Vie24112017

Ultima Actualizacion02:18:32 PM

en-europaALTO MILITAR CONDENADO A CADENA PERPETUA  El País de España •    Alto militar es...
empresa-privadaEl Banpro presentó a Rock Pack   Los vocalistas de cuatro reconocidas bandas de rock...
educacion-en-nicaraguaLa mitad de los jóvenes de Nicaragua no va a clase ¿Qué espera a un país donde la mitad de sus jóvenes...
chileChile gira a la izquierda...?   •    Candidato conservador Sebastián Piñera gana...
noticias-diarionicaPolicia crea tensión en San Pedro de Lóvago Día de tensión en San Pedro de Lóvago por marcha y...

HERIDAS EN EL CORAZÓN

NICARAGUA: AUMENTAN LAS HERIDAS EN EL CORAZON

 

DEDICADO A TODAS Y TODOS LOS PERIODISTAS DE

NICARAGUA CON MOTIVO DEL PRIMERO DE MARZO, DIA NACIONAL DEL PERIODISTA

Nicaragua se une al incremento mundial de las heridas en el corazón.

Son lesiones de una alta mortalidad y solo el 6% de los lesionados llegan con vida al hospital.

Aunque queden bien operados después de haberlos llevados a tiempo de un 15 a 30% de los afectados fallecen.

corazon roto1

Por: Dr. Vicente Maltez Montiel. (*)

Hace varios siglos eran comunes las heridas en el corazón y sitios vecinos como resultado de duelos con espadas y lesiones con dagas o puñales. Los estudiosos han llamado la atención hacía el hecho de que en el mundo aumentan las heridas cardíacas por diversas razones y nuestro país parece no querer quedarse atrás en esta peligrosa tendencia.

 El incremento mundial de las heridas cardíacas se viene dando por tres factores decisivos: la velocidad de los automotores y su accidentalidad, máquinas complejas y peligrosas en los puestos de trabajos y la violencia de nuestras sociedades.

La pasada semana un joven de 19 años de Managua recibe un balazo en el corazón. Otro joven de 25 años muere víctima de una puñalada en el corazón en el barrio Guanuca de Matagalpa. Ambos homicidios fueron hechos de sangre vinculados con actos delincuenciales.

El corazón puede ser objeto de lesiones traumáticas variadas, desde muy pequeñas y bien toleradas hasta las que resultan mortales de forma inmediata. Varios agentes agresivos han sido identificados:
Elementos óseos como el esternón y las costillas como se ve en traumas causados por choques y compresión.
Proyectiles de armas de fuego, armas corto-punzantes, objetos que se desplazan a gran velocidad que proceden de máquinas industriales o componentes de vehículos: palancas de cambios, vidrios, etc.
O Cuando se dan traumas compresivos del abdomen esta presión se traslada al tórax y puede conducir a un estallido del corazón y grandes vasos. También puede desgarrar la bolsa que envuelve el corazón que es el pericardio (desgarro pericárdico), producir herniación del corazón, etc.
O Hay “causas insólitas” como es el caso de la penetración de agujas en el corazón del cual se registran varios casos. Por ejemplo, una persona un dormía en una cama donde había una aguja de coser, se despierta con dolor en el pecho y un ecocardiograma estableció el diagnóstico: ¡ahí estaba la aguja!
O Los actos médicos, aunque sean realizados con la tradicional intención de hacer el bien pueden conllevar lesiones cardíacas y son derivados de implantes de marcapasos, cateterismos cardíacos, biopsias de miocardio y el procedimiento de evacuar una hemorragia o derrame dentro del pericardio (pericardiocentesis) que puede salvar al enfermo, conlleva alta peligrosidad de secuelas.
Y por último, no perder de vista el efecto negativo de la corriente eléctrica causante de quemaduras y peligrosas arritmias cardíaca ventriculares que pueden conducir a la muerte.
PECULIARIDAD DE LAS HERIDAS CARDIACAS
Es importante destacar la falta de correlación entre el tipo de heridas y sus consecuencias. Grandes heridas pueden afectar levemente el corazón, pero las que son punzantes  (“verdugillo”, punzones o destornilladores) o por armas de fuego son pequeños externamente pero con daños grandes o mortales a lo interno, lo que se explica por varias razones: Que no se hayan producido lesiones a estructuras fundamentales del corazón: cavidades, válvulas, tabique,  arterias coronarias o el sistema eléctrico.

+ La oportuna ayuda que se le pueda brindar al lesionado no es una garantía para la vida, así lo demuestra la experiencia de Sudáfrica, donde de 1198 afectados solo el 6% de ellos llegó con vida a la institución hospitalaria, afirma Braunwald en su clásico tratado de Cardiología.

+ Las causas de muerte de estos lesionados son el shock hipovolémico por la hemorragia aguda, la acumulación de sangre o derrame dentro del pericardio produce “taponamiento cardíaco” y la falla mecánica de la bomba cardíaca, así como las arritmias cardíacas ventriculares como se ve en los efectos del trauma eléctrico.

+ Los expertos insisten en la necesidad de recordarle a los médicos que atienden emergencias NUNCA deben olvidar que el compromiso cardíaco puede estar enmascarado por otras lesiones. Siempre darle importancia a las manifestaciones anginosas moderadas o leves (dolor en el pecho) que pueden ser consecuencia de lesiones cardíacas.

