Mar27062017

Ultima Actualizacion09:56:10 AM

viralesPaliza salvaje a adolescentes al ser encontrados en la cama   Una tremenda golpiza recibió una...
noticiero-el-despertar36 años informando a Nicaragua   Los tres fundadores y directores originales de Noticiero El...
estadosunidosEstados Unidos dona alimentos a niños del Corredor Seco de Nicaragua El Corredor Seco atraviesa gran...
aduanaNUEVO CICLO El Sistema Arancelario Centroamericano LECCIONES ADUANERAS EN LÍNEA CAPTAN ATENCIÓN DEL...
madre-y-padre-nicaraguenseDiarioNica saluda a los padres nicaragüenses   El periodista Pedro David González entrevista a...

TERRIBLE NAUFRAGIO

 Terrible naufragio en El Caribe

 Se hunde barco langostero nica en costa Caribe con 50 marineros a bordo

32 marineros han sido rescatados

La embarcación pesquera se hundió hace tres días en el mar Caribe del país centroamericano, 18 personas son todavía biscadas por la naval con el apoyo de un avión de EU.

 MARINA

Reporta: Guillermo Treminio

Un barco de la Marina nicaragüense patrulla el sitio del naufragio, el ejército movilizó temprano dos guardacostas, cinco lanchas rápidas y helicópteros para tratar de localizar a las 26 personas que continuaban desaparecidas a las 11: 16 P.M. hora de New York del 12, 12, 2014.

 

Al menos 24 de los 50 tripulantes del barco langostero que naufragó frente a la costa del Caribe norte de Nicaragua fueron rescatados con vida, mientras que 26 continúan desaparecidos y son buscados con medios navales y aéreos, informó este jueves una fuente militar.

 El jefe de la naval de Nicaragua, el contralmirante Marvin Corrales, dijo a medios de prensa oficiales que de los 24 sobrevivientes, nueve fueron rescatados con vida en alta mar por un velero que los trasladó a la isla nicaragüense de Little Corns Island.

Otros 15 lograron llegar con vida a nado o en botes pequeños hasta las comunidades de Prinzapolka, Wanwatla y Wounta en el litoral del caribe norte del país.
 
El ejército movilizó temprano dos guardacostas, cinco lanchas rápidas y helicópteros para tratar de localizar a las 26 personas que aún continúan desaparecidas.

"Tenemos la esperanza de encontrarlos con vida" pese al mal clima que existe en la zona, dijo Corrales. Indicó que el barco langostero, de bandera nicaragüense, partió el pasado 8 de diciembre con 50 personas a bordo de las cuales 12 eran tripulantes, 18 buzos y 18 cayuqueros (personas que manejan botes de madera).
 
Se cree que el barco naufragó a causa de los fuertes oleajes a unas 35 millas náuticas al sureste de Puerto Cabezas y no a 45 millas como se informó inicialmente, explicó Corrales. Los tripulantes de los barcos pesqueros del Caribe están integrados en su mayoría por hábiles nadadores de origen indígena o afro descendientes que habitan esta remota y empobrecida región de Nicaragua. 

*********************************************************************************************

2014-05-17 06:39:20

La mujer que fue enterrada viva


Mujer nicaraguense fue golpeada y enterrada viva en New Jersey
Uno de los dos asesinos le había trabajado como jardinero.
Los dos hombres le robaron 8000 dólares

 

Reporta: Guillermo Treminio
 
CAMDEN, Nueva Jersey, EE.UU. — Fiscales de Nueva Jersey dicen que una mujer desaparecida a quien encontraron muerta en una fosa a poca profundidad fue enterrada viva.
 
Dos hombres, entre ellos un jardinero que trabajaba para la mujer, fueron instruidos de cargos de asesinato el jueves, por muerte a Fátima Pérez

Pérez, nicaragüense, desapareció el lunes de su casa en Camden. El cuerpo de la mujer de 41 años fue encontrado cubierta de cal el miércoles a unos 30 kilómetros de distancia en la localidad de Monroe Township.
 
