de la población nicaraguense de encontrar empleos en la economía formal”, explicó Sandoval.