Lun11122017

Ultima Actualizacion09:53:00 PM

perspectivas-universitariasEl Rector Alegría exhorta a graduados a ser los mejores El Rector Alegría exhorta a graduados a ser los...
trumpNovelas de hace más de 100 años anticipan el final de Donald Trump La primera novela relata las...
jasminaJasmina teme ser asesinada La joven campesina de Nueva Guinea, Jasmina Moreno, que procreó un hijo con...
diplomados-de-periodismoSeñor, por qué tardas...? Qué esperas para tender tu mano de luz sobre las...
empresa-privadaBanpro continúa premiando a sus clientes   El Lic. Juan Carlos Gurdian, gerente de negocios de...

PUTIN Y ORTEGA

Putin y Ortega fortalecen alianza

Putin fortalece alianza con su par nicaragüense Daniel Ortega

Putin-Ortega-Nic 

 

Diario Las Amércias

La instalación de un centro de capacitación para policías nicaragüenses, auspiciado por los rusos, dispara las alarmas de los críticos del Gobierno de Daniel Ortega

El Centro de Capacitación Profesional de la Policía fue inaugurado en Managua, bajo el auspicio del Servicio Federal de Control de Drogas de Rusia (FSKN, por sus siglas en ruso), lo que, según críticos del Gobierno de Daniel Ortega, evidencia que el presidente nicaragüense continúa fortaleciendo su alianza con el mandatario ruso Vladimir Putin.

El edificio de cuatro plantas fue inaugurado en la capital nicaragüense por el embajador ruso en el país centroamericano, Andery Vladimirovich Budaev, representantes del FSKN y el miembro de la Comisión Intergubernamental Mixta Rusia-Nicaragua, Laureano Ortega Murillo.

Laureano es hijo refinado de Ortega y la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, a quien opositores consideran como uno de los sucesores de su padre o su madre, para lo cual lo están preparando en diferentes cargos en el gobierno.

Según las declaraciones de vicepresidenta, el nuevo centro de capacitación atenderá todos los cursos, talleres y especializaciones de las instituciones de seguridad de la región centroamericana programadas para ser impartidas en Nicaragua.

Además, la infraestructura es complementaria al Centro Especializado de Capacitación Regional Antidrogas, que opera en Nicaragua desde 2014, también bajo el auspicio de Rusia.

Rusia y Nicaragua mantienen estrechas relaciones de cooperación desde el año 2007, cuando Ortega regresó al poder en el país centroamericano.

Esta estrecha relación entre Managua y Moscú podría atraer más problemas a Ortega, si el Gobierno de Estados Unidos tiene en cuenta el vínculo como uno de los parámetros para sancionar al régimen nicaragüense.

¿Espionaje?

Por otra parte, varias voces dentro y fuera de Nicaragua expresan su preocupación por las labores de la Estación Terrestre de Monitoreo Satelital del Sistema Glonass, inaugurada recientemente en Managua, a la que relacionan como base de espionaje rusa en el centro del continente americano.

El portal cibernético conservador The Washington Free Beacon afirmó que el Gobierno ruso utiliza la estación de monitoreo para recolectar información de inteligencia.

Si finalmente la denuncia se confirma, la operación de vigilancia formaría parte de los esfuerzos de Moscú para incrementar sus actividades de inteligencia y militares en el hemisferio occidental, concatenado en Nicaragua a la venta de 50 tanques rusos T-72, según declararon funcionarios de seguridad estadounidense al medio de comunicación en internet.

Por otra parte, el reportaje apunta que si bien no se han conocido detalles del sitio de recolección de inteligencia, este podría ser disfrazado como una estación del sistema Glonass, la versión rusa del Sistema de Navegación Global GPS, que permite ubicarse, desplazarse y orientarse con precisión a través de una red satelital.

Mientras tanto, el Gobierno sandinista ha guardado silencio sobre los rumores de que se construye una base electrónica rusa para espionaje en Nicaragua, mientras que Moscú se ha apresurado a desmentir las acusaciones.

Por ejmeplo, la agencia Sputnik News señaló que los informes de que Rusia está construyendo un centro de vigilancia electrónica en Nicaragua disfrazado de una estación de seguimiento de satélites Glonass "no están basadas en la realidad".

