Lun20112017

Ultima Actualizacion09:11:56 AM

noticias-diarionicaPolicia crea tensión en San Pedro de Lóvago Día de tensión en San Pedro de Lóvago por marcha y...
perspectivas-universitariasDuelo en UNACAD   •    Falleció el joven Guillermo de Jesús Vallecillo Alegría,...
cultura-nicaraguenseSergio Ramírez, premio Cervantes 2017   El escritor es el primer nicaragüense en obtener el...
munidal-rusia-2018Perú a Rusia 2018 •    Perú hizo historia, venció a Nueva Zelanda y volverá a un Mundial...
noticias-bancariasCARRO NUEVO ESTA NAVIDAD CON BANCO LAFISE BANCENTRO   Banco LAFISE BANCENTRO a través de...

MI ORACIÓN

 ORACION

 

*************************************************************************************************************

2012-09-27 16:36:06

Necesitamos el respaldo de Dios

 

MOISS
Por: Freddy Rostrán A.

En Nicaragua se está gestando, de cierta forma silenciosamente, un movimiento tendiente a reconocer su dignidad a los hombres y mujeres de la tercera edad. Es una lucha muy dura, porque hay mucha burla hacia los adultos mayores. Se requiere de un cambio completo de mentalidad en la sociedad. Esa lucha para ser triunfante requiere de un respaldo importantísimo, el de Dios. El Salmo 71 brinda mucha inspiración. Es una oración, pero podría ser también como un himno.

Salmo 71           

ORACIÓN DE UN ANCIANO

1 En ti, oh Jehová, me he refugiado;
No sea yo avergonzado jamás.

2 Socórreme y líbrame en tu justicia;
Inclina tu oído y sálvame.

3 Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente.
Tú has dado mandamiento para salvarme,
Porque tú eres mi roca y mi fortaleza.

4 Dios mío, líbrame de la mano del impío,
De la mano del perverso y violento.

5 Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza,
Seguridad mía desde mi juventud.

6 En ti he sido sustentado desde el vientre;
De las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó;
De ti será siempre mi alabanza.

7 Como prodigio he sido a muchos,
Y tú mi refugio fuerte.

8 Sea llena mi boca de tu alabanza,
De tu gloria todo el día.

9 No me deseches en el tiempo de la vejez;
Cuando mi fuerza se acabare, no me desampares.

10 Porque mis enemigos hablan de mí,
Y los que acechan mi alma consultaron juntamente,

11 Diciendo: Dios lo ha desamparado;
Perseguidle y tomadle, porque no hay quien le libre.

12 Oh Dios, no te alejes de mí;
Dios mío, acude pronto en mi socorro.

13 Sean avergonzados, perezcan los adversarios de mi alma;
Sean cubiertos de verg:uenza y de confusión los que mi mal buscan.

14 Mas yo esperaré siempre,
Y te alabaré más y más.

15 Mi boca publicará tu justicia
Y tus hechos de salvación todo el día,
Aunque no sé su número.

16 Vendré a los hechos poderosos de Jehová el Señor;
Haré memoria de tu justicia, de la tuya sola.

17 Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud,
Y hasta ahora he manifestado tus maravillas.

18 Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares,
Hasta que anuncie tu poder a la posteridad,
Y tu potencia a todos los que han de venir,

19 Y tu justicia, oh Dios, hasta lo excelso.
Tú has hecho grandes cosas;
Oh Dios, ¿quién como tú?

20 Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males,
Volverás a darme vida,
Y de nuevo me levantarás de los abismos de la tierra.

21 Aumentarás mi grandeza,
Y volverás a consolarme.

22 Asimismo yo te alabaré con instrumento de salterio,
Oh Dios mío; tu verdad cantaré a ti en el arpa,
Oh Santo de Israel.

23 Mis labios se alegrarán cuando cante a ti,
Y mi alma, la cual redimiste.

24 Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día;
Por cuanto han sido avergonzados, porque han sido confundidos los que mi mal procuraban.