Lun20112017

Ultima Actualizacion09:11:56 AM

noticias-diarionicaPolicia crea tensión en San Pedro de Lóvago Día de tensión en San Pedro de Lóvago por marcha y...
perspectivas-universitariasDuelo en UNACAD   •    Falleció el joven Guillermo de Jesús Vallecillo Alegría,...
cultura-nicaraguenseSergio Ramírez, premio Cervantes 2017   El escritor es el primer nicaragüense en obtener el...
munidal-rusia-2018Perú a Rusia 2018 •    Perú hizo historia, venció a Nueva Zelanda y volverá a un Mundial...
noticias-bancariasCARRO NUEVO ESTA NAVIDAD CON BANCO LAFISE BANCENTRO   Banco LAFISE BANCENTRO a través de...

ESCASEAN LOS VERANEANTES

Las playas están vacías

PLAYAS VACÍAS

(Foto de ilustración del Diario La Prensa)

VIERNES SANTO TENSO


Por: Lic. Henry Briceño

Facebook de Henry Briceño

San Rafael del Sur

Abril 18 del 2014

Inicio esta nota informativa ratificando que la oferta turística de Kisalá, Los Cajones, Masachapa, Pochomil viejo y nuevo colapsó. Ausencia total de veraneantes ante la ola de terremotos y replicas que han azotado a gran parte del pacífico nicaragüense.

 

 

Los veraneantes criollos al igual que el turismo externo que nos visita durante la Semana Santa sin duda tomó la decisión más sabia: Quedarse en casa o buscar otros sitios de menor vulnerabilidad a la capital y sus alrededores. Hemos consultado con los mayores perjudicados económicamente de este fenómeno que son, precisamente, los dueños de hoteles, “enramadas” y similares y la preocupación es coincidente: “No hubo Semana Santa”. Lo cual equivale decir no hubo negocio.

En lo personal comprendo perfectamente la situación de estos hermanos y hermanas que con muchas expectativas esperan la época de la Semana Mayor para vender sus servicios y alimentos y bebidas para recuperarse, económicamente, de la época de invierno que por razones de cultura es muy baja la demanda de estas ofertas en las playas antes referidas.

También comprendo que la situación es de fuerza mayor, pués, la campaña de prevención implementada por el gobierno y apoyada por decenas de hombres y mujeres periodistas con la sana voluntad de evitar más daños a los nicaragüenses, hemos estado vigilante noche y día de todo este acontecer que sin duda ha dado como resultado una de las mayores campañas preventivas ante un desastre anunciado. Una buena escuela. Esperamos que tal desastre no se nos venga encima, en particular sobre nuestra capital que tanto ha sufrido en materia de terremotos. Amamos a Managua.

Sin embargo, algo malo se cierne sobre Managua y sus alrededores, sin ninguna pretensión de alarmar a nadie, máxime que no soy experto en la materia, pero algunas señales me indican que de un momento a otro podría ocurrir un evento que ingresará a la triste historia de nuestra nación.

Veamos...

Tembló en Managua y en menos de 72 horas tres sismos considerados terremotos dejando a su paso muchos daños materiales, una víctima mortal y varios heridos. Nagarote, Mateare y la misma Capital los más afectados. León viejo, faldas del Momotombo no fue la excepción de estos fenómenos, también reportó daños.
Luego Nandaime con los consabidos daños, pero siempre Managua temblando y retumbando, surge Apoyeque indicando que el fenómeno se desplazó de Momotombo hacia esa laguna volcánica casi desconocida por los nicaragüenses a orilla de la popular laguna de Jilóa. Tiembla Apoyeque, igual Jilóa, Ciudad Sandino y todo el andamiaje de sismos se concentra en esa zona. Apoyeque con fisuras en la tierra que nos recuerdan las que provocó el terremoto de 1972 en Tiscapa, frente a lo que es hoy Radio Sandino y en la carretera sur a la altura de Ticomo. Grave.