Un analista de defensa, Bill Gertz, dijo recientemente a un diario de Washington que la presunta base de inteligencia es parte del acuerdo de armas por 80 millones de dólares firmado en 2015.

"Las fuentes no dicen cuándo se espera que el sitio para entrar en funcionamiento. No se han proporcionado detalles sobre la ubicación de la base de espionaje, pero informes no confirmados sugieren que "el sitio podría ser disfrazada como una estación de seguimiento de la navegación de satélites Glonass de Rusia que se dice que está a punto de concluir," añadió Gertz.

La construcción de la estación de Glonass contó con la participación exclusiva de personal militar ruso, quienes ingresaron al país bajo el acuerdo de instruir al Ejército de Nicaragua en el uso de los tanques T-72.

A simple vista, en la estación pueden verse los muros de concreto que rodean la base, sus antenas satelitales, dispositivos en forma de globos, edificios rojos y azules y la bandera rusa.

Testigos que conocen el lugar contaron a The Washington Post que todos allí son rusos: "No tengo idea de qué sucede allí. Son rusos y hablan en ruso, y todo el tiempo tienen aparatos rusos", explicó una fuente que no quiso ser identificada. La explicación, poco sofisticada, da cuenta de la nula presencia de personal nicaragüense en el edificio, según una traducción de Infobae.

El sistema Glonass contiene un grupo orbital de 24 satélites y funciona en otros países de Asia y África.

La instalación de esa base de monitoreo y espionaje ruso coincide con el otro edificio que el gobierno de Managua le cedió al Kremlin. Se trata del Centro de Capacitación Profesional de la Policía inaugurado esta semana, en el cual se capacitará a personal de seguridad nicaragüense para que combata a la mafia de las drogas.

No obstante, las sospechas indican lo contrario, ya que sería “una sede complementaria a la emplazada en Laguna de Nejapa, Managua”. Boris Martínov, director adjunto del Instituto de Moscú de Estudios de América Latina, sostuvo el año pasado que las especulaciones al respecto seguirán.

"Estados Unidos está tratando de aumentar su influencia en América Latina. En este contexto no son sorprendentes. Debemos esperar más conjeturas", agregó Martínov.

El analista de defensa Konstantin Sivkov, presidente de la Academia de Asuntos Geopolíticos, dijo que Rusia no tiene que reunir información de inteligencia en una región con la que tiene lazos de amistad. "Los centros de vigilancia tienen gran infraestructura, incluyendo varios edificios equipados con sistemas informáticos y red de antenas", explicó.

La versión de una base o centro ruso de espionaje en Nicaragua no es nueva. En 2014, el ministro de Defensa ruso, general Serguéi Shoigú, anunció que su gobierno “está negociando” la instalación de bases rusas en Venezuela, Cuba y Nicaragua para el equipamiento de su fuerza área en Latinoamérica, según informó la cadena rusa de Televisión RT.

El anuncio creó todo un revuelo en Nicaragua y causó “preocupación”, según el diputado opositor Eliseo Núñez Morales, ya que esto pondría a Nicaragua en medio de un conflicto militar entre los Estados Unidos y la Federación Rusa, en el cual los ciudadanos nicaragüenses serían perdedores.

Shoigú expresó en conferencia de prensa en Rusia, que lo que pretendía el gobierno ruso era colocar “equipos de mantenimiento”, específicamente para el abastecimiento de combustible de la aviación rusa.

El establecimiento de bases militares extranjeras para ese uso no está contemplado en la Constitución de Nicaragua.

En abril de 2016 pasado Ortega solicitó al parlamento ratificar con “trámite de urgencia” el decreto legislativo que permite el ingreso al país de 424 tropas militares extranjeras, con fines de adiestramiento a las tropas nicaragüenses en operaciones humanitarias y militares, siendo la mayoría militares rusos.

La solicitud era para 230 oficiales junto con naves y aeronaves de las Fuerzas Armadas de la Federación rusa, que ingresarán a Nicaragua entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2016, según la iniciativa de decreto legislativo enviado por Ortega.