Las autoridades dijeron que a la víctima le cubrieron los ojos y la boca con cinta adhesiva antes de enterrarla. Los investigadores dicen que aparentemente falleció asfixiada.
 
La policía dice que el jardinero Carlos Alicea Antonetti, de Camden, y Ramón Ortiz, of Pennsauken, dijeron a los investigadores que la enterraron viva, después de robarle sus ahorros que acoparía para comprarse un carro.
 
Los sospechosos -- dos dominicanos -- solicitaron un abogado de oficio en su instrucción de cargos. Les fijaron una fianza de 5 millones de dólares a cada uno.

Juez impone fianza y envía a cárcel a los asesinos


En uno de los asesinatos más estremecedores de las últimas décadas, dos hombres latinos fueron acusados de secuestrar, atracar y enterrar viva en un hoyo a la madre nicaragüense Fátima Pérez, de 41 años de edad, a quien raptaron en una calle de la ciudad de Camden y la que murió asfixiada en un estrecho hoyo.

Los investigadores, identificaron a los sospechosos como Carlos Alicea Antonetti de 36 años y Ramón Ortiz de 57, quienes fueron arrestados y acusados en la Corte Superior de Camden ayer jueves.

El juez, les impuso fianzas de $10 millones de dólares, 5 por cabeza y los envió a la cárcel, hasta una próxima aparición en el tribunal.

Alicea y Ortiz, fueron detenidos a las 3:00 de la madrugada en un hotel de Camden.

La investigación, sostiene que ambos hombres, echaron cal en el hueco y sobre el cuerpo de Pérez, quien según el médico forense, murió asfixiada.

Una pariente de la víctima, dijo que los sujetos, secuestraron a Pérez para robarle $8.000 dólares, dinero del que ellos sabían, ella tenía consigo.

Algo más de $7.000 dólares, fueron encontrados en manos de los sospechosos y la policía cree que es parte del monto robado a la madre nicaragüense, quien hacía ocho años que había emigrado a los Estados Unidos.

Vanessa Castro, una hermana de la víctima, dijo que Pérez, siempre trabajó muy duro para ahorrar y que eso, le permitió comprar una casa propia en Nicaragua.

Las autoridades dijeron que los acusados, conocían a la víctima, desde cuando trabajaron como jardineros en la casa de la mujer, situada en la calle 41 Norte.

Pérez, era la madre de dos hijos y sus parientes dijeron que salió de su casa el lunes de esta semana y al ver que no regresaba, la reportaron como desaparecida en la policía.

Ella andaba con los $8.000 dólares, destinados a comprar un carro nuevo en el sitio Craislist.com y aceptó montarse con Alicea.
Los investigadores dijeron que en algún momento de la travesía, ella y el hombre, comenzaron a discutir y la mujer se cayó de la camioneta en la que iba con Alicea.

Posteriormente, Alicea, recogió a Ortiz, quien había trabajado para la compañía de jardinería del primero en New Jersey. Alicea, se las arregló para convencer a la víctima de que volviera a subir a su camioneta.

El fiscal del condado de Camden, Warren Faulk, dijo que los sospechosos, taparon la boca de la mujer, la amarraron y la llevaron a una zona rural, cerca de las carreteras Corkey Lane y Tuckahoe Road, en la ciudad de Monroe Township, donde Ortiz, cavó un hoyo poco profundo con una de las palas que estaba en la camioneta.

"Ortiz, confesó que la señora Pérez, fue metida por ellos en el hoyo, la cubrieron con cal, la enterraron y allí se asfixió", explicó el fiscal Faulk.

Los hombres, trataron de ocultar la tumba, tapando el hoyo con ramas y escombros. Les dijeron a los investigadores que la madre nicaragüense, estaba viva y respirando, cuando la enterraron.

"Este es un crimen horrible, absolutamente horrible", expresó compungido el fiscal de Camden.
Ortiz y Alicea, fueron presentados ante el juez Edward J. McBride.