Mis fuentes confiables en Managua, en sectores de Ciudad Sandino, residencial Santa Eduviges, Mateare, Bosques de Jilóa, Batahola Sur y Norte al igual que Residencial Los Arcos, Las Brisas sin faltar barrio Santa Ana coinciden en escuchar retumbos y que los sitios referidos no han dejado de enfrentar los sismos recurrentes que tienen en zozobra a la población nicaragüense.
En las últimas horas amigos y amigas de Masaya, particularmente dos entrañables amigos que habitan en la zona de “Piedras Quemadas” dan cuenta que en el sector del volcán Masaya retumba, no saben exactamente si es el propio volcán conocido también como el “Santiago” o bien en el “Comalito” o en sus alrededores. El “Comalito” es un volcancito que popularmente se le ha llamado el ahijado del “Santiago”.
Lo curioso es que cuando retumba en el sector del “Santiago” Managua tiembla, incluso, cuando retumba en el sector de Apoyeque, Jilóa y Mateare también nuestra capital tiembla. La interrogante: ¿Que está ocurriendo, acaso el volcán Masaya o “Santiago” está articulado, bajo tierra, con Apoyeque que es un volcán activo? No es mi deseo alarmar a nadie sobre estos hechos pero sí es importante poner mucho más atención a las orientaciones emanadas del gobierno en el marco de la Alerta Roja.
La Alerta Roja se mantiene, llegan expertos de Cuba, Venezuela y de otros países. Guatemala y México tiemblan mas razón para tomar las medidas preventivas ante un caos sin necesidad de alarmar a nadie, todo lo contrario, cuando se hacen estas apreciaciones es con el fin de enterarnos de lo que ocurre y cuyos testigos son parte de la ciudadanía que enfrenta al igual que el resto de nicaragüenses la arremetida de estos sismos, de esta amenaza.
Del jueves diez del corriente a la fecha hemos tenido varios terremotos, cuantiosos daños materiales, una víctima fatal y muchos heridos, pero importante recordar la clase de sismos en la escala Richter: de 1 a 2 son imperceptibles, de 3.5 Suave, 4.5 moderado, 5.4 Fuerte, 6.5 Destructivo, 7.3 Desastroso y 8 Catastrófico. No deseo ninguno de estos fenómenos para mi Nicaragua.
Mas elementos que nos llaman la atención es que en San Rafael del Sur al tan solo iniciar la Semana Santa enviaron de Managua a reforzar seguridad en nuestras playas y casco urbano a más de un centenar de policías entre los que figuran oficiales con experiencia y jóvenes que están por salir de la academia policial, curiosamente fueron retirados, sin previo aviso, del municipio rumbo a Managua a reforzar la alerta que mantiene el gobierno. Ante esta evidencia es lógico pensar que la situación esta centrada en la capital. Dicho en otras palabras, San Rafael del Sur esta resguardada solo con la plantilla policial ordinaria, si se hubiese dado una visita masiva de veraneantes al sector no sabemos cómo habrían dado respuesta a la seguridad ciudadana.

En días pasados recordamos el sismo de 1972 y recordamos que en esa época Managua tenía 300 mil habitantes, hoy nuestra capital alberga a más de un millón de ciudadanos vulnerables. Además, estamos en el ciclo de los terremotos, esto para mí no es nuevo, lo vengo pregonando desde hace más de cinco años. “De un momento a otro vamos a tener otro terremoto”. Y pregunto: ¿Estamos en capacidad de atender a esos miles de hermanos que demandaran no solo asistencia médica, sino techos, alimentos, bebidas y fundamentalmente amor en tiempos de desastre? ¿En caso necesario tenemos la suficiente estructura para un éxodo ordenado y no repetir la triste historia del terremoto de 1972? ¿Las autoridades tendrán suficientes recursos humanos para garantizar bienes de familias que pudiesen resultar afectadas por un posible terremoto ante la voracidad de los saqueadores que sin duda trataran de hacer de las suyas, al igual que en 1972? Son muchas las interrogantes que nos hacemos los sobrevivientes del sismo del 72 ante esta real amenaza de un fuerte terremoto.

Ante estas reflexiones, informaciones y tristes recuerdos es valedero tomar todas las providencias del caso y recordar que esto no es juego, esto no es una broma de mal gusto, para mí esto constituye algo más serio de lo que las mismas autoridades han señalado. Le pido al Creador equivocarme y ruego a Dios nos proteja y no ocurra nada de lo que presumo. Oremos

********************************************************************

7 de mayo de 2012

Nicaragua, un país maravilloso

Con este comentario, DiarioNica inaugura su página “Nicaragua, un país maravilloso”…(HAGA CLICK AQUÍ)

LEN CALLES

Por: Freddy Rostrán A.