En abril pasado, el Ejército de Nicaragua confirmó la compra de 50 tanques de guerra a Rusia a un costo de 80 millones de dólares y a la misma vez, las autoridades de Telecomunicaciones anunciaron la próxima entrada en funcionamiento de satélites rusos sobre el territorio nicaragüense.

 

 

____________________________________________________

DR. MAURICIO HERDOCIA

Sábado, 29 de Abril de 2017

Nicaragua debería gastar en educación, no en tanques

DIARIONICA entrevista a un experto en Seguridad Democrática

El Diario La Nación de Costa Rica pregunta: ¿Quién gana con la compra de los tanques rusos?

El Dr. Mauricio Herdocia recomienda priorizar el desarrollo económico y social y en materia de armas comprar las lanchas patrulleras rápidas en lugar de tanques

NOTA: PARA VER ESTA ENTREVISTA CON EL RECTOR HERDOCIA UTILICE NAVEGADOR MOZILLA O EXPLORER. CROHOME TIENE PROBLEMAS MOMENTÁNEOS.

Por: Freddy Rostrán A.

Nicaragua, un país con una distorsión colosal en su educación, se está dedicando a gastar en armamentos en lugar de corregir los monstruosos desatinos que tiene en el campo de la enseñanza.

Los entendidos en materia educativa indica que la gran distorsión que tiene Nicaragua en cuanto a la formación de sus recursos humanos es que el gran presupuesto lo destina a las universidades estatales y semiestatales, mientras la educación primaria y secundaria es paupérrima, produciendo en consecuencia bachilleres que llegan a la educación superior sin saber leer correctamente siquiera.

El gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra está siguiendo el mismo camino que el de su antecesor, el General Anastasio Somoza Debayle: el de fortalecerse militarmente provocando naturales resquemores y temores en el resto de Centroamérica.

El Diario La Nación de Costa Rica editorializó indicando que la compra de los tanques rusos rompe con el balance de fuerzas en el área y podría provocar una carrera armamentista en el área.

Noticiero El Despertar y DIARIONICA entrevistan al Rector de la Universidad American College, Dr. Mauricio Herdocia, uno de los creadores del Tratado Marco de la Seguridad Democrática en Centroamérica: 

 

 

NOTA: PARA VER ESTA ENTREVISTA CON EL RECTOR HERDOCIA UTILICE NAVEGADOR MOZILLA O EXPLORER. CROHOME TIENE PROBLEMAS MOMENTÁNEOS.

**********************************************************************************************************************

2017-04-28 08:21:40

Otros 30 tanques rusos vienen en camino

La Nación de Costa Rica editorializa sobre la llegada de más tanques rusos a Nicaragua

Tanques rusos T-72-B

 

Cooperación militar entre Rusia y Nicaragua

•    La compraventa de armamento, como los 20 tanques T-72-B entregados a Managua el año pasado, contribuye a romper el equilibrio en la región
•    Para Moscú, según analistas de la geopolítica, la cooperación con Managua llena una necesidad estratégica: restablecer su presencia en América Latina

El canciller Manuel González se queda corto, en buen ejercicio de la diplomacia, cuando dice que las crecientes relaciones militares entre Nicaragua y Rusia “no son señales positivas”. Por el contrario, esa cooperación bélica tienta a los peores demonios de una región centroamericana demasiado castigada por la guerra.

La compraventa de armamento pesado, como los veinte tanques T-72-B entregados a Managua hace meses, contribuye a romper el equilibrio en la región y siembra preocupaciones entre países vecinos. Otros treinta tanques están en camino y la compra no se justifica por la necesidad de combatir el narcotráfico y la delincuencia común.

La negociación puede llevar a otras naciones del área a gastar sus escasos recursos para procurar una equiparación casi siempre elusiva en el marco de una carrera armamentista. La propia Nicaragua no es un país con medios de sobra. La miseria, la falta de atención médica adecuada y otros flagelos sociales reclaman inversión.