La investigación comenzó, cuando Pérez fue reportada como desaparecida antes de las 4:30 de la tarde del lunes. Los investigadores recibieron una pista, que los hombres estaban en el hotel Express Inn en la Ruta 38 en Cherry Hill, (New Jersey).

Ortiz se encontró caminando en la ruta 38 cerca del motel, y Alicea Antonetti fue encontrado en una de las habitaciones. La policía, encontró también en la habitación del hotel, un teléfono celular, al que se le había quitado la batería, y la caja de un teléfono celular recién comprado, dijo.

 

***************************************************************************************************

7 de mayo de 2014

Salva la vida de 58 pasajeros

Chofer de Tica Bus muere de paro cuando viajaba hacia Nicaragua

 

vuelco

 

Foto de Diario Extra de Costa Rica

Reporta: Guillermo Treminio

- Un bus de TICABUS que se dirigía hacia Managua, Nicaragua, con 58 pasajeros se volcó a la entrada a Grecia, dejando a varios heridos, entre ellos al chofer del bus identificado como Marcelino Zuñiga Madrigal de 52 años y de nacionalidad costarricense.

Según versiones de la Cruz Roja, el chofer del bus sufrió un paro cardíorespiratorio, camino al hospital.

La Cruz Roja atendió en total 31 pacientes. Cinco de ellas de gravedad, los demás fueron atendidos en el lugar del suceso.

El percance se registró 100 metros al oeste del cruce de Grecia, sobre la ruta nacional 1. Debido al bombazo en su órgano vital, el conductor perdió la vida en el Hospital San Francisco de Asís, en Grecia, después de que lo estabilizaran en el lugar de los hechos.
Miercoles 07 de Mayo del 2014Por: Bryan Castillo Berrocalbryan.castillo@diarioextra.comFotos: Róger Soto, corresponsal.REGRESAR
FOTOS
VIDEO
 titulo_noticia Los afectados sufrieron golpes en cabeza, piernas y pecho, por eso debieron ser llevados a varios hospitales de Alajuela. titulo_noticia El bus quedó de medio lado luego de que el chofer al parecer sufrió un paro cardiorrespiratorio. titulo_noticia Varios heridos requirieron atención médica hospitalaria debido a las lesiones que sufrieron. titulo_noticia El bus terminó a un lado de la vía después de volcarse. titulo_noticia Los afectados sufrieron golpes en cabeza, piernas y pecho, por eso debieron ser llevados a varios hospitales de Alajuela. titulo_noticia El bus quedó de medio lado luego de que el chofer al parecer sufrió un paro cardiorrespiratorio.
Share on facebookShare on twitterShare on emailShare on printMore Sharing Services
0
El autobús matrícula SJB 10856, propiedad de la empresa Tica Bus, fue el protagonista de un violento accidente cuando al parecer el chofer Marcelino Zúñiga, de 57 años, sufrió un paro cardiorrespiratorio, sin embargo antes de perder el conocimiento realizó una maniobra para salvar a los pasajeros, pues si no lo hacía iban a chocar.
 
El percance se registró 100 metros al oeste del cruce de Grecia, sobre la ruta nacional 1. Debido al bombazo en su órgano vital, el conductor perdió la vida en el Hospital San Francisco de Asís, en Grecia, después de que lo estabilizaran en el lugar de los hechos.
 
Además de Zúñiga, más de 30 pasajeros resultaron con lesiones, por lo que debieron ser llevados a diferentes centros médicos de Alajuela.
 
Luis Diego Quesada, paramédico de la Cruz Roja que atendió la emergencia, comentó que al llegar al lugar se encontraron con una gran cantidad de personas que presentaban heridas varias, sin embargo el más afectado era Zúñiga.
 