+ El diagnóstico de estas lesiones en el corazón se realiza tomando en cuenta los antecedentes y utilizando electrocardiograma, radiografía de tórax, tomografías y  ecocardiograma, entre otros.

+ En sobrevivientes de este tipo de lesiones se detectan complicaciones cardíacas tardías como aneurismas del corazón, fístulas en grandes vasos, contusión cardíaca y las reacciones psicológicas, en especial las que están vinculadas con la presencia de cuerpos extraños intra-cardíacas.

TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO

A pesar de la gravedad de estas lesiones hay una controversia en la medicina sobre cual es “el mejor momento” para una intervención quirúrgica en una persona que llega vivo al hospital con una lesión cardíaca traumática: si operarlo en el momento o esperar que se estabilice.

Las medidas para detener la hemorragia y el schock continúan aplicándose al igual que la evacuación de los derrames pericárdicos, todas ellas eficaces y necesarias.

Tomando en cuenta que estos pacientes suelen presentar arritmias cardíacas mortales del tipo de la fibrilación ventricular en el momento que reciben anestesia (inducción anestésica) siempre se insiste en que todo el equipo quirúrgico y anestesiólogos deberán iniciar la operación de forma simultánea.
De un 15 a 30% de los pacientes que salen “bien operados” de los salones de operaciones mueren, lo que pone en evidencia la naturaleza grave de este tipo de traumatismos que debemos evitar a través de la educación preventiva de la población.

Especialista en medicina interna y Licenciado en comunicación social. Miembro del Colegio de periodistas de Nicaragua, Químico-Farmacéutico.

Clínica médica Calle principal de Altamira frente a la CECA, Teles 2278 0830 y 2267-0251

Maltezvicarrobahotmail.com

*************************************************************************************

7 de abril del 2013

Hipertensión, la asesina silenciosa

OMS: 7 DE ABRIL DIA MUNDIAL DE LA SALUD.
SALVAR VIDAS CONTROLANDO PRESION ALTA.

TENSIÓMETRO


Por: Vicente Maltez Montiel(*)

Urgente llamado a evitar fatales consecuencias de la hipertensión arterial (HTA) o tensión arterial alta ha realizado la Organización Mundial de la Salud (OMS) con motivo del 7 de abril día mundial de la salud que se celebra en este año 2013 llamando a “cuidar la salud bajando la tensión arterial”.

En general uno de cada tres adultos padece HTA y esta incidencia aumenta con la edad. De 20-40 años se da un afectado, entre 50 a 60 años cinco de cada diez y a partir de 60 años uno de cada dos  es hipertenso, enfermedad que por producir pocos o ningún síntoma es llamado “asesino silencioso”, factor de riesgo para enfermar y morir del corazón.

 

Toda persona que tenga presión arterial de 140-90 milímetros de mercurio (mmHg) será considerado hipertenso, enfermedad crónica que solo se controla. Algunos pacientes aquejan síntomas como dolores de cabeza, zumbidos de oídos, visión de “chispas o candelillas”, palpitaciones, fatiga o impotencia sexual.

La tensión arterial alta o no controlada aumenta  4-5 veces la posibilidad de ataque cardíaco o infarto agudo del miocardio (IAM), derrame cerebral o insuficiencia renal. Puede favorecer ceguera, irregularidades del ritmo o falta de bombeo de la sangre por el corazón. Los riesgos o peligros aumentan en el paciente diabético.

En 2004 la HTA produjo 7.5  millones de defunciones equivalente al 13% de la mortalidad mundial. Cada dos o tres horas, en especial durante intensos calores, muere un nica de un IAM, siendo en la actualidad primera causa de muerte y su asociación con HTA descontrolada o complicada es lo más común. Por ello se dice que la presión arterial elevada es la primera enfermedad del corazón.

Un hipertenso padece hipertensión arterial resistente cuando las cifras permanecen altas, mayores de 140-90 mmHg a pesar de estar tomando tres tratamientos en dosis óptimas.

El médico internista siempre tratará de diferenciar y atender con prontitud y hospitalizar  cuadros clínicos potencialmente fatales: la HTA maligna que es una presión arterial mínima o diastólica de 140 mmHg con una severa inflamación del fondo del ojo o papiledema. La otra complicación es la HTA acelerada donde la presión puede estar elevada como la anterior pero sin papiledema.

Hasta un 80% de muertes cardíacas pueden prevenirse o evitarse por un tratamiento efectivo y sostenido que reduzca la presión hasta niveles óptimos de 120-80 mmHg y el riesgo de morir del corazón o quedar discapacitado de por vida como se ve en las secuelas de derrames: no puede trabajar, hablar ni movilizarse.

Cuando se proviene de familiares hipertensos o cardiópatas hay que ser más cuidadosos. Se puede reducir riesgo de padecer HTA con una dieta saludable que disminuya sal, grasas y azúcar al tiempo que incremente frutas y hortalizas. Evitar el abuso del alcohol y no fumar, practicar ejercicio regular y mantener un peso normal. La diabetes, grasas elevadas de la sangre y otros trastornos deben ser controlados. El médico internista es un especialista capacitado para la evaluación, seguimiento y manejo de la HTA, promoviendo la prevención de complicaciones.

(*) Especialista en medicina interna.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.