Para Rusia, según analistas de la geopolítica, la cooperación con Nicaragua llena una necesidad estratégica. Moscú pretende restablecer su presencia en América Latina, muy disminuida después del colapso de la Unión Soviética. Ese objetivo guarda relación con la rivalidad entre Rusia y los Estados Unidos. Así lo han interpretado los norteamericanos, cuyo jefe del Comando Sur, almirante Kurt Tidd, declaró ante el Comité de Servicios Armados del Senado su inquietud por la venta de tanques y la desestabilización de la región.

Es mucho más difícil entender la lógica de Managua. Al sur, Nicaragua tiene a un vecino desarmado, siempre dispuesto a resolver las disputas fronterizas con apego al derecho internacional. Al norte, hay países con serios problemas internos. Nicaragua hace bien en preocuparse por impedir el paso de las maras y otras formas de delincuencia desde el triángulo norte de Centroamérica, pero los tanques rusos no son un medio útil para lograr esa contención y los ejércitos vecinos no plantean una amenaza.

Entre los opositores al gobierno sandinista de Daniel Ortega hay quienes temen otros propósitos detrás del armamentismo. El fortalecimiento del Ejército es una advertencia y un medio de inspirar temor a las fuerzas políticas contrarias al gobierno. El vínculo entre el sandinismo y las fuerzas armadas, firmemente establecido después del derrocamiento de Anastasio Somoza, nunca fue disuelto pese a los gobiernos elegidos de otros signos políticos.

Si algo gana Rusia, Nicaragua obtiene muy poco. Malgasta recursos, estimula el mismo desperdicio en países vecinos y aumenta la desconfianza. Fuera de Moscú, el único otro beneficiado podría ser un gobierno con claras inclinaciones autoritarias. Los deseos rusos de incrementar su influencia en la región están costando caro a Nicaragua.

La cooperación militar va más allá de la compraventa de armamento. El Ministerio de Defensa ruso difundió, a inicios de abril, noticias sobre ejercicios conjuntos con el Ejército nicaragüense. Los entrenamientos “tácticos” en el país vecino involucran fuerzas aerotransportadas y tienen el supuesto objetivo de enfrentar el terrorismo.

Frente al anuncio, cabe repetir la pregunta del canciller González: “¿En qué benefician a Nicaragua, en qué benefician a su gente y en qué benefician a la región?”. Nuevamente, las expresiones del canciller resultan cautas. No hay beneficios a la vista, pero los perjuicios son evidentes, comenzando por el desperdicio de recursos y la posibilidad de una carrera armamentista conducente a la guerra, si se le permite desbocarse.

Centroamérica necesita una carrera para alejarse del armamentismo. Países sumidos en la pobreza, con pocas disputas pendientes de resolver y capaces de acudir al derecho internacional para enfrentarlas no deberían permitir el gasto en armas, ni para hacer el juego a una potencia extranjera, ni para aumentar las amenazas, ya de por si formidables, contra la institucionalidad democrática.

 

_____________________________________________________

ÚLTIMA HORA

Sábado, 08 de Abril de 2017

The Washington Post examina la presencia militar de Rusia en Nicaragua

El Washington Post dice: Rusia luchó la Guerra Fría en Nicaragua...

Hay 250 militares rusos en el país

Daniel Ortega no quiso comentar esta noticia

Versión original de esta información del Washington Post

The Washington Post

Una vista desde el exterior de la nueva estación satelital rusa por encima de un cráter volcánico en Managua. (Joshua Partlow / El Washington Post)

La Unión Soviética luchó la Guerra Fría en Nicaragua. Ahora, la Rusia de Putin ha vuelto.

Tres décadas después de que Nicaragua se convirtiera en el premio en una batalla de la Guerra Fría con Washington, Rusia está de nuevo plantando su bandera en la pequeña nación centroamericana.

En los últimos dos años, ha añadido fuerza a su asociación de seguridad aquí, vendiendo tanques y armas y enviando tropas. La oleada de Rusia parece ser parte de la política exterior expansionista del Kremlin.

