Sáb20012018

Ultima Actualizacion12:27:05 AM

fdlFDL DESTINA US$ 5 MILLONES PARA CRÉDITOS ESCOLARES Para la presente temporada escolar 2018, Financiera...
movimiento-mundial“Dario nos legó la pauta moral y ética de la dignidad ciudadana” Palabras del Prof....
leon-nicaraguaHomenaje a la Ciudad Amada de Rubén Darío Mañana 18 de enero se cumple el 151 aniversario del...
el-papaEl Papa Francisco pide perdón por “daño irreparable” a víctimas de abusos de...
venezuela-americalatinaMaduro asesina a rebeldes que se iban a entregar ÚLTIMA HORA: EL POLICÍA REBELDE FUE ASESINADO CUANDO...

NO AGUANTAN A LOS LADRONES EN LA COMARCA OJO DE AGUA EN CHINANDEGA

¡NO HAY SEGURIDAD PÚBLICA!

 arrzales_chinandega.jpg

Vecinos de la comarca Ojo de Agua, cerca del Liceo Agrícola de Chinandega, denunciaron a Diario Nica que no aguantan a los ladrones de los alrededores.  En la Comarca, ellos se dedican a la siembra de arroz, frutales, plátanos y hortalizas.  Los finqueros proveen empleo a personas del mismo lugar.
 
Los ladrones se han dedicado a robar todo lo que encuentran, se han robado caballos los que, según se nos informó, los destazan y los venden como carne de res en los mercados de Chinandega, El Realejo y Corinto, aunque también mencionaron que los venden cerca de la báscula de PasoCaballos, donde a su vez se los venden a carretoneros de Corinto y Chinandega.  Los perjudicados no hallan qué hacer, han puesto denuncias en la Policia Nacional, pero no se prersigue a los delicncuentes, no se recupera lo robado ni se patrulla el sector.  Uno de los productores entrevistados expresó que le robaron en un mes mil cabezas de plátano y que ni avisó a la Policia porque sabe que no van a hacer nada.  Ante esta situación han reforzado la vigilancia en las fincas, pero sienten temor de que alguna desgracia ocurra porque los delincuentes andan armados con machetes, puñales y morteros, armas hechizas.

Nuestro reportero constató que el sector está superpoblado, ya que hace unos dos años, personas provenientes de otros lugares se tomaron terrenos del camino pertenecientes al antiguo ferrocarril, con la complacencia de los alcaldes de Chinandega y El Realejo.  Las personas viven en condición de miseria y asentadas sobre los cauces naturales por donde corre el agua de lluvia, por cierto abundante en estos días.  En ese asentamiento espontáneo, una especie de reforma urbana o rural, los niños corren peligro, no sólo de ser arrastrados por las lluvias, sino de contraer enfermedades porque además la vieja línea férrea la han convertido en un botadero de basura.  Los vehículos tienen dificultad de transitar, ya que al camino se lo ha venido tragando la basura.