“Al llegar al lugar atendimos el vuelco de un bus, en el cual iban bastantes pasajeros, calculamos que a su capacidad total. El chofer se encontraba en paro cardiorrespiratorio y tres pasajeros prensados, por lo que se requirió apoyo del Cuerpo de Bomberos con equipo hidráulico para extraerlos”, comentó.
 
Además de esto, Quesada fue enfático al asegurar que en primera instancia el chofer no presentaba ningún golpe visible que pudiera acabar con su vida.
 
“En apariencia el chofer sufrió un mal de salud que pudo haber provocado el accidente porque a simple vista no se ve que se golpeara con algo”, añadió el rescatista.
 
Oslín Acuña, inspector de tránsito que cubrió el accidente, explicó que al llegar al lugar no encontraron ninguna huella de frenado, por lo que la versión de que el hombre perdió el conocimiento mientras manejaba toma mayor fuerza.
 
“Todavía no tenemos bien claras las causas del accidente, pero sí sabemos que el chofer fue trasladado al centro médico delicado. Se desconoce aún el motivo por el cual el bus se salió de la vía, no se ven huellas de frenado, solo las huellas de donde anduvo por el espaldón”, declaró.
 
Debido a la magnitud de la emergencia se requirieron 9 unidades de la Cruz Roja, 1 de Rescate y 1 del Cuerpo de Bomberos, además de 5 patrullas de tránsito y más de 20 efectivos de la Fuerza Pública.
 
 
SEGUNDOS DE TERROR
 
 
Varias pasajeros relataron los instantes de pánico que vivieron, pues tuvieron que romper ventanas para salir y ayudar a otros que quedaron prensados.
 
Una de las sobrevivientes es Aura Lila Muñiz, quien explicó que todo ocurrió tan rápido que solo le dio tiempo de encomendarse al Todopoderoso.
 
“Fue horrible, solo comenzamos a orar y pedirle a Dios que lo parara. Yo empecé a sentir cuando la gente comenzó a caerme encima, todo fue muy rápido”, relató.
 
Yolanda Valdivia también comentó lo sucedido. Ella viajaba con su esposo e hija, sin embargo su marido llevó la peor parte porque intentó salvar a sus familiares pero sufrió varios golpes, por lo que debió ser llevado al hospital de San Ramón.
 
“A mi esposo se lo llevaron en una ambulancia, iba golpeado en varias partes porque protegió a nuestra hija. Gracias a Dios la niña y yo estamos bien. Nosotros viajábamos hacia Nicaragua”, expresó.
 
 
17 PERSONAS SE FUERON
 
 
De acuerdo con Nelson Irola, encargado del Área Administrativa de Tica Bus, la unidad siniestrada salió de San José a las 7 a.m. y tenía previsto llegar a Managua al mediodía. En su mayoría los pasajeros son nicaragüenses.
 
Representantes de la empresa autobusera informaron que pusieron a disposición otro bus para que los viajeros que quisieran lo abordaran y no perdieran el viaje.
 
“El bus salió aproximadamente a las 7 a.m. y tenía que estar a las 12 mediodía en Managua. Llevamos otro para que se pudieran ir, aproximadamente 17 son los que se fueron.
 
También pusimos a disposición un grupo de apoyo para que estuviera al lado de los que tuvieron que ir al hospital”, declaró Irola.
 
 
HOMBRE CUMPLIDO
 
 
Marcelino Zúñiga, chofer del autobús siniestrado, es recordado por sus compañeros de trabajo como un hombre cumplido y que nunca se arrugó ante la adversidad.
 
“Tenía varios años de trabajar aquí, siempre fue muy cumplido y lamentamos mucho lo sucedido. Él muere producto de una falla en su corazón mientras manejaba”, agregó Irola.
 
Omar Varela, testigo de la tragedia, declaró que conocía al fallecido desde hace bastante tiempo, pues constantemente iba a Nicaragua. Siempre fue muy cuidadoso y responsable al conducir.
 
“La verdad todo sucedió muy rápido. Yo conozco al chofer, he viajado muchas veces con él y sé que es un muy responsable”, afirmó.
 