MANAGUA, NICARAGUA - En el borde de un volcán con una clara vista de la Embajada de Estados Unidos, los paisajistas están aplicando los toques finales a un misterioso nuevo complejo ruso. Detrás de las paredes de hormigón y alambre de púas, un visitante puede ver los edificios de color rojo y azul, manicured céspedes, antenas y dispositivos en forma de globo. El gobierno nicaragüense dice que es simplemente un sitio de rastreo de la versión rusa de un sistema de satélites GPS. ¿Pero también es una base de inteligencia destinada a vigilar a los estadounidenses?

 "No tengo ni idea", dijo una mujer que trabaja para la agencia de telecomunicaciones nicaragüense estacionada en el sitio. "Son rusos, y hablan ruso, y llevan alrededor de los aparatos rusos".

Tres décadas después de que esta pequeña nación centroamericana se convirtiera en el premio en una batalla de la Guerra Fría con Washington, Rusia está plantando de nuevo su bandera en Nicaragua. En los últimos dos años, el gobierno ruso ha añadido fuerza a su asociación de seguridad aquí, la venta de tanques y armas, el envío de tropas y la construcción de instalaciones destinadas a entrenar a las fuerzas centroamericanas para luchar contra el tráfico de drogas.

La oleada de Rusia parece ser parte de la política exterior expansionista del Kremlin. En otras partes del mundo, la administración del presidente Vladimir Putin ha desplegado aviones de combate para ayudar al gobierno maltratado de Siria y ha intensificado los esfuerzos de paz en Afganistán, además de anexionar la península de Crimea y apoyar a los separatistas en Ucrania.

"Claramente ha habido mucha actividad, y está en el uptick ahora", dijo un alto funcionario de los Estados Unidos familiarizado con asuntos centroamericanos, quien habló bajo la condición de anonimato para discutir la delicada situación.

Mientras que el mundo de Beltway desembarca los acoplamientos del campo del triunfo a Moscú, los funcionarios americanos también están desconcertando sobre las intenciones rusas en su oscuridad anterior pisoteando la tierra. Los actuales y antiguos funcionarios estadounidenses sospechan que las nuevas instalaciones rusas podrían tener capacidades de "doble uso", particularmente para el espionaje electrónico dirigido a Estados Unidos. Los analistas de seguridad ven los movimientos militares en Centroamérica como una posible refutación a la creciente presencia militar estadounidense en Europa del Este, mostrando que Rusia también puede apoyarse en el patio trasero de Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses dicen que aún no están alarmados por la creciente presencia de Rusia. Pero son vigilantes. El Departamento de Estado designó a un funcionario de su mesa de Rusia para convertirse en el oficial de mesa a cargo de Nicaragua, en parte debido a su experiencia previa. Algunos diplomáticos estadounidenses enviados a Nicaragua tienen conocimientos y experiencia en ruso en Moscú.

La oficina del presidente de Nicaragua, los ministerios de Exteriores y de Defensa y la policía se negaron a responder a las preguntas de este informe. La Embajada de Rusia en Managua tampoco respondió a varias preguntas.

Los juegos de espionaje y las luchas de poder entre Washington y Moscú son viejos sombreros para Nicaragua, un país del tamaño de Alabama con una rica historia de la Guerra Fría. La Unión Soviética y Cuba proporcionaron soldados y fondos para ayudar al gobierno de Daniel Ortega y su izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional tras derrocar al dictador Anastazio Somoza, apoyado por Estados Unidos en 1979. La CIA lanzó a los rebeldes conocidos como los "contras" para combatir a los sandinistas en una guerra que mató a decenas de miles.

MASAYA

MASKED

 El colapso de la Unión Soviética puso fin a los conflictos de la Guerra Fría. Pero en la última década, y particularmente bajo el gobierno de Putin, Rusia ha buscado una mayor huella mundial. En América Latina, Rusia ha vendido miles de millones de dólares en armas a Venezuela. Los helicópteros rusos son utilizados por militares en Perú, Argentina y Ecuador. Mientras que el comercio de Estados Unidos y China en América Latina es mucho mayor, Rusia ha intensificado sus vínculos económicos con varios países, entre ellos México y Brasil.

