Dom10122017

Ultima Actualizacion12:10:39 PM

trumpNovelas de hace más de 100 años anticipan el final de Donald Trump La primera novela relata las...
jasminaJasmina teme ser asesinada La joven campesina de Nueva Guinea, Jasmina Moreno, que procreó un hijo con...
diplomados-de-periodismoSeñor, por qué tardas...? Qué esperas para tender tu mano de luz sobre las...
empresa-privadaBanpro continúa premiando a sus clientes   El Lic. Juan Carlos Gurdian, gerente de negocios de...
vida-y-obra-de-ruben-darioThe New York Times sigue los pasos de Rubén Darío Tim Neville, escritor de The York Times, ha relizado...

VIERNES SANTO

El Viernes Santo de la barbarie y el gran poder informativo de las redes sociales

MILTON PRESO DESTRUCCIÓNEn la fotografía de la izquierda vemos al empresario Milton Arcia cuando era arrestado y arrastrado por un grupo de policías.  A la izquierda observamos la destrucción del hotel que el empresario edificaba en Moyogalpa por máquinas y personal del gobierno.

Por: Freddy Rostrán A.

Transcurría el Viernes Santos (3 de abril del 2015). El país gozaba del feriado, unos en las playas, otros en las iglesias o simplemente en sus casas descansando. Había un gran silencio informativo a nivel nacional. Los periódicos no circularon ese día, los noticiarios de televisión y radio estaban ausentes, y las estaciones solo interrumpías sus transmisiones musicales o programas especiales para dar noticias de ahogados o accidentes de tránsito, y fue entonces cuando llegaron a Moyogalpa, transportadas en barco, las máquinas de destrucción de la Empresa Nacional de Puertos, con una misión bien definida: demoler el hotel que estaba construyendo el empresario liberal Milton Arcia.

 

Las fuerzas del gobierno derribaron el hotel en construcción y al empresario lo arrestaron y lo arrastraron por las calles de Moyogalpa, y la noticia destinada a quedarse en la oscuridad por el gran silencio informativo del feriado de Semana Santa, comenzó a trepidar en las redes sociales, viralizándose de inmediato.

 

Sin periódicos, sin radio y sin televisión

Sin periódicos, sin radio y sin televisión, la noticia llegó en cuestión de minutos hasta los últimos rincones de Nicaragua, y se generó un estado de opinión de condena al gobierno por lo que estaba haciendo. En realidad la noticia no solo llegó hasta el último rincón de Nicaragua, sino que le dio la vuelta al mundo.

Seguro que había nacido un nuevo poder informativo.