 
FAMILIAR DE EMBAJADOR IBA EN BUS
 
 
Extraoficialmente se conoció que la pasajera Isolina del Rosario Miranda de Reyes es prima de Harold Rivas, embajador nicaragüense en Costa Rica.
 
Así lo informó el funcionario en una cadena radiofónica de su país e indicó que el autobús llegó a la medianoche a suelo pinolero.

**********************************************************************************************************************************

6 de mayo de 2014

 MADRE DE NICA DEVORADO POR COCODRILOS EN COSTA RICA PIDE AYUDA PARA SEPULTAR RESTOS

Isabelle-Nicaragua-Goicoechea-Jonathan-Jimenez LNCIMA20140506 0015 59
Madre de hombre devorado por cocodrilos, dice: ‘La angustia de no ver a sus hijos llevó a Omar a morir así’
Mujer dice que pese a que su hijo tomaba mucho, él era su principal sostén
Hace tres años hombre intentó suicidarse y se le lanzó a un carro

 LA NACIÓN DE COSTA RICA

Isabelle Páramo, de 58 años, es la madre del nicaragüense Omar de Jesús Jirón Romero, quien murió tras ser atacado por cocodrilos. Ella, oriunda de Rivas, Nicaragua, vivía junto con su hijo en Los Cuadros, de Goicoechea. Tiene otros cuatro hijos, de 21, 33, 36 y 38 años. Foto: Jonathan Jiménez    

Isabelle Páramo Hernández afronta, a sus 58 años, el momento más doloroso de su vida.
Ella es la madre del nicaragüense Omar de Jesús Jirón Romero, quien murió devorado por varios cocodrilos, el 29 de abril, tras meterse a bañar ebrio en el río Tárcoles.
“El sufrimiento que tengo es más grande que las ganas de seguir en pie. Me siento sola, devastada; mi hijo (de 32 años) era todo y se me fue”, comentó Páramo en una entrevista que concedió a La Naciónen la casa de una de sus otras hijas, en San Pedro de Coronado, San José.
Entre lágrimas, Isabelle, oriunda de Rivas, Nicaragua, recordó que Jirón empezó a tomar licor cuando tenía unos 22 años. Según dijo, su vicio se hizo más fuerte hace cinco años, cuando su expareja lo dejó y le prohibió ver a sus dos hijos, de 8 y 9 años.
“Él estaba deprimido, triste. Yo no entiendo por qué la muchacha no lo dejaba ver a mis dos nietos; él era un buen padre. Ellos se separaron y, de un pronto a otro, ella se los arrebató. Recuerdo que él intentaba verlos desde lejos, ya fuera en el parque o en cualquier otra parte, pero a veces no los lograba ver.
”Esa situación tan incómoda hizo que él no quisiera vivir; yo intenté ayudarlo, pero no pude. La angustia de no ver a sus hijos llevó a Omar a morir así”, aseguró.
En la desesperación por ayudar a su hijo, Páramo llamó meses después de la separación a la expareja de su hijo para que le permitiera ver a sus hijos, pero no tuvo buenos resultados.
Dos años después, la situación era insostenible: Jirón tomaba grandes cantidades de alcohol todos los días, porque sentía menos ganas de vivir, según su madre.
Tanto así fue que hace tres años salió de una cantina y se lanzó a un carro. “Me llamaron. Recuerdo que eran como las 10 p. m. Solo me dijeron que habían golpeado a Omar. Me puse como loca, pero no podía salir de mi casa porque ya era de noche y es peligroso (alquilaban desde hace 14 años un rancho en Los Cuadros). Le pedí a un amigo de él que me lo llevara al hospital para que me lo trataran. Gracias a Dios, no me le pasó nada..., al menos, esa vez no me le pasó nada”.
Ese accidente hizo reflexionar a Páramo sobre la necesidad de que su hijo recibiera terapia en un centro de rehabilitación para alcohólicos. “Lo llevé hace como año y medio, pero estuvo solo 15 días porque no teníamos plata para pagarlo”, detalló la mujer.
Al salir de allí, tuvo una aparente mejoría; pero aquella pena que tenía por no poder departir con sus hijos seguía latente. “Unas dos semanas después empezó a tomar otra vez, hasta que... le pasó esto”, evocó su madre.