Cuando Ortega fue reelegido en 2006, después de 16 años sin poder, Nicaragua volvió a ser un amigo ruso en la región. La nueva relación tuvo inicialmente un enfoque civil, con Rusia donando trigo y sorgo a Nicaragua, uno de los países más pobres del Hemisferio Occidental. Rusia dio cientos de autobuses cuadrados al gobierno de Ortega y está construyendo una fábrica para fabricar vacunas.

 "La cooperación económica fue una fachada", dijo Roberto Orozco, director ejecutivo del Centro de Investigación y Análisis Estratégico, un grupo de expertos en Managua. "Lo que los rusos realmente querían era una presencia militar activa".

ORTEGA

Daniel Ortega realiza su última campaña de campaña de la campaña presidencial de 1984 en el centro de Managua. (Pat Hamilton / Associated Press)

En los últimos años, la asociación ha sido militarizada. En 2015, el parlamento de Nicaragua, dominado por los sandinistas, aprobó una resolución que permite a los buques de guerra rusos atracar en puertos nicaragüenses, siguiendo acuerdos anteriores para permitir el patrullaje en aguas costeras. Rusia comenzó a suministrar vehículos blindados de transporte de personal, aviones y lanzacohetes móviles. Proporcionó 50 tanques T-72 a Nicaragua, que Ortega desfiló por Managua, generando críticas del público. Los dirigentes militares del país ya tenían una afinidad con Rusia, habiendo utilizado equipos soviéticos que combatían contra los contras y recibieron entrenamiento en la Unión Soviética.

Mientras que Venezuela casi se ha derrumbado económicamente y Cuba ha mejorado sus relaciones con Estados Unidos, el gobierno de Ortega ha surgido como el aliado ideológico más estable de Rusia en el hemisferio.

"La relación política más fructífera que Rusia tiene y donde ha hecho sus mayores avances ha sido Nicaragua", dijo Evan Ellis, profesor de estudios latinoamericanos en el. Él y dos funcionarios de aduanas estadounidenses fueron expulsados ​​de Nicaragua el año pasado, y el gobierno dijo que debería haber sido notificado de su presencia.

 Los expertos en seguridad de Nicaragua estiman que Rusia tiene cerca de 250 militares en el país.

Jacinto Suárez, presidente de la comisión de asuntos exteriores del parlamento nicaragüense, y un aliado de Ortega, dijo en una entrevista que la relación con Rusia es la consecuencia natural de los lazos que los países desarrollaron en los años ochenta. Desestimó a quienes se preocuparan por "amenazas militares inexistentes".

"Mira la conmoción con los tanques rusos", dijo Suárez. "Y no pasó nada. Dijeron que vendría la guerra cuando llegaran los tanques.

Los actuales y antiguos funcionarios estadounidenses tienen una variedad de teorías sobre las intenciones de Putin en América Latina. Algunos consideran que las acciones militares de Rusia son una respuesta a la administración Obama que envía más tropas y armas estadounidenses a países de la OTAN en Europa Central y Oriental. Otros se preocupan de que Rusia podría perseguir ambiciosos objetivos de espionaje, como la interceptación de tráfico de Internet en el cable de fibra óptica ARCOS 1 que corre desde Miami por la costa caribeña de Centroamérica. Se especula que el nuevo sitio satélite ruso en el borde del cráter de Laguna de Nejapa será una instalación de espionaje, a pesar de que funcionarios nicaragüenses dijeron que se utilizará para GLONASS, el equivalente ruso de GPS ".

TANQUE


Un soldado lava un tanque ruso T-55 durante un desfile militar conmemorativo del 35 aniversario de la fundación del ejército nicaragüense en la Plaza Juan Pablo II en Managua en 2014. (Oswaldo Rivas / Reuters)
El buque de guerra ruso Almirante Chabanenko navega frente a la costa caribeña de Nicaragua, cerca de la ciudad portuaria de Bluefields en 2008. La Asamblea Nacional acusó al presidente Daniel Ortega de violar la constitución al autorizar la llegada del buque sin su autorización. (Foto de la piscina de Miguel Álvarez / Associated Press)
Los hombres se colocan frente a los nuevos autobuses rusos donados en 2009 por el gobierno ruso a Nicaragua, para ser utilizados para el transporte público en Managua. (Esteban Felix / Associated Press)

Juan González, subsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental durante el gobierno de Obama, dijo que generalmente se mostró escéptico acerca de las teorías de que Irán, China y Rusia planteaban una amenaza a la seguridad con sus mayores actividades en América Latina. Pero ha cambiado de opinión en los últimos dos años debido a las actividades de Rusia en Nicaragua y la vecina El Salvador. (El canciller salvadoreño visitó Moscú el mes pasado para discutir acuerdos comerciales y de inversión).

