Mié23082017

Ultima Actualizacion06:22:28 PM

medicosDestacada dermatóloga lamenta estado de los hospitales públicos Los médicos del Hospital Dermatológico...
base-ballMurió el gran Felo Ramírez   El Nuevo Herald de Miami Se apaga para siempre la voz de Felo...
amorLas cartas de María a Efraín María: “De tu María solo queda una sombra, pero esa sombra necesita...
jovenesSurge nuevo movimiento de jóvenesEl nuevo movimiento se llama "JÓVENES CON IDEAS DE PAÍS"...Proponen...
astronomiaEl eclipse del siglo •    En Estados Unidos hay eclipsomanía •    En...

¿TORTURA O PENA DE MUERTE?

Reo aparece ahorcado en las cárceles de El Chipote

La víctima fue secuestrada por elementos encapuchados y apareció muerta en la cárcel

Se están reviviendo los tiempos de Moralitos, el oficial de Somoza que echó preso y asesinó a David Tejada Peralta

FRANCISCO JAVIER

 

REDACCIÓN CENTRAL


Se trata del reo Francisco Javier Ponce Sanarrusia, que fue llevado a El Chipote por elementos encapuchados. Familiares aseguran que Francisco Javier fue asesinado.

Francisco Javier Ponce Sanarrusia, uno de los seis detenidos este martes en las redadas en Rivas, apareció ahorcado en el  las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocidas como El Chipote, en Managua.

En horas de la madrugada de este domingo fue encontrado el cuerpo de Ponce Sanarrusia suspendido del techo de la celda, ya sin vida.

 


“Me lo mataron, a mi hijo me lo mataron, porque ellos lo tenían todo golpeado. El Gobierno eso es lo que hace, mandar a matar a la gente para callarles la boca, mi hijo era muy macho y no se iba a quitar la vida de esa manera”, dijo la madre de la víctima, en declaraciones al DIARIO LA PRENSA.

 

Francisco Javier Ponce Sanarrusia, de 30 años, fue detenido el martes 28 de abril por encapuchados, llevado sin paradero conocido y no se le abrió ningún proceso judicial.

La policía negó que lo tuviera detenido, pero después apareció muerto en las cárceles de El Chipote.

El juez ejecutor Santos Andino Solís, llegó ayer a la delegación policial de Rivas atendiendo un recurso de exhibición personal a favor de Francisco Javier Ponce Sanarrusia y fue atendido por el comisionado Denis Valerio Pérez, quien le expresó que Ponce Sanarrusia no se encontraba detenido, a pesar de que dentro de la sede policial rivense los familiares de Ponce Sanarrusia identificaron su camioneta y una motocicleta roja con blanco, que le fue ocupada cuando lo detuvieron.

Hay una gran preocupación por la modalidad que ha asumido la policía de echar presa a la gente utilizando a elementos encapuchados, que se llevan a las personas prácticamente secuestradas.

Ayer mismo la Policía dejó en libertad a cuatro de los ciudadanos que fueron detenidos en esa misteriosa redada del martes 28 de abril, ejecutada por oficiales de civil y encapuchados, quienes luego del arresto los trasladaron a la capital sin dar explicación alguna a sus familiares, sin mostrar orden judicial y sin abrirles un proceso ante un juez competente.

Fueron dejados en libertad Margarita Santana Espinoza, originaria de Rivas; Michelle Soledad Morales Hurtado, de Tola; y Martha Acevedo Obando y Raudy Ramón Salgado, ambos de Sotacaballos, de la comunidad fronteriza con Costa Rica.

Aún sigue sin aparecer Jean Carlos Jarquín Pérez.

La policía afirma que Francisco Javier Ponce Sanarrusia “estaba siendo investigado por vinculaciones a la muerte del oficial del Ejército de Nicaragua Rafael Delgadillo Mora, ocurrido en la ciudad de Rivas hace dos semanas”.

**************************************************************************************************

2009-01-14 22:37:39

Estrangulan a joven productor de Nueva Guinea

Individuos desconocidos asesinaron atrozmente al productor lechero, Carlos Manuel Reyes López, de 21 años de edad, lo cual ocurrió cuando el infortunado joven regresaba a su casa tras entregar el fluido en la Comarca San José, ubicada a 60 kilómetros de Nueva Guinea.

Familiares de la víctima afirmaron que seguramente los malhechores sabían que Carlos Manuel portaba una considerable suma de dinero proveniente de la venta del producto.

Los delincuentes lo estrangularon, y después lo arrastraron a un precipicio, donde escondieron el cuerpo completamente desnudo, bajo unas piedras.

La policía no tiene ninguna pista del o los asesinos, en tanto la población de Nueva Guinea se encuentra conmocionada por la atrocidad de este crimen, como por el notable incremento de la actividad delictiva en esa zona del país.