 

Desde hace ocho años, Isabelle, quien fue siempre empleada doméstica, quedó incapacitada por sus padecimientos: males cardíacos (presión alta y una lesión en el corazón) y osteoporosis.
Desde ese momento, Omar se hizo cargo de los gastos de la casa y, según recordó su madre, nunca le quedó mal. “Él podía querer gastarse toda la plata en guaro, pero la responsabilidad siempre fue su fuerte. Él me daba la platita para pagar el alquiler de la casa, para comprarme la comidita y lo que le sobraba se lo tomaba.
”Mi hijo nunca renegó porque me tenía que mantener; él era especial, era mi hijito”, comentó.
Una de las hermanas de Omar, Jessenia Jirón, de 36 años, se hará cargo hasta mañana de Isabelle. “Por sus enfermedades no se puede quedar sola; además, ella no quiere volver a Los Cuadros porque le recuerda a Omar. A partir del jueves la cuidará otra hermana mía”, narró.
Omar tenía tres hermanos mayores (dos mujeres y un hombre) y una menor.
Él vive en Costa Rica desde que tiene 10 años y visitó Nicaragua el año pasado.
Adiós. Desde hace un mes, Jirón trabajaba en la construcción de la nueva Clínica de Salud en Parrita, Puntarenas; cada sábado acostumbraba viajar a San José para visitar a su madre.

 

 “La última vez que lo vi fue el Domingo de Resurreción. Ese día, lo vi triste y me partió el corazón verlo así. Yo le dije: ‘Portate bien’, me dio un abrazo y se fue con una maleta cargada de ropa limpia para la semana”, contó Páramo.
Pasaron los días y llegó el sábado 26 de abril. Jirón no se reportó a su casa y eso extrañó a su madre. “Quise no preocuparme, lo llamaba, no me respondía, pero quise suponer que tenía mucho trabajo. Fue hasta el miércoles (un día después de la tragedia) que me enteré porque el patrón de él me llamó para darme la mala noticia. Me destruyó”, dijo su madre.
La familia Jirón Páramo espera recibir los restos de Omar para las honras fúnebres y piden ayuda económica para sepultarlo.

 

**************************************************************************************************

20 de abril del 2014

Turista NICA muere en Costa Rica
 TURISTA NICA

Por: Guillermo Treminio

Muere nica, tras saltar del muelle del río Sarapiquí, Costa Rica.

 La víctima, un turista nica, se encontraba bañando en el río cuando decidió lanzarse del muelle, de unos cuatro metros de altura. Tras saltar, no se percató que al fondo del agua había un árbol con el cual se golpeó.

 Hombre murió en el hospital de Guápiles

Un nicaragüense, identificado como Óscar Carrión Rocha, de 25 años, falleció la noche el viernes santo tras lanzarse del muelle  turístico del río Sarapiquí y golpearse contra un árbol. El socorrista Wálter Villareal explicó que Carrión murió en el hospital de Guápiles, lugar donde fue trasladado en estado crítico luego de la caída.

 Según testigos, la víctima se encontraba bañando en el río cuando decidió lanzarse del muelle, de unos cuatro metros de altura. Tras saltar, no se percató que al fondo del agua había un árbol con el cual se golpeó. Varias personas lo sacaron y trasladaron  en un carro particular hasta la clínica de Puerto Viejo.