Dios nos regaló a nosotros los nicaragüenses un país rico en recursos y en bellezas naturales, pero los ríos disminuyen su caudal, el clima está perdiendo su frescor en aquellos lugares bendecidos por temperaturas agradables, y los lagos, uno lo hemos llenado de los desechos sólidos y líquidos de la capital, mientras el otro, el más grande, también se está ensuciando.

 

LAGO DE MANAGUA 3

“En Managua hay un lindo paraje que es todo un ensueño,

el romántico lago adormece al atardecer,

es como una estampa de leyendas,

un nido pequeño,

que despierta con luz de luceros al amanecer.

Rinconcito de los pescadores

Barrio escondido

Pedacito de patria olvidado de mi capital.

Cuantas noches tuve la fortuna de haberme dormido,

Con la cálida brisa del claro lago de cristal”.

¿Dónde está ahora el claro lago de cristal? ¿Y el Cocibolca? Una mortandad de peces ha provocado alarma en los últimos meses. Granada está ensuciando al Gran Lago, y hay indicios que del lado costarricense están cayendo sustancias tóxicos al gran cuerpo de agua.

Si no defendemos a Nicaragua de la deforestación inmisericorde, de la insalubridad ambiental, de la basura, y de los desechos líquidos y sólidos en los ríos y lagos, terminaremos perdiendo todo lo que Dios nos dió.

Nuestros volcanes

La cadena volcánica que atraviesa la parte occidental del país se constituye en una línea de miradores espectaculares que estremece a visitantes nacionales y extranjeros.

Es sencillamente sobrecogedora la descripción de Rubén Darío en su famoso poema Momotombo.

Momotombo

MOMOTOMBO 1


O vieux Momotombo, colosse chauve et nu... 

VÍCTOR HUGO 


El tren iba rodando sobre sus rieles. Era 
en los días de mi dorada primavera 
y era en mi Nicaragua natal. 
De pronto, entre las copas de los árboles, vi
un cono gigantesco, «calvo y desnudo», y 
lleno de antiguo orgullo triunfal. 

Ya había yo leído a Hugo y la leyenda 
que Squire le enseñó. Como una vasta tienda 
vi aquel coloso negro ante el sol,
maravilloso de majestad. Padre viejo 
que se duplica en el armonioso espejo 
de un agua perla, esmeralda, col. 

Agua de un vario verde y de un gris tan cambiante, 
que discernir no deja su ópalo y su diamante,
a la vasta llama tropical. 
¡Momotombo se alzaba lírico y soberano, 
yo tenía quince años: una estrella en la mano! 
Y era en mi Nicaragua natal. 

Ya estaba yo nutrido de Oviedo y de Gomara,
y mi alma florida soñaba historia rara, 
fábula, cuento, romance, amor 
de conquistas, victorias de caballeros bravos, 
incas y sacerdotes, prisioneros y esclavos, 
plumas y oro, audacia, esplendor.

Y llegué y vi en las nubes la prestigiosa testa 
de aquel cono de siglos, de aquel volcán de gesta, 
que era ante mí de revelación. 
Señor de las alturas, emperador del agua, 
a sus pies el divino lago de Managua,
con islas todas luz y canción. 

¡Momotombo! -exclamé- ¡oh nombre de epopeya! 
Con razón Hugo el grande en tu onomatopeya 
ritmo escuchó que es de eternidad. 
Dijérase que fueses para las sombras dique,
desde que oyera el blanco la lengua del cacique 
en sus discursos de libertad. 

Padre de fuego y piedra, yo te pedí ese día 
tu secreto de llamas, tu arcano de armonía, 
la iniciación que podías dar;
por ti pensé en lo inmenso de Osas y Peliones, 
en que arriba hay titanes en las constelaciones 
y abajo dentro la tierra y el mar. 

¡Oh Momotombo ronco y sonoro! Te amo 
porque a tu evocación vienen a mí otra vez,
obedeciendo a un íntimo reclamo 
perfumes de mi infancia, brisas de mi niñez. 

¡Los estandartes de la tarde y de la aurora! 
Nunca los vi más bellos que alzados sobre ti, 
toda zafir la cúpula sonora
sobre los triunfos de oro, de esmeralda y rubí. 

Cuando las babilonias del Poniente 
en purpúreas catástrofes hacia la inmensidad 
rodaban tras la augusta soberbia de tu frente, 
eras tú como el símbolo de la Serenidad.

