Vie24112017

Ultima Actualizacion02:18:32 PM

en-europaALTO MILITAR CONDENADO A CADENA PERPETUA  El País de España •    Alto militar es...
empresa-privadaEl Banpro presentó a Rock Pack   Los vocalistas de cuatro reconocidas bandas de rock...
educacion-en-nicaraguaLa mitad de los jóvenes de Nicaragua no va a clase ¿Qué espera a un país donde la mitad de sus jóvenes...
chileChile gira a la izquierda...?   •    Candidato conservador Sebastián Piñera gana...
noticias-diarionicaPolicia crea tensión en San Pedro de Lóvago Día de tensión en San Pedro de Lóvago por marcha y...

CAPITÁN SAMPSON

Circula libro “La Gran  Traición”


LIBROEstá circulando en el país, de mano en mano el libro “La Gran Traición” del Capitán GN Ronald Sampson, en el que su autor cuenta desde el día en que ingresó a la Academia Militar hasta el momento en que tuvo que montarse al raid en un avión del Gobierno de Guatemala, horas antes en que los insurgentes sandinistas entraran triunfantes a Managua

En el libro “La Gran Traición” hay relatos sobre episodios como los crímenes como el de los hermanos David y René Tejada Peralta, el asesinato de Pedro Joaquín Chamorro, el caso del Comandante de León que jugaba billar en calzoncillos mientras el Comando era atacado a tiros desde el edificio del Seguro Social, la orden que recibió La Móvil de la EEBBI para alejarse del Palacio Nacional  cuando fue asaltado por Edén Pastora en 1978, el regreso a Managua de los oficiales que estudiaban en la Zona del Canal en el mismo avión en que habían llegado a Panamá victoriosos los jefes sandinistas liberados de la prisión tras el asalto al, y el momento en que Anastasio Somoza Portocarrero le dijo “Esto se acabó”.

Sampson estaba consciente de que los GN eran “Los Guardianes de la Dinastía”


Por: Freddy Rostrán A.
PRIMERA ENTREGA

Está circulando en Managua de mano en mano, porque no lo está vendiendo ninguna librería, la obra “La Gran Traición” en la que el Capitán GN, Ronald Sampson relata cómo vivieron, desde adentro de la Guardia Nacional, el derrumbe del gobierno de casi medio siglo de Los Somoza y el ascenso al poder del Frente Sandinista.

 


LOS QUE RODEABAN A SOMOZA

 

Sampson dice:

“Los personajes que rodeaban a Somoza sabían muy bien que en la historia de los dictadores en el mundo, la adulación, el quedar bien con el jefe, es de suma importancia para mantener sus cargos, conseguir prebendas y brillar en la corte. Los vasallos sabíamos que Anastasio Somoza Debayle le encantaba ver las cosas con el color del cristal que él quería verlas. Por el lado de nuestra institución armada, la llamada Guardia Nacional de Nicaragua, solo fuimos el brazo ejecutor y los verdugos del pueblo. Para la gente éramos los esbirros, los genocidas. Los guardianes de la dinastía. Todas las cosas positivas que la Guardia Nacional hacía por y para el país, programas de acción cívica, abrir pozos, construcción de carreteras, programas médicos, inseminación artificial para mejorar el ganado, protección contra el abigeato, etc, etc, se borraba con la propaganda negativa en contra nuestra.

“La Guardia Nacional no tenía quien la defendiera ni diera la cara por ella. Anastasio Somoza Debayle y sus comandantes no miraban al pueblo como los ciudadanos que necesitábamos para continuar en el poder.

“Subestimaron al pueblo que creía que tenía que servirnos, y teníamos que explotarlo y mantenerlo sojuzgado, con la ley del garrote. Al final el pueblo se cansó y dijo “BASTA YA”, que venga otro que nos cante cantos de sirena o como dijeron muchos en otros tiempos “MEJOR QUE SOMOZA CUALQUIER COSA”.

“En lo que he leído, he creído entender que en las negociaciones que dice Somoza tenía con la oposición, nosotros los Guardias Nacionales no éramos un elemento crucial en las decisiones. Anastasio Somoza Debayle solamente hace mención de su Estado Mayor, manada de ciegos, sordos, mudos, ignorantes, besa-suelas, pero con mucho dinero. El resto de los 8,000 o 10,000 soldados que estábamos en las nóminas de pago, solo teníamos lugar en los gulags sandinistas, cementerios, casas de torturas y desfiguración, en los falsos tribunales de justicia, que condenaron a veinte, treinta años de cárcel y a la muerte, a miles de hombres inocentes, víctimas del patíbulo revolucionario del odio y la venganza, la sed de muerte y sangre, y el destino final de las fosas clandestinas.

“Anastasio Somoza Debayle y Anastasio Somoza Portocarrero nunca le informaron a la Guardia Nacional del estado de las famosas negociaciones. Anastasio Somoza Portocarrero declaró que desde octubre de 1978 estaban negociando la salida del poder. ¿LA SOLDADESCA SABÍA DE ESTO? Por supuesto que NO. Indudablemente solo los mandos superiores y los políticos del círculo más íntimo. Lo demás es historia, y los seguidores de Anastasio Somoza Debayle pagaron con sus vidas, cárcel, persecución, destrucción, muerte y exilio. ¡Sálvese quien pueda!

ESPEREN LA SEGUNDA ENTREGA