"Los Estados Unidos y los países de la región deberían estar preocupados", dijo González. "Nicaragua ofrece una cabeza de playa para que Rusia amplíe sus capacidades de inteligencia y las elecciones se metan cerca de Estados Unidos".

Hugo Torres Jiménez, general de brigada nicaragüense retirado y miembro de la oposición, dijo que Ortega estaba alentando los lazos rusos porque "tiene una obsesión con el centro de atención internacional y ve en el gobierno de Putin la reencarnación del antiguo Partido Comunista".

fidel

Un trabajador municipal barre el suelo frente a un mural que representa al líder revolucionario cubano Fidel Castro, a la izquierda, y al presidente nicaragüense Daniel Ortega en la Plaza de Cuba en Managua el 26 de noviembre de 2016, al día siguiente de la muerte de Castro. (Inti Ocon / Agence France-Presse vía Getty Images)

La acumulación rusa en Nicaragua ha coincidido con el deterioro de las relaciones entre Washington y Managua. El verano pasado, la corte suprema y el consejo electoral de Nicaragua, ambos leales a Ortega, bloquearon al candidato de la oposición principal de participar en las elecciones presidenciales de noviembre y obligaron a los legisladores de la oposición a salir de la Asamblea Nacional. Ortega navegó a la victoria, ganando un tercer término consecutivo, en una elección que el Departamento de Estado calificó de defectuosa y antidemocrática.

La legislación de la Cámara de Representantes conocida como la "Ley Nica" fue reintroducida esta semana, un intento de bloquear el financiamiento para Nicaragua de instituciones internacionales a menos que el gobierno de Ortega haga reformas democráticas. El año pasado, el gobierno de Obama presionó silenciosamente al Banco Interamericano de Desarrollo para que pospusiera un préstamo de 65 millones de dólares a Nicaragua para mostrar su descontento con las elecciones, según un ex funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato.

La presencia rusa ha generado reacciones contradictorias entre los ciudadanos nicaragüenses. Algunos consideran a Moscú como un antiguo aliado. Otros temen que el gobierno nicaragüense pueda usar el nuevo equipo ruso para espiar a sus críticos internos.

Nelson Pérez, un conductor de autobús de 53 años, deseaba que Nicaragua recién hubiera recibido una mejor marca de autobús que el KAvZ de fabricación rusa que estaba manejando a través del tráfico de Managua.

"No son buenos para este clima; Se sobrecalientan ", dijo Pérez. Se quejaba del estrecho pasadizo, de los espejos, del techo y de las ventanas. -Estas no son cómodas.

 LAS COLINAS

Recientemente se construyó un centro de capacitación antidrogas de cuatro pisos cerca de la embajada rusa en el exclusivo barrio de Las Colinas, en Managua. El centro está destinado a ser utilizado para capacitar a las autoridades antinarcóticos de toda Centroamérica, pero algunos expertos en seguridad también sospechan que está destinado a actividades de espionaje. (Joshua Partlow / El Washington Post)

En el lujoso barrio de Las Colinas, un reluciente centro de lucha contra los narcotraficantes de construcción rusa, de cuatro pisos, parece casi terminado. Un guardia de seguridad en un edificio de apartamentos de al lado dudaba que cualquier bien vendría de él.

 

El país del norte de África mira hacia el futuro de la energía, el turismo, la diplomacia y la industria.
"Dicen que es una misión antidroga, pero quién sabe", dijo. "Los pobres no han recibido ningún beneficio de Rusia".

Ismael López Ocampo en Managua y Gabriela Martínez en la Ciudad de México contribuyeron a este informe.