En tu incesante hornaalla vi la perpetua guerra, 
en tu roca unidades que nunca acabarán. 
Sentí en tus terremotos la brama de la tierra 
y la inmortalidad de Pan. 

¡Con un alma volcánica entré en la dura vida,
Aquilón y huracán sufrió mi corazón 
y de mi mente mueven la cimera encendida 
huracán y Aquilón! 

Tu voz escuchó un día Cristóforo Colombo; 
Hugo cantó tu gesta legendaria. Los dos
fueron, como tú, enormes, Momotombo, 
montañas habitadas por el fuego de Dios. 

¡Hacia el misterio caen poetas y montañas; 
y romperase el cielo de cristal 
cuando luchen sonando de Pan las siete cañas
y la trompeta del Juicio final!

Rubén Darío

 

Nicaragua, bañada por dos mares

Un poeta ecuatoriano cantó a Nicaragua, y vio en la bandera nacional el azul de los dos océanos que la bañan, y en el centro la blancura del algodón en rama. Es un privilegio de que pocos países gozan de tener mares a un lado y a otro, y más aún la intercomunicación entre ambos a través del Río San Juan y el Gran Lago, habiendo demostrado tan poca capacidad nuestros gobernantes para gestar el concierto internacional, que hiciera posible el canal interoceánico por tanto tiempo soñado, y que cambiaría la realidad económica y social del país.

León, la ciudad grande

IGLESIA LA RECOLECCINEl cucurucho

                                                                    de payaso de La Recolección

                                                                    es un cartucho

                                                                    de golosinas para mi corazón...

 

                                                                    Antenor Sandino Hernández

 

Salomón de la Selva dice en su

Oda a León de Nicaragua:

León, copa de borde
quebrado, que me hieres el labio si te acerco
a la boca de mi alma; tu licor agrio, acorde
está con mi cariño doliente, altivo y terco.
Me miro y en ti admiro,
porque somos iguales en orgullo y en porte;
tu calor cotidiano lo exhalo si suspiro,
y ha florecido el trópico, por mi canto, en el Norte.

Como Florencia en Dante,
como Inglaterra en Shakespeare
y como Hugo en Francia,
así estás en mis versos ingleses: al tonante
verso de Whitman di tu sol y tu fragancia.

Tu fragancia en resumen
del aroma del polvo; tu olor es el del pito
de barro de los niños en donde ensaya el numen
la música de Pascuas y el son de San Benito;
pero tu sol, León,
tu sol espeso y duro, pesado y paulatino,
es metal que he forjado sobre mi corazón,
mi acero de Sigfrido retador del destino!
Cantor y luchador,
se cantar y luchar; y el triunfo no me importa,
que para el canto nunca me faltará tu amor,
y para la batalla toda la vida es corta!

Salomón de la Selva

 

León es grande no sólo por su geografía, sino también por el talento que resume. Talento de hijos de León, y de otros que no habiendo nacido en León, se sienten leoneses, porque ahí crecieron, o porque ahí se forjaron.

La verdad es que Nicaragua entera se describe en poesía, en poesía declamada o en poesía cantada. Iremos agregando la descripción de pedacito por pedacito de nuestra querida patria en poema y prosa, en lenguaje técnico cuando corresponda, y en el lenguaje florido de nuestros panidas, cuando también corresponda. No podemos olvidar que Nicaragua es un país de ansias, las que sienten millares de coterráneos que viven en lontananza soñando con el terruño, reviviendo episodios de la vida, y anhelando regresar un día. Rubén, nuestro Rubén, expresa ese sentimiento así:

BUEY

Allá Lejos

Buey que vi en mi niñez echando vaho un día
bajo el nicaragüense sol de encendidos oros,

                            en la hacienda fecunda, plena de armonía
                            del trópico; paloma de los bosques sonoros

                            del viento, de las hachas, de pájaros y toros
                            salvajes, yo os saludo, pues sois la vida mía.
                            Pesado buey, tú evocas la dulce madrugada
                            que llamaba a la ordeña de la vaca lechera.

 

Y si se trata de alborotar las nostalgias, no se si haya algo que pegue más fuerte, que la interpretación que hace Juan Solórzano de la Canción del Trópico de Rubén, siempre Rubén...

 

EN LA PIEDRA