Debido a la gravedad de las heridas, lo trasladaron al hospital de Guápiles en donde llegó en paro cardiorrespitratorio. Minutos antes de las 7 p. m. del Viernes, falleció en dicho centro médico

*************************************************************************************

3 de enero de 2013

Mata a su mujer y huye

 

EL HOMICIDIO OCURRIÓ EL 31 DE DICIEMBRE EN SAN CARLOS, ALAJUELA


Hombre mata a su compañera y huye con bebé a Nicaragua
Nicaraguenses no pueden detener al sospechoso por crimen ocurrido en Costa Rica
La bebé, de tres meses de edad, fue entregada a una tía en Nicaragua

LANCHA

La Nación, San José, Costa Rica

CARLOS HERNÁNDEZ Y KATHERINE CHAVES R. Corresponsal y Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. 12:00 A.M. 03/01/2013
Un nicaraguense de apellido Espinoza asesinó a su compañera sentimental y luego huyó con su hija, de tres meses de edad, hacia su país natal.

El Organismo de Investigación Judicial debió utilizar una lancha para poder sacar el cuerpo desde la comunidad y luego trasladarlo hasta la morgue judicial, ubicada en San Joaquín de Flores, Heredia.

 

El homicidio ocurrió a las 3:15 p. m. del 31 de diciembre en una casa de madera de dos plantas situada frente al río San Juan en Chorreras de Cutris, en San Carlos de Alajuela.

 

La víctima fue la nicaraguense Clarisa Yulily Urbina, de 21 años de edad, quien fue asesinada con una escopeta del calibre 22.

El sospechoso tiene 27 años de edad y no pudo ser detenido por la Policía de Costa Rica.

Gerald Campos, jefe regional del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), informó de que el agresor disparó a Urbina en la parte posterior de la cabeza, lo cual le causó la muerte instantáneamente.

Según la declaración de testigos, tras el hecho, Espinoza salió de la vivienda con su hija en el brazo izquierdo y una escopeta en la mano derecha.

“Sin decir ni una palabra se dirigió a la margen tica del río San Juan, donde abordó un bote de madera para escapar con destino a Nicaragua”, manifestó Gerald Campos con base en lo que narraron los vecinos.

Sin detención. Tres horas después del crimen, y alertados por oficiales costarricenses, las autoridades de Nicaragua informaron a la Policía Judicial costarricense de que Espinoza estaba en un sector conocido como El Castillo.

Sin embargo, hasta ayer, el sospechoso no había podido ser detenido en ese país porque se requiere de un trámite judicial.

“Sabemos que está en una finca, pero la Policía de Nicaragua no lo ha detenido porque él no puede ser juzgado allá por un crimen que cometió aquí.

”La Fiscalía debe realizar las gestiones. La Policía nicaraguense solo intenta que él no se escape”, explicó Maricel Rodríguez, jefa de prensa del OIJ.

La Nación intentó conocer la postura del Ministerio Público en este caso, pero, al cierre de la edición, no se logró contactar con ningún representante.

Según informó la Policía de Nicaragua al OIJ, la menor fue entregada sin daños físicos a una tía del sospechoso que reside en ese vecino país.

Inesperado. Pablo González, vecino de la pareja, dijo que, minutos antes del hecho, la fallecida conversaba con una amiga en la primera planta de la casa.

“Ella se estaba tomando una gaseosa y comiendo una fritura. Luego, él la llamó, y ella subió al segundo piso de la vivienda. De un momento a otro y sin existir una discusión de por medio, escuché un balazo y solo vi a una persona caer al piso.

”Me sorprendió y quedé como paralizado porque en el tiempo que tenía de conocerlos nunca oí que discutieran y tampoco sabía que tuvieran desavenencias”, expresó González.

Por su lado, Johana González, amiga de la víctima que presenció los hechos, dijo que estaba impresionada por la actitud fría de Espinoza.

“Aterrorizada, lo miré bajar a la primera planta como si no hubiera hecho nada. Se mostró indiferente como si hubiera matado a un animal”, narró González.

Espinoza y Urbina tenían 10 meses de haber llegado a vivir a Chorreras junto con sus dos hijos: un niño de 7 años, que al momento de la trágica agresión estaba en casa de su abuela paterna en Nicaragua